Quantcast
ÚNETE

Los honores militares a Mariana Pineda en su centenario

El 26 de mayo de 1831 fue ejecutada Mariana Pineda. La recién estrenada Segunda República no podía dejar de honrar a la heroína liberal, como un referente histórico de la lucha por las libertades en España, con el precedente de la breve Primera República, y de los anteriores inicios de la Revolución liberal. Cada régimen político construye su propia memoria, y en el republicano la granadina tenía que ocupar un lugar destacado, como mártir, y también, como veremos, como mujer.

La Gaceta del 9 de mayo de 1931 publicó el Decreto de dos días antes en el que se daban instrucciones para conmemorar el primer centenario de Mariana Pineda.

El Gobierno Provisional, y, como sabemos, a propuesta de Azaña, como ministro de la Guerra, recordaba que el 26 de mayo se celebraría el primer centenario de la muerte de la “insigne heroína” de la libertad” dona Mariana Pineda y Muñoz, deseando que todos los actos que se celebrasen en tan “gloriosa fecha” (recordemos que ese fue el día de su ejecución) estuvieran revestidos de la máxima solemnidad porque lo que se pretendía era honrar debidamente su sacrificio, como una de las “máximas figuras del martirologio liberal”, dando importancia también a su condición de mujer.

Por todo ello, el Gobierno decretaba lo siguiente:

  1. Desde el toque de diana hasta la puesta de sol del día 26 de mayo se dispararía un cañonazo cada media hora, siendo de veintiuno la primera y última salvas.
  2. El capitán general de la segunda región tendría que dictar las disposiciones oportunas para que las fuerzas militares de Granada contribuyesen a dar la máxima brillantez a las solemnidades que se celebrasen esos días.

No debemos olvidar que en la recuperación de la memoria de Mariana Pineda se destacó Fernando de los Ríos, y a instancias de él, Federico García Lorca con su obra dedicada a Mariana, en los años veinte. La República celebró distintos actos, y después se emitió un sello de correos. El propio ministro participaría en las ceremonias que se celebraron en Granada.

Hemos trabajado con la Gaceta del día 9 de mayo, y con el número 6942 de El Socialista. Por otro lado, es muy conveniente consultar el siguiente trabajo para conocer un poco mejor a Mariana Pineda: Serrano, Carlos (2000). «Mariana Pineda (1804-1831). Mujer, sexo y heroísmo». Burdiel, Isabel; Pérez Ledesma, Manuel, eds. Liberales, agitadores y conspiradores. Biografías heterodoxas del siglo xix, Madrid. pp. 99-126.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.