Quantcast
ÚNETE

Seguridad frente a la Covid-19 en un paraíso natural

  • Escrito por José Luis Ramudo
  • Publicado en Crónicas

Ahora que todo el mundo trata de buscar la fórmula para evitar contagios en las playas por la Covid-19, es posible que la de As Catedrais, ubicada en el municipio lucense de Ribadeo, sea una de las más seguras y protegidas de todo el país, porque al control de acceso con límite de aforo establecido por la Xunta de Galicia se suma ahora la iniciativa del Ayuntamiento para mantener desinfectados los baños públicos del arenal.

La particular situación de la Praia das Catedrais, un Monumento Natural único en el mundo, hizo que este arenal ya tuviese implantado un sistema de control de acceso mucho antes de que se hablase de la pandemia y de sus consecuencias, dado que en 2015 entró en vigor un plan de conservación que limita las visitas en los momentos de mayor afluencia de gente.

La Xunta de Galicia tomó esta decisión al detectar que la principal amenaza para esta zona, sin duda de gran valor ecológico y paisajístico, era precisamente la posibilidad de que acabase por morir de éxito como consecuencia de la entrada masiva de visitantes, especialmente en temporada alta, coincidiendo con períodos vacacionales y puentes festivos.

Por ello, habida cuenta de que se trata del segundo monumento gallego con mayor número de visitantes, solamente por detrás de la Catedral de Santiago de Compostela, tomó la decisión de fijar un límite diario de visitantes -4.812- en verano, Semana Santa y durante puentes festivos muy señalados, de modo que en esos períodos es obligatorio reservar plaza para poder acceder a este lugar.

Como consecuencia de la crisis sanitaria, la Xunta de Galicia suspendió en marzo las autorizaciones para visitar la Praia das Catedrais, pero el 15 de junio reactivó la web de reservas y el primer día de julio, cuando se recuperó el control de acceso, alrededor de medio millar de personas volvieron a disfrutar de su singular paisaje en esta zona de la costa de Lugo.

Precisamente, coincidiendo con el inicio de las visitas previa reserva, la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ribadeo anunció la apertura de los baños públicos del Monumento Natural, pero en esta ocasión con dos novedades en relación a otras campañas anteriores: habrá que pagar para entrar y serán desinfectados después de cada uso.

El edil de Medio Ambiente, Jorge Díaz, precisó que “cada persona que entre pagará un euro, usará el baño y al salir se procederá a su desinfección”.

De ese modo, además de garantizar que los aseos públicos estarán siempre limpios y en perfecto estado de revista para ser utilizados por los visitantes, también se busca reducir a la mínima expresión la posibilidad de contagiarse de coronavirus durante el uso de los servicios.

El edil aseguró que el Ayuntamiento de Ribadeo quiere ser “un referente en limpieza y desinfección” y, de hecho, ha extendido esta misma medida a otro arenal del municipio, la playa de Os Castros, que también acredita la calidad de sus aguas y el nivel de sus servicios con la Bandera Azul que ha recibido un año más.

En todo caso, el edil también aprovechó para pedirles a los visitantes que no se olviden de lo más importante, en este caso la responsabilidad personal de cada uno, para que protejan su propia salud y la de la gente que tienen a su alrededor.

Les pidió que sean “prudentes”, respeten “la distancia de seguridad”, lleguen “con la máscara al arenal” y mantengan “el distanciamiento social”. Se trata, a fin de cuentas, de que el comportamiento de cada uno sea la primera, y, seguramente, la más decisiva barrera frente al virus. EFE.