Quantcast
ÚNETE

El deber de los socialistas ante la República en abril de 1931

El PSOE y la UGT emitieron una nota conjunta el 14 de abril, que El Socialista publicó el día 15, y que estudiamos en su momento en este mismo medio de El Obrero, pero, además, el periódico oficial del Partido reflexionó sobre el deber de los socialistas en ese momento histórico, y que podría ser, junto con dicha nota, un planteamiento inicial ante el profundo cambio que se avecinaba en España.

Efectivamente, el periódico afirmaba que los socialistas eran los que más debían meditar sobre las responsabilidades que echaba sobre sus hombros la revolución, como así fue calificado el cambio, aunque no podamos como historiadores calificarlo de ese modo. La meditación era necesaria, pero no para temer la responsabilidad sino para afrontarla en beneficio de los propios ideales. Los socialistas habían participado activamente en el cambio, cumpliendo con su deber y, en consecuencia, se abría un amplio horizonte. Se consideraba que tanto el Partido como la UGT iban a crecer de forma extraordinaria, un hecho que suponía una alegría, pero también generaba nuevas responsabilidades y preocupaciones.

Los socialistas consideraban que la República no era solamente un cambio de régimen, y consecuentes con lo que siempre habían defendido, querían que el nuevo régimen se volcara hacia los trabajadores y, especialmente, hacia los campesinos, es decir, los socialistas querían un claro sesgo social para la República. Eso no suponía que no se empeñasen también en defenderla de la reacción, como una fuerza de vanguardia. Estas tareas, en todo caso, solamente se podrían llevar a cabo con el apoyo de la clase trabajadora.

Había que hacer todo con tino para poner a España en el puesto que le correspondía entre “los pueblos civilizados”.

Podemos acudir al número 6921 de El Socialista.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.