El "Stonewall" español renace de sus cenizas

  • Escrito por  Demófilo Peláez
  • Publicado en Cultura
El Pasaje Begoña, situado en el municipio malagueño de Torremolinos y considerado "el Stonewall español" por sus similitudes históricas con la cuna del movimiento por la igualdad en Estados Unidos, ha comenzado una nueva vida gracias a la comunidad LGTBI local tras décadas de abandono. EFE El Pasaje Begoña, situado en el municipio malagueño de Torremolinos y considerado "el Stonewall español" por sus similitudes históricas con la cuna del movimiento por la igualdad en Estados Unidos, ha comenzado una nueva vida gracias a la comunidad LGTBI local tras décadas de abandono. EFE

El Pasaje Begoña, situado en el municipio malagueño de Torremolinos y considerado "el Stonewall español" por sus similitudes históricas con la cuna del movimiento por la igualdad en Estados Unidos, ha comenzado una nueva vida gracias a la comunidad LGTBI local tras décadas de abandono.

El empeño del matrimonio conformado por Jorge Pérez y Juan Carlos Parrilla, que fundaron a principios de 2018 la Asociación "Pasaje Begoña" tras leer su historia en un recorte de periódico, les llevó a adquirir con la ayuda de familiares y amigos la mayoría de los locales de este callejón, que han alquilado a precios económicos a distintos comercios de temática LGTBI.

Entre estos locales se encuentra una inmobiliaria, una agencia de viajes o una tienda de ropa, todos presididas con banderas arco iris, cuyos dueños han conformado una asociación de empresarios que han bautizado como "Fénix" porque buscan "resurgir de las cenizas", según ha explicado a Efe el presidente de esta entidad, José Manuel Arena.

El Pasaje Begoña fue desde 1962 una zona de ocio nocturno que se convirtió en referencia de aperturismo sexual, hasta que en 1971 se produjo la conocida como "Gran redada", en la que la policía del régimen franquista identificó a más de trescientas personas y arrestó a 114, según datos facilitados por la Asociación "Pasaje Begoña".

"Íbamos a tomar nuestras copitas, a pasarlo bien y nos divertíamos. No hacíamos nada malo. Hasta que vino la Policía y nos detuvo. A mí un policía me puso una pistola en la frente y le dijo a un compañero: 'Esta gentuza se termina dándoles un tiro a cada uno en la cabeza'", ha rememorado Sandra, una de las que frecuentaba el pasaje en la época.

Sandra nació con un nombre masculino, pero a ella no le gusta recordarlo, y dentro de la comunidad local se la conoce como Sandra "Chica Almodóvar", ya que protagonizó años después una escena en la película del director manchego "La mala educación". Define la época dorada del Pasaje Begoña como "un tesoro, Hollywood en pequeño".

Tras ser llevada después de aquella redada a la cárcel de Badajoz por su inclinación sexual y estar varios meses entre rejas, según ha relatado para Efe, volvió a Torremolinos para descubrir que ya no quedaba nada del viejo pasaje: "Fue como si hubiera caído una bomba y hubiera desaparecido todo. Nos quedamos desnudos".

"Yo he tenido una vida que no se la deseo a nadie, pero ahora soy feliz con mi trabajo y con mi gente", ha sentenciado Sandra, que ha añadido que si vuelve a abrir un bar en el Pasaje Begoña estará encantada de mostrar allí su arte.

El próximo 26 de junio, durante la celebración mundial del Orgullo LGTB en Nueva York, se producirá un hermanamiento con el original Stonewall Inn, que el presidente de la Asociación Pasaje Begoña, Jorge Pérez, ha calificado de "lugar hermano", al ser el sitio donde comenzaron las protestas del movimiento LGTBI en Estados Unidos tras una redada policial.

Tras investigar el relato histórico del pasaje, lograr que el Congreso solicite su calificación como Lugar de Memoria Histórica o protagonizar varios cupones del sorteo de lotería, Pérez ha señalado que los próximos pasos serán crear un centro de interpretación en el enclave, embellecerlo mediante grafitis y sumarle varias placas de información histórica.

La asociación de empresarios "Fénix" solicita que se arregle el pavimento del pasaje para que resulte más atractivo y Pérez confía en la respuesta positiva de la administración para que el renacimiento del Pasaje Begoña sea definitivo: "Espero que Torremolinos ponga en valor a aquellos valientes que nos abrieron camino a base de llevarse muchos tortazos".