Lizana: "No se debe luchar por la 'pureza' de los estilos porque 'no existen' "

  • Escrito por Carla Samon
  • Publicado en Cultura
Fotografía fechada el 13 de noviembre de 2019, que muestra al saxofonista y cantaor de flamenco Antonio Lizana, ganador de un grammy latino, mientras posa en entrevista con Efe, en Sao Paulo (Brasil). EFE/Carla Samon Fotografía fechada el 13 de noviembre de 2019, que muestra al saxofonista y cantaor de flamenco Antonio Lizana, ganador de un grammy latino, mientras posa en entrevista con Efe, en Sao Paulo (Brasil). EFE/Carla Samon

El saxofonista y cantaor de flamenco Antonio Lizana, ganador de un Grammy Latino, cree que no se "debe luchar por la pureza" de los estilos musicales porque éstos, a su juicio, "no existen", según confesó a Efe en una entrevista en Sao Paulo.

Siempre a medio camino entre el jazz y el flamenco, Lizana se subió este semana al escenario en Sao Paulo junto al brasileño Marcelo Jeneci, uno de los principales artistas de la nueva Música Popular Brasileña (MPB) y con quien protagonizó un intercambio de "repertorios, instrumentos y tradiciones".

"Si las cosas se hacen con cariño y fundamento, no entienden de fronteras", afirmó Lizana, quien explicó que, pese a tener tradiciones "muy fuertes", tanto él como Jeneci se mostraron "abiertos a ceder" durante el concierto "Brasil abraza España", el proyecto de Estrella Galicia que ofrece un espacio de intercambio entre artistas brasileños y españoles.

"Si no tienes muros en tu cabeza y estás abierto a lo que la vida te va poniendo al lado, te moldeas y, al final, yo moldeé el flamenco y el jazz", aseguró. "Mi música tiene una raíz melódica y rítmica flamenca, pero está abierta a la improvisación, como se hace en el jazz", apuntó el gaditano (San Fernando, 1983).

Su pasión por la música comenzó cuando todavía era un niño. A los 10 años se inició con el saxofón en el conservatorio de su ciudad natal y en 2011 finalizó los estudios superiores de jazz en el centro Superior de Música del País Vasco, donde adquirió "muchas herramientas para ser más flexible" y "adaptarse" a cualquier repertorio.

Fue precisamente en los inicios de su carrera artística en los que el artista comenzó a desarrollar su "doble vida" musical: "Con 16 años yo ya trabajaba en muchos grupos de flamenco, pero sentí la necesidad de tener que improvisar melódicamente con el saxo y por eso empecé a estudiar con todos los maestros del jazz".

Pese a la mezcla de ritmos, Lizana no teme por la preservación de las tradiciones ("las cosas buenas siempre se mantienen", dice) y admite que su principal preocupación es "la gente" que utiliza "la música únicamente por una ganancia personal".

"Si veo a un artista que le duele (siente) el arte, no me importa lo que haga con la música. Si lo está sintiendo así, que lo haga", añadió. Tras su breve estancia en Sao Paulo, Lizana actuará en Argentina y Paraguay, después de que cancelara el concierto que tenía previsto en Chile "por los incidentes políticos" que está viviendo el país.

"La primera que sufre siempre es la cultura, a pesar de ser lo que más falta le hace a la gente en estos momentos de deshumanización", lamentó el artista.

El compositor reveló que ya ha terminado de grabar su cuarto disco, el cual mantiene el ritmo flamenco pero bebe también de la influencia de las producciones de jazz estadounidenses, y "probablemente" verá la luz la próxima primavera.