Quantcast
ÚNETE

Martín Garzo: "No quiero literatura que me cuente lo que ya sé del mundo"

El escritor vallisoletano Gustavo Martín Garzo posa durante una entrevista concedida a la Agencia EFE. EFE/Archivo El escritor vallisoletano Gustavo Martín Garzo posa durante una entrevista concedida a la Agencia EFE. EFE/Archivo

La literatura es la exploración del territorio de lo oculto, asegura el escritor Gustavo Martín Garzo, que en su última novela, "La ofrenda", ha recuperado el mito de "La Bella y la Bestia": "no quiero literatura que me cuente lo que ya sé del mundo" porque para eso ya están los reportajes.

"La ofrenda", editada por Galaxia Gutenberg, nace de una vieja película de Jack Arnold titulada en España "La mujer y el monstruo", una fábula que también ha inspirado "The Shape of Water", la última película del cineasta mexicano Guillermo del Toro con la que triunfó en el Festival de Venecia.

Como "uno de esos azares inexplicables" ha calificado hoy Martín Garzo (Valladolid, 1948) esta coincidencia entre su libro y la cinta de Del Toro respecto a la influencia de esa película que el autor vio de niño por primera vez.

"La película se estrenó a finales de los años 50 y se quedó en mi memoria. No he podido olvidarla nunca", ha indicado el autor en la presentación de la novela, una obra que considera "oscura" como todas las suyas, pero también "llena de sensualidad".

El mito de "La Bella y la Bestia", en este caso a través de un ser acuático, le rondaba desde hace mucho tiempo "pero no sabía muy bien cómo conseguir que la historia fuera verosímil y el problema de la verosimilitud es absolutamente clave en la literatura", ha asegurado Martín Garzo.

A pesar de que cree que su novela es una fábula porque aparecen en ella "seres de otro mundo, de la imaginación o del sueño", el autor considera que es su novela más realista, porque ha consistido en "arrancar una criatura del mundo de fábula y llevarla al mundo real".

La historia se vive a través de Patricia Ayala, una joven que llega a una pequeña isla situada al sur de Madagascar para atender a una anciana que vive retirada en una residencia situada junto a una laguna cuyas aguas penetran las habitaciones centrales a través de canales y piscinas.

Con esta historia, el escritor hace referencia al mito de "La Bella y la Bestia" y al de King Kong, unas historias en las que los monstruos se sienten poderosamente atraídos por alguien que tiene capacidad de cambiar lo que son.

Martín Garzo diferencia no obstante entre estos seres míticos, que denomina "monstruos afligidos" y los monstruos "literales": aquellos que no saben "renunciar a sus deseos, no saben controlarlos y quieren llevarlos a cabo sin pensar en el daño que pueden causar".

En la novela, también inspirada en los relatos de Kafka, el autor habla del sentimiento de desamparo y de cómo todas las personas quieren huir de sí mismas en algún momento.

"La literatura es la exploración del territorio de lo oculto, de lo que estando en nosotros, no llegamos a conocer bien", ha destacado el escritor que ha agregado: "este mundo oculto es lo que realmente somos, donde están los deseos, los sueños, las pulsiones, y lo que no hemos vivido".

Para Martín Garzo, galardonado con premios como el Nacional de Narrativa, el Nadal o el Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, "el gesto que inicia la literatura es el de la esposa de Barbazul abriendo el cuarto prohibido.

Un cuarto cerrado es la pregunta que aún no se ha llegado a contestar, y ese es el mundo que explora la literatura".