Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Vox Populi


  • Escrito por José Santos Chocano
  • Publicado en Poetas

El pueblo sabe estrangular tiranos,

y odia tanto á Caifas como al judío

que sentencia lavándose las manos.

 

Nada importa que el déspota, en su empeño,

lave su frente con raudal de ciencia;

¡el que déspota es, grande ó pequeño,

tiene en su propio nombre su sentencia!

 

Yo amo á ese pueblo que llegó

á la gloria subiendo por la escala de la ruina,

y que sobre la cumbre do la Historia clavó

un faro de luz: la guillotina.

 

Él supo, al despertar de sus desmayos,

pasear por el planeta la mirada,

y como un Jehová vibró sus rayos

y sacó sus derechos de la nada...

 

Cuando el pueblo, impulsado por Belona,

sacudió el yugo con robusto brazo,

dividió en mil pedazos la corona,

¡cada cabeza reclamó un pedazo!

 

Erguido entonces, con sagrado encono

verdugo fué de la nobleza impía,

¡y cada astilla que arrancó del trono

fué un puñal para herir la tiranía!

 

 

El pueblo, haciendo veces de verdugo,

al ejercer su rudo magisterio,

donde pone la mano rompe un yugo,

donde pone la planta hunde un imperio.

 

¿Cómo no amar al que forjó mi lira,

al que puso en mis manos la piqueta,

al que oyendo mis cánticos de ira

pensó en la gloria y se sintió poeta?

 

Entre mis sueños y mis ansias locas

quiero, al verme ceñido por sus brazos,

hallar una sonrisa en sus mil bocas

como un iris partido en mil pedazos.

 

(Vida Socialista, número del 4 de septiembre de 1910)