El primero de mayo de 1904 en Mieres

El primero de mayo de 1904 fue toda una fiesta en la localidad de Mieres como nos relata El Socialista, demostrando como los socialistas aportaron a las ciudades y pueblos de España una celebración nueva de carácter laico y obrero de primera magnitud. El caso de Mieres puede ser considerado paradigmático y, además, con sabor asturiano.

Las celebraciones del primero de mayo de 1904 en Mieres comenzaron el día 30 de abril por la tarde con una velada con lectura de varios trabajos, pero también con una importante parte lúdica, con la intervención del Orfeón Socialista, el recitado de un monólogo y la representación de un “juguete cómico”.

Pero el gran acto tuvo lugar el propio primero de mayo con una manifestación que reunió a trabajadores y trabajadoras no sólo de Mieres. A primera hora de la mañana un grupo de tambores y gaitas recorrió la ciudad, como tocando a diana, es decir, avisando de la fecha. En algunos lugares de Mieres se levantaron arcos conmemorativos. Luego, un numeroso grupo de trabajadores fueron a recibir en distintos puntos a los compañeros de Ablaña, San Tirso, Turón y Figaredo. Concentrados comenzaron una manifestación de unas trece mil personas, una cifra muy considerable.

Una comisión de los manifestantes, acompañada de los concejales socialistas, se dirigió al Ayuntamiento, siguiendo la tradición que comenzó en el primer primero de mayo que se celebró en España en el siglo anterior, al acudir a las autoridades para entregar las peticiones de los obreros, porque no debemos olvidar que, además del intenso sabor festivo que los socialistas supieron imprimir a esta celebración, el objetivo principal siempre fue reivindicativo. La solicitud de los trabajadores de Mieres reclamaba la jornada laboral de ocho horas como máximo para los obreros del Municipio y para los que se empleaban en los trabajos que el Ayuntamiento emprendía por subasta.

Una vez realizada la entrega, la manifestación se dirigió al Centro Obrero donde tuvo lugar un mitin al aire libre presidido por Enrique Cuenya, que desde 1900 era presidente de la Agrupación Socialista, además de miembro de la UGT. Se da la circunstancia que, en ese mismo año, en septiembre, sería detenido a raíz de su intervención en la comisión socialista que solicitó al alcalde el cumplimiento de la ley del descanso dominical. También hablaron otros compañeros en nombre de los socialistas de las otras localidades. Por la tarde los actos deslucieron porque llovió. La celebración terminó con una función teatral.

Hemos consultado el número 950 de El Socialista, y hemos consultado el Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Eduardo Montagut

Doctor en Historia. Profesor de Secundaria, autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica, miembro del Grupo Federal de Memoria Histórica del PSOE.

1°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 82%

Viento: 11.27 km/h

  • 03 Ene 2019 11°C -3°C
  • 04 Ene 2019 8°C -5°C
Banner 468 x 60 px