HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Bal sigue adelante con su candidatura tras hablar con Arrimadas


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

El portavoz de Cs, Edmundo Bal, sigue adelante con su candidatura a presidir Ciudadanos y no piensa retirarla, pese a la advertencia de Arrimadas y a la conversación que ambos mantuvieron ayer a propuesta de la líder naranja para intentar llegar a un acuerdo.

Bal, según fuentes de su entorno, seguirá hablando con Arrimadas, pero también lo hará con otros dirigentes del partido para tratar de buscar una lista de unidad, y está dispuesto a no encabezar su propia candidatura si encuentran una persona que concite mayores consensos que él, pero en ningún caso puede ser Arrimadas, han reiterado.

Han citado nombres como el del eurodiputado Adrián Vázquez, la portavoz de Baleares, Patricia Guasp, o el de la diputada María Muñoz como perfiles que podrían aunar ese consenso, pero todo apunta a que será Bal el que encabezará esa lista cuando se registre el próximo día 26 de diciembre para poder competir en las primarias.

Desde el entorno de Bal no ahorran reproches contra el comportamiento que ha tenido Arrimadas y han sido muy críticos con su intervención en la rueda de prensa de ayer, donde anunció que si Bal no echaba marcha atrás, ella también se presentaría.

Han calificado su tono de chulesco y de haber mentido cuando esta aseguró que llevaba semanas trabajando en una lista de unidad y que Bal lo sabía. Sin embargo, estas fuentes han dicho que el portavoz naranja y vicesecretario general pidió esa lista hace cinco semanas y nadie le dio razón de ello.

Las enormes diferencias que ahora se han hecho patentes entre ambos se remontan mucho más atrás y no solo a raíz de la puesta en marcha del proceso de refundación que Arrimadas -dicen- quería convertir en un paripé para seguir ella manejando los hilos: "El mismo perro con distinto collar", han apuntado.

Esas discrepancias han sido, entre otros motivos, porque creen que Arrimadas ha convertido a Cs en un subalterno del PP y, de hecho, explican, la estrategia parlamentaria en el Congreso era hacer seguidismo de los populares hasta el punto de que ha habido fuertes discusiones por leyes como la reforma laboral, la retirada de las mascarillas o el decreto de los autónomos.

Arrimadas -han añadido- defendía votar igual que el PP, imponiendo una posición más ideológica frente al criterio de Bal y de la mayoría del grupo parlamentario. En cambio, en la ley del solo sí es sí no hubo grandes discrepancias durante su tramitación y votación, tal como han apuntado.

No fue hasta su entrada en vigor, al provocar rebajas de penas en algunos casos, cuando se ha visibilizado este gran distanciamiento entre Bal y Arrimadas, que ha cargado las tintas sobre su portavoz culpándole de forzar el apoyo a esa ley.

Desde la parte de Arrimadas, han insistido en que hay posibilidades para el entendimiento y han propuesto pactar los cuatro primeros nombres de esa candidatura de unidad a la que apela la presidenta naranja y están sorprendidos de que Bal no reconozca que en la reunión de ayer se produjeron avances.

Ahora bien, han avisado de que si de lo que se trata es dejar el partido en manos de quien defiende una ley que beneficia a los violadores, entonces Arrimadas presentará esa lista propia.