Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El deporte femenino sigue alzando la voz durante el regreso del masculino


El presidente de la AFE, David Aganzo (3d), y la codirectora de la asesoría jurídica de dicha asociación, Maria José López (2d), y el presidente de la Asociación de Clubes femeninos, Rubén Alcaine (3i).. EFE/Kiko Huesca El presidente de la AFE, David Aganzo (3d), y la codirectora de la asesoría jurídica de dicha asociación, Maria José López (2d), y el presidente de la Asociación de Clubes femeninos, Rubén Alcaine (3i).. EFE/Kiko Huesca

La suspensión de las primeras divisiones de las ligas femeninas de fútbol y baloncesto en España sigue generando quejas en la semana en la que ya han regresado sus competiciones homólogas masculinas.

El presidente de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), Rubén Alcaine, explica a EFE que "el motivo por el cual se ha suspendido la competición es porque la Primera División Femenina no está considerada como profesional".

En este momento, en España tan solo tienen esta consideración la Primera y la Segunda División masculinas de fútbol y la ACB. Las dos primeras volvieron la semana pasada y la última lo hace hoy en un formato reducido.

"Aunque no hubiese estado garantizado que los clubes hubiesen podido cumplir con las medidas sanitarias requeridas, si la Primera División Femenina estuviese catalogada como competición profesional, por lo menos se hubiese estudiado la continuidad del campeonato", señala Alcaine.

Así, la reciente decisión de la RFEF de considerar en sus estatutos como 'profesionalizadas' la Primera y la Segunda División femeninas de fútbol y la Primera División femenina de fútbol sala no ha sentado bien a la ACFF, ya que considera que se está jugando con la profesionalización del fútbol femenino.

"El adjetivo 'profesionalizada' da lugar a confusión y no garantiza la profesionalidad que necesita el fútbol femenino. No era lo que buscábamos", sentencia Alcaine. "Le podrían haber llamado 'premium' o lo que quieras y legalmente el cambio hubiese significado lo mismo: nada", añade.

Alcaine asegura que, durante las dos horas siguientes al anuncio de la RFEF, recibió decenas de felicitaciones, incluso de jugadoras, que entendieron la información "de una forma errónea".

El punto base de la postura de la ACFF es que la Ley del Deporte no reconoce la figura de las competiciones profesionalizadas, por lo que las competiciones de fútbol femenino siguen siendo competiciones no profesionales.

La ACFF solicitó al Consejo Superior de Deportes, el pasado 21 de mayo, la necesidad de calificar como competición profesional la Primera División Femenina, y Alcaide es optimista respecto a que este momento llegará.

"Ahora, en un año o en dos, pero llegará. Esto no lo para nadie y todos los grupos políticos del Congreso de los Diputados están de acuerdo en que así sea", apunta. La situación es bastante parecida en el baloncesto femenino, aunque en este caso el objetivo de que la Primera División sea considerada como profesional se ve más lejano.

De la misma forma que en el fútbol, tanto la Liga Femenina 1 como la Liga Femenina 2 se dieron por finalizadas teniendo en cuenta las clasificaciones de la última jornada que se disputó antes del estado de alarma.

Este hecho provocó el regreso a la máxima categoría del Femení Sant Adrià, que entonces ocupaba la primera plaza del grupo B de la Liga Femenina 2 a falta de cinco jornadas por disputarse.

"Al final, es lo siempre. Desgraciadamente quien mueve más dinero siempre es el deporte masculino, y lo que interesa más es que este regrese. Por eso llevamos años luchando para que crezca el interés por el baloncesto femenino", explica a EFE Nora Galve, una de las jóvenes promesas del Femení Sant Adrià, considerada la mejor cantera de España.

"Durante los últimos años el baloncesto femenino ha crecido mucho gracias a que se ha invertido más, y esto ha servido para incrementar nuestra presencia mediática. El objetivo es que llegue un día en el que el baloncesto masculino y el femenino tengan el mismo interés, pero hasta entonces hay que invertir aún más en el baloncesto femenino para que se pueda profesionalizar", añade la jugadora.

No se ha hablado tanto de lo sucedido en el mundo del motor, pero mientras competiciones como la Fórmula 1 y MotoGP se preparan para su regreso, el único campeonato automovilístico íntegramente femenino que hay, las W Series, creadas en 2019 para promocionar a las pilotos con el objetivo de que tengan más posibilidades de llegar a la élite, han cancelado la temporada.

De todas maneras, Marta García y Nerea Martí, dos de las tres españolas que debían tomar parte en la competición esta temporada, se muestran comprensivas con la decisión.

"La entiendo, porque es un campeonato nuevo que tiene muchos gastos, a las pilotos nos lo pagan todo", afirma García. Pero la cancelación de las W Series (que debían coincidir con la Fórmula 1 en los Grandes Premios de Estados Unidos y México) le impedirá vivir de pilotar este año.

"Mis ingresos procedían de los premios de las carreras", recuerda. Una posible solución es participar en la Fórmula Renault, que sí se disputará. "Pero para conseguirlo hacen falta patrocinadores que paguen los gastos y, con la crisis originada por el coronavirus, será más complicado encontrarlos", lamenta García.

Ante el mismo problema se encuentra Nerea Martí, quien está mirando "en qué carreras" puede participar, "porque un año sin competir no es nada recomendable". EFE.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider