Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Ganyet: "No nos imaginamos el servicio por el que pagaremos para ver deporte"


El regreso de LaLiga ha traído una implementación contundente de la realidad virtual en el fútbol español. Las críticas y los elogios hacia este sistema se han repartido durante la primera semana de competición, pero esto es solo el principio de las posibilidades tecnológicas que se pueden instaurar en el mundo del deporte a medio y largo plazo.

Y algunas de ellas aún son inimaginables. EFE conversa sobre el asunto con Josep Maria Ganyet (Vic, 1965), empresario tecnológico que ha trabajado en proyectos con un club de la parte alta de LaLiga Santander.

Ganyet es fundador de Ars Virtualis, dedicada a la realidad virtual, y cofundador de Mortensen.cat, un estudio especializado en la creación de experiencias digitales.

Pregunta: Durante las semanas previas al regreso de LaLiga se habló mucho sobre cómo sería la presencia de público virtual y parecía que el resultado sería más espectacular que el que estamos viendo. ¿Es mejorable?

Respuesta: Aquí hay dos ámbitos: el de ver el partido por televisión desde casa y el de poder suplir o ampliar la experiencia de asistir al estadio. En la NBA, como en otras ligas, se habla de que mediante el uso de las Oculus Rift (unas gafas de realidad virtual) u otras tecnologías se podrá dar un asiento del estadio o el pabellón al espectador, el cual podrá disfrutar del punto de vista del partido desde ese lugar a pesar de no estar allí presente. Pero esto supone que durante dos horas habrá una pantalla a escasos tres centímetros de sus ojos emitiéndole luz.

P: ¿Esto complica la implantación de esta tecnología?

R: A mí me provoca cierto escepticismo. ¿Qué preferimos? ¿Tener una pantalla enorme de alta definición en casa en la que puedes escoger el ángulo de visión y tener todas las estadísticas del partido al momento, entre otros servicios, o tener una pantalla durante dos horas a dos centímetros de los ojos que inevitablemente te llevará al mareo y que no te dará la misma calidad de imagen? Esta segunda tecnología, ligada a la realidad aumentada, aún no está preparada para el gran consumo.

P: ¿Las consecuencias que está teniendo el coronavirus han provocado que estas tecnologías hayan incrementado su ritmo de desarrollo?

R: Sí, seguramente se desarrollarán a partir de la necesidad y de que habrá un nuevo público para un nuevo tipo de contenidos. El problema hasta ahora era que no había ni público ni contenidos.

Y esto provocaba que nadie invirtiera en el asunto. Pero ahora gracias a los deportes se están creando los contenidos y el público y se puede empezar a generar el circulo virtuoso de riesgo-inversión-beneficio.

Es el inicio de alguna cosa, aunque no creo que acabemos viendo LaLiga en realidad virtual la temporada que viene. Aún no nos imaginamos el servicio tecnológico por el cual pagaremos para ver deporte.

P: Se ha llegado a hablar hasta de la posibilidad de que mediante una aplicación los aficionados desde casa decidieran cuándo el público virtual hacía la ola o una pañolada. ¿En la práctica esto es viable?

R: En la práctica es irrealizable. Lo que podemos llegar a hacer es con la tecnología LED que ya hay en muchos estadios mostrar las caras de los usuarios que hay conectados o, si los aficionados están enfadados con lo que están viendo, que todas las pantallas se vuelvan rojas. Pero con esto alucinaríamos mucho el primer día y no pasaría del efecto WOW (la percepción individual o colectiva de fascinarse, emocionarse o impactarse por algo).

¿Y qué club invertiría en poner pantallas LED gigantes en las gradas para que los jugadores pudiesen ver el público que hay conectado? Son tecnologías de ciencia ficción, muy costosas y que no se sabe si tendrían una gran aceptación.

P: No hace demasiado se decía que el regreso del público a los estadios tendría lugar en 2021 y ahora ya se contempla la posibilidad que de que vuelva antes de que finalice esta temporada. ¿La reducción del periodo de partidos a puerta cerrada perjudicará al desarrollo de estas tecnologías?

R: Totalmente. La tecnología que tendrá continuidad es la que se puede implementar en los estadios. Se pueden regular los flujos de gente, la ocupación de bares y lavabos y los turnos para ir a buscar el bocata, o hacer que la señalética sea dinámica en función del momento.

Además de instaurar las cámaras de reconocimiento facial y de control de temperatura en los accesos. Todo esto sí que lo veremos y se está invirtiendo mucho dinero en ello. Muchos estadios modernos ya disponen de Wifi 6 y otros lo pondrán próximamente.

P: ¿Estas tecnologías podrían abrir nuevas vías de negocio para los clubes?

R: Los derechos de televisión son la vía en la que más se puede innovar y la que daría más beneficios. Todos los servicios que puedas poner en una retransmisión son más fáciles de monetizar y con unos gastos más reducidos que el resto.

Y como tienes los datos de quien está conectado puedes personalizar contenidos, además de ofrecer diferentes tarifas respecto si el telespectador quiere ver el partido con una cámara o con una multicámara o quiere poderle hacer preguntas a Messi al finalizar el encuentro o ver el partido a través de la webcam con un jugador que no ha sido convocado.

Una vez lo digitalizas todo los grandes jugadores, como Apple, Amazon o OTT, pueden entrar. Y estos tienen el músculo y la tecnología para invertir en experiencias. Y se tiene que estar muy atento a la influencia de los videojuegos.

P: ¿En qué sentido?

R: Actualmente en las cámaras de realización de los partidos, como la 'spidercam' (sistema de cables que permite un movimiento fluido de la cámara por el aire), ya hay una gran influencia de las cámaras virtuales de los videojuegos. Y el audio ambiente de las retransmisiones de los partidos de LaLiga a puerta cerrada procede del videojuego FIFA. EFE.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider