HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

El Foro de Pacientes denuncia la “dramática” privatización de la sanidad pública y pronostica su “desaparición” en cinco años


  • Escrito por Daniel Leguina
  • Publicado en Actualidad
(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

· Andoni Lorenzo, presidente de la plataforma, demanda “más inversión por la escasez de médicos” y un “pacto” político para salvar el SNS

· Los usuarios lamentan el creciente deterioro de los servicios públicos, con largas listas de espera para pruebas médicas y cirugías

· Rafael Micó, médico rural, revela la “fuga” de facultativos a Europa porque “aquí se trabaja ochenta horas semanales, las guardias no cotizan y no se nos reconoce como profesión de riesgo”

El Sistema Nacional de Salud (SNS) vive momentos de incertidumbre con un futuro negro en el horizonte. La campaña de privatización de la sanidad pública está tensionando el sistema hasta límites desconocidos, y generando una mayor desigualdad y un cada vez mayor número de pacientes desprotegidos. En este sentido, las organizaciones de pacientes, reunidas este martes en Madrid para celebrar su sexto encuentro nacional, advierten de la complicada coyuntura a la que se enfrenta un SNS exhausto por los embates de la pandemia, y con serias dificultades para mantener las prestaciones sanitarias actuales para una de las poblaciones más envejecidas del planeta.

Según aclara el informe ‘La privatización sanitaria en las CCAA’, presentado en mayo por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Madrid, Cataluña, Baleares y Canarias son las regiones con mayor nivel de privatización de sus servicios sanitarios. El documento sostiene que la privatización “se han acentuado en la anterior Legislatura, en gran parte aprovechando la excusa de la crisis económica”, mientras que la pandemia ha sido “aprovechada” por varias autonomías, “especialmente la de Madrid”, para profundizar en la “deriva privatizadora” del sistema sanitario, en lugar de “reforzar la sanidad pública”.

El simposio, que contó con la asistencia de unas trescientas personas, se centró en asuntos tan importantes como la salud mental -que desde el coronavirus ha registrado un significativo aumento de patologías como depresión y ansiedad-, la brecha digital, los retos de la cronicidad, las carencias de la Atención Primaria, las políticas sanitarias a nivel nacional y comunitario, y el abordaje del dolor, uno de los asuntos menos conocidos y estudiados del SNS.

Andoni Lorenzo, presidente del Foro Español de Pacientes (FEP), denunció el creciente “deterioro” del SNS, acuciado por una gran falta de recursos “humanos y materiales”. A su juicio, la “privatización está debilitando” el sistema público, ya que se suceden “largas listas de espera y dificultades” para pruebas médicas y cirugías, por lo que, poco a poco, la gente se va a la privada, que acoge en estos momentos al “35% de la población”, lo cual es un claro “indicador” del “debilitamiento” de los servicios públicos, que podrían “desaparecer” en el plazo de “cinco años si no se pone remedio”.

Lorenzo reclamó un “pacto por la sanidad”, en el que los grupos políticos se sienten a negociar “de una vez por todas” y evalúen las medidas necesarias que demanda la sanidad pública para “mejorar” su precaria realidad, pero “desgraciadamente” no se está consiguiendo, y hace falta “más inversión y contratar profesionales ante la escasez de médicos, con la Atención Primaria (AP) como área médica más perjudicada”. El presidente del FEP calificó la situación de “dramática”, agravada por el modelo de competencias transferidas a las comunidades, lo que genera una “falta de equidad” entre territorios que afecta principalmente al paciente.

El modelo sanitario español debe enfocarse a la cronicidad. En la actualidad, unos diecisiete millones de pacientes son crónicos -sobre una población de 47-, y la prevalencia va en aumento, lo que obligará a reorientar un sistema sanitario que hasta la fecha está centrado en patologías agudas. Para ello, la planificación sanitaria será fundamental en un escenario con nuevos roles profesionales y distintas estrategias de atención y coordinación, donde la AP asumirá nuevas competencias para atender a los pacientes crónicos.

Rafael Micó, vicepresidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) y médico rural en la provincia de Valencia, expresó su malestar por el “debilitamiento” de un SNS que debe “vertebrar” la sanidad en España, dotado de “una buena base y una equidad”, y que garantice el “seguimiento” de los pacientes de AP, algo que en estos momentos “no existe”.

“Dejadez de los gobernantes”

Micó destacó que el primer nivel de la sanidad está “descuidado”, con profesionales “doblando turnos y guardias”, y la ola de Covid-19 llegó a las UCI porque ese primer nivel “no pudo parar el golpe”. El facultativo denunció la “dejadez total de los gobernantes”, que no utilizan el sistema “porque tienen otro alternativo”, y el “maltrato” de la Administración “desde hace años”, así como una importante “fuga de médicos” a otras zonas de Europa “en busca de mejores condiciones”, debido a la falta de inversiones y a que “aquí se trabaja hasta ochenta horas semanales, las guardias no cotizan y no se nos reconoce como profesión de riesgo, cuando la mitad de los médicos que murieron en la pandemia estaban en AP”.

El documento de FADSP establece que el gasto sanitario privado ha crecido de manera considerable en la última década, pasando del 24,6% del gasto sanitario total al 29,2%. El motivo de este aumento se debe a una bajada sostenida de los presupuestos destinados a la sanidad pública, que han pasado de significar el 6,78% del PIB en 2009 al 6,42% en 2019, según datos de la OCDE.

Elena Moya, coordinadora de Relaciones Internacionales del FEP, aclaró que la pandemia fue “muy perjudicial para los enfermos crónicos”, debido a los “enormes retrasos” que se registraron, mientras que los pacientes de salud mental “han sufrido más que nadie”. Sobre la privatización, Moya comentó que “no es el modelo por el que abogamos y defendemos, y tenemos argumentos para demandar un sistema púbico reforzado”.

A su entender, España no estaría en estos momentos preparada para “otra pandemia”. De la misma opinión es Lorenzo: “Nuestro país no soportaría una nueva pandemia. Hemos aprendido cosas, pero hay muchas otras que mejorar, como aumentar el número de profesionales y no hacerlo sólo en casos extremos para apagar fuegos: somos de los últimos países europeos en número de enfermeros y médicos; la equidad debe garantizarse en todas las autonomías, en recursos e inversiones, y la esperanza de vida en España es de las más altas del mundo, lo que hace que cada vez tengamos mayores necesidades médicas”.

Santiago Alfonso, vicepresidente del FEP, subrayó que el coronavirus ha puesto de manifiesto la gran carencia en “digitalización” del SNS, y dudó si los profesionales sanitarios serían “capaces de asumir” una nueva pandemia, mientras que abogó por “retener el talento de los que hemos formado” y criticó la privatización por tener una “connotación negativa” y no ser “una demanda social”.

 

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider