LA ZURDA

El "milagro" polaco desacelera en 2020, pero seguirá mejor que la media de la UE

El "milagro" polaco desacelera en 2020, pero seguirá mejor que la media UE/EPA/MACIEJ KULCZYNSK/Archivo El "milagro" polaco desacelera en 2020, pero seguirá mejor que la media UE/EPA/MACIEJ KULCZYNSK/Archivo

El "milagro" económico polaco perderá impulso en 2020, aunque Polonia mantendrá un crecimiento superior a la media comunitaria y seguirá disfrutando de un clima de bonanza con bajo desempleo, mejores salarios y más ayudas sociales, todo acompañado de un consumo interno al alza que ya se ha convertido en uno de los pilares de la economía polaca.

"Después de más de dos años de fuerte desarrollo, en la segunda mitad de 2019 la economía polaca comenzó a experimentar una desaceleración.

Esta tendencia no cambiará este año, pero la desaceleración será probablemente más leve de lo que habríamos temido hace unos meses", explicó a Efe el analista del tercer banco privado polaco PKO Piotr Bujk.

Polonia cerró el tercer trimestre de 2019 con un crecimiento del 3,9 % en términos interanuales y del 1,3 % con respecto al trimestre anterior, el nivel de crecimiento trimestral más alto del conjunto de la UE y cuatro veces superior al promedio comunitario que se situó en el 0,3 %.

LA ECONOMÍA POLACA CRECERÁ EN 2020 POR ENCIMA DEL 3 %

El consenso del mercado es que la economía polaca crecerá este 2020 en torno a un 3,4 %, por debajo del 4,2 % estimado para 2019 y del 5 % de años anteriores, según una encuesta a expertos publicada recientemente por el diario polaco "Rzeczpospolita".

Las previsiones del Gobierno polaco son más optimistas y elevan ese crecimiento para 2020 al 3,7 %, mientas que Eurostat habla de un 3,3 %, en todo caso por encima del conjunto de la Unión Europea, que verá este año un tímido incremento de su economía de sólo un 1,8 %, según la Comisión Europea.

CERCA DEL PLENO EMPLEO

El crecimiento económico polaco permitirá que el país centroeuropeo continúe con un bajo desempleo, que el pasado noviembre se sitúo en el 3,2 % según Eurostat, la tercera cifra más baja de la Unión Europea por detrás de la República Checa y Alemania.

Esta baja tasa de desempleo continuará ejerciendo presión sobre los salarios y, como resultado, sobre la inflación, lo que se traducirá en un incremento de los precios al consumidor a un ritmo más rápido que en el conjunto de la Unión Europea, hasta un 3,5 % este año, pronostica Bujk.

Este rápido crecimiento tiene una cara negativa para las empresas polacas, que se enfrentan a una carencia de trabajadores y a un incremento constante de los costes laborales, lo que puede hacer perder competitividad a la economía polaca, según dijo a Efe el director general del banco PKO, Michal Krupinski.

ESCASEZ DE TRABAJADORES

La escasez de trabajadores continuará durante este 2020 pese a la llegada masiva de inmigrantes, fundamentalmente procedentes de Ucrania (se estima que más de un millón trabajan en Polonia), pero también de países asiáticos como Nepal, Bangladesh o Filipinas, según el último informe anual publicado por la empresas de recursos humanos Work Service.

Lo cierto es que en la primera mitad de 2019, Polonia emitió un número récord de permisos de trabajo para extranjeros, 235.000, por encima de países que tradicionalmente son destino de inmigrantes como Estados Unidos o Alemania.

Este informe no esconde el temor que expresan muchos empresarios polacos: que los trabajadores ucranianos se trasladen a Alemania en busca de mejores salarios, lo que dejaría a Polonia sin una fuerza laboral necesaria para su crecimiento.

No obstante, los problemas de la economía germana y las similitudes culturales entre Polonia y Ucrania son factores que pueden favorecer que muchos de estos ucranianos decidan permanecer en Polonia, un país que permanece inmune a la desaceleración de Alemania y del conjunto de la eurozona.

FUERTE CONSUMO INTERNO, UNA DE LAS CLAVES DEL CRECIMIENTO

Una de las claves de la fortaleza de la economía polaca es la robusta demanda interna, recuerda Krupinski, quien prevé que ésta se mantenga en 2020 como uno de los motores del crecimiento económico polaco.

Las ventas minoristas en Polonia aumentaron un 5,2 % en términos interanuales el pasado noviembre, según la Oficina Central de Estadística (GUS) polaca, con un incremento del 11,9 % en bienes como el mobiliario, los electrodomésticos o los productos electrónicos.

La compra de automóviles es un ejemplo de este consumo interno al alza, con 600.000 nuevos coches y vehículos comerciales ligeros registrados en Polonia el pasado año, 25.000 más que en 2018, según un informe del Instituto Samar de Automoción.

En este escenario de bonanza, el número de polacos que ganan más de un millón de zlotys al año (más de 230.000 euros) se disparó en 2019 hasta superar los 32.000, cerca de un 40 % más que en 2017, según el último informe de la consultora KPMG, que destaca que el mercado de artículos de lujo creció cerca de un 5,5% el pasado año. EFE.