LA ZURDA

IQOXE tenía los planes de seguridad industrial actualizados, según el Govern

El consejero delegado de IQOXE, José Luis Morlanes, ha descartado este viernes que el grave accidente ocurrido en su planta de Tarragona se produjera por un error humano y ha rechazado que la empresa trabajara al máximo de su capacidad de producción y las acusaciones de precarización de la plantilla.

En una entrevista a TV3, el directivo de la empresa química, en la que una explosión el martes provocó tres muertos y 7 heridos, ha afirmado también desconocer la existencia de las cuatro sanciones impuestas por Inspección de Trabajo de la Generalitat por incumplir en los últimos años la normativa en materia de salud y seguridad laboral.

"No sabemos todavía qué ocurrió porque todavía no hemos podido entrar en la zona, que está confinada. ¿Cómo puedo decir si hubo un error humano o un mal funcionamiento?", se ha preguntado Morlanes, que a continuación ha afirmado que la hipótesis principal no es el error humano ya que todo el proceso de producción está automatizado.

En este sentido, ha explicado que el sistema de control del reactor donde se produjo el incendio "está automatizado y los trabajadores sólo llevan a cabo la supervisión" de parámetros como la temperatura y la mezcla de sustancias químicas.

Respecto al protocolo de emergencia, ha insistido en que se aplicó correctamente y en el tiempo establecido, que primero se llamó por teléfono para alertar del accidente y después se les requirió que hicieran una comunicación vía correo electrónico, pero se acabó enviando un fax al no funcionar internet.

Tras expresar su extrañeza por las sanciones impuestas por Inspección de Trabajo, que ha reiterado que desconoce, Morales ha reprochado a la Generalitat que no se pusiera en contacto con la empresa tras conocerse el accidente para saber cómo estaban.

Morlanes ha rechazado también las acusaciones de los sindicatos de precarización de las condiciones de trabajo y ha detallado que la planta producía por debajo de su capacidad máxima, que es de 250.000 toneladas al año, ya que había arrancado el año con una producción por debajo, en la línea de las 200.000 toneladas con las que se cerró 2019.

"La capacidad de la planta está por encima de la producción que teníamos de óxido de etileno y sus derivados. 2019 ha sido nuestro peor año", ha señalado.

ºEl directivo de IQOXE ha defendido que la plantilla de la planta, integrada por 120 personas, "está ajustada" y que las retribuciones están por encima del convenio del sector, con un salario mínimo de 32.000 euros al año en el caso de un empleado que acaba de ingresar, y que llega a los 37.000 euros en dos años.

Así, ha negado que se pueda hablar de precarización laboral y que hubiera deficiencias en formación en prevención y riesgos laborales, al tiempo que ha expresado su compromiso de mantenimiento del empleo.

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona ha abierto diligencias penales sobre la explosión y, al igual que la Fiscalía, están a la espera de que los Mossos d'Esquadra e Inspección de Trabajo remitan los informes completos que están elaborando. Cuando los tenga, podrá determinar si las medidas de seguridad laboral eran las adecuadas, si se actuó con diligencia en la manipulación de las sustancias o si, por ejemplo, se impuso un ritmo de producción superior al conveniente. EFE.