Quantcast
ÚNETE

El Banco de España cree que los cambios de regulación pueden debilitar las ventas de coches

El Banco de España cree que los cambios de regulación pueden debilitar las ventas de coches / EFE. El Banco de España cree que los cambios de regulación pueden debilitar las ventas de coches / EFE.

Las modificaciones regulatorias y la falta de un paradigma tecnológico que reemplace al basado en el motor de combustión podrían hacer persistir la debilidad en las ventas de coches en España, según el Banco de España.

La entidad ha dado a conocer este lunes un recuadro que incluirá en el próximo Informe Trimestral de la Economía Española y que está dedicado a la incertidumbre regulatoria y su impacto sobre las ventas de automóviles.

En ese recuadro, el Banco de España señala que, entre comienzos de 2016 y mediados de 2018, las matriculaciones de automóviles particulares en España crecieron a tasas interaunales del orden del 5 %, pero a partir de entonces comenzaron a registrar un comportamiento más desfavorable, con una caída superior al 11 % en el conjunto de 2019.

La contracción ha sido superior a la observada en el consumo de otros bienes duraderos y uno de los factores que ha podido influir ha sido el agotamiento de la demanda acumulada durante la crisis, aunque también por algún otro que atañe específicamente al sector.

En este sentido, cita la entrada en vigor, en septiembre de 2018, de un protocolo europeo para la medición de las emisiones contaminantes de los automóviles (WLTP, por sus siglas en inglés) y otras restricciones a la circulación en las grandes ciudades.

Según un indicador confeccionado por el Banco de España para medir la incertidumbre normativa en el sector del automóvil a partir de los artículos publicados en la prensa nacional, la incertidumbre en el sector del automóvil se incrementó de manera "muy notable" a mediados de 2018, cuando la normativa WLTP estaba a punto de entrar en vigor.

Desde entonces, la incertidumbre se ha mantenido en niveles "relativamente elevados" y también ha reaccionado ante la entrada en vigor de distintas restricciones a la circulación en Madrid, Barcelona y otras grandes ciudades.

Según el Banco de España, desde el tercer trimestre de 2018 la desaceleración de las matriculaciones y el indicador de incertidumbre en el sector del automóvil van estrechamente ligados.

El estudio señala que la incertidumbre en el sector del automóvil podría tener un carácter transitorio y se disiparía cuando los agentes internalicen completamente los cambios normativos y, si eso ocurriera, se recuperarían en un futuro las matriculaciones.

No obstante, otros factores podrían hacer que persistiera la debilidad en las ventas de coches, como la falta de un paradigma tecnológico que reemplace al basado en el motor de combustión o los aumentos de precios que podría haber por modificaciones regulatorias o cambios tecnológicos.

En este sentido, el Banco de España señala que la necesidad de incorporar tecnologías que reduzcan las emisiones para cumplir con los nuevos estándares puede presionar al alza los costes de fabricación y, en consecuencia, el precio de los automóviles nuevos. EFE.