LA ZURDA

Automoción, pesca y servicios, prioridades españolas en el acuerdo del Brexit

La secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha situado este miércoles la automoción, los servicios, la agricultura y la pesca entre las prioridades de España en la negociación del acuerdo comercial con el Reino Unido tras el Brexit.

En un encuentro con medios, Méndez ha celebrado que el mandato para negociar la relación entre la Unión Europea y el Reino Unido aprobado ayer por el Consejo de Asuntos Generales "realmente responde" a los intereses de España.

Ahora, hay que negociar "el mejor acuerdo posible" en materia de comercio, que sea amplio y equilibrado, que logre establecer "cero aranceles y cero cuotas" para todas las mercancías, cooperación aduanera y facilitación del comercio, ha añadido.

Entre las prioridades de España en esta negociación figuran los sectores de la automoción, farmacéutico o químico. También los productos agrícolas, que "abastecen los supermercados británicos", en particular las frutas y verduras por su carácter perecedero y el vino.

La pesca ya ha dado un paso adelante porque el mandato vincula el comercio de productos pesqueros al acceso a las aguas, algo "fundamental" porque permitirá a los barcos pesqueros españoles acceder a aguas británicas.

El mandato también alude a las compras públicas, algo vital ya que las empresas españolas "son grandes adjudicatarias en licitaciones británicas". Junto a ello, los servicios, que suponen más del 50 % de las exportaciones españolas al Reino Unido, también ocupan un lugar destacado en la visión española de la negociación, sobre todo los seguros, servicios financieros, telecomunicaciones y turismo.

Por lo que respecta a la futura situación de Iberia, la secretaria de Estado se ha limitado a apuntar que esta cuestión está relacionada con la conectividad y que la Comisión Europea negociará condiciones relativas a la propiedad, control e inversión.

"Nuestras empresas están bien informadas, bien preparadas", ha defendido, porque elaboraron sus planes de contingencia por si se producía un Brexit sin acuerdo.

Méndez ha reconocido que el plazo para negociar el acuerdo, que debería estar aprobado antes del 1 de enero de 2021, es "bastante corto", aunque lo ve posible dado que se parte de unos estándares similares, por lo que todo se reduce a "voluntad política".

En cualquier caso, ha considerado que la prioridad es lograr un buen acuerdo, por lo que aunque el Reino Unido ha rechazado solicitar una prórroga -algo posible hasta el 1 de julio- "no es descartable que puedan cambiar de opinión" si es necesario.

Uno de los aspectos clave de la negociación es la competencia leal, que pasará por el establecimiento de unos umbrales mínimos en cuestiones como el medio ambiente, los derechos laborales, la fiscalidad o la competencia, que el Reino Unido cumple actualmente y en los que la Unión Europea "jamás, jamás" va a ceder. EFE.