ÚNETE

El COVID-19 destruye casi 900.000 empleos y suma 300.000 parados

El COVID-19 destruye 833.979 empleos a cierre del mes de marzo y dispara el paro / EFE. El COVID-19 destruye 833.979 empleos a cierre del mes de marzo y dispara el paro / EFE.

El impacto del coronavirus en el mercado laboral ha convertido marzo en el peor mes para el empleo de la historia de España con 898.822 afiliados perdidos en la última quincena, una vez decretado el estado de alarma, y 302.265 nuevos parados, una cifra donde no entran los afectados por ERTE.

"Son datos sin precedentes", ha reconocido el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una rueda de prensa telemática junto a la titular de Trabajo, Yolanda Díaz.

La diferencia entre el empleo destruido a cierre de marzo y el aumento del paro en el mismo periodo, han explicado, se debe al plazo que hay para inscribirse como demandante de empleo y pedir el subsidio desde que se produce un despido o fin de contrato y a que muchos de los afectados, al ser temporales, no tenían derecho a paro hasta esta misma semana con la medida extraordinaria aprobada.

Tampoco entran en el paro los afectados por expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que siguen cotizando y que según los datos de Seguridad Social ascendieron en marzo a 258.645 personas.

Díaz ha avanzado que, a fecha de hoy, ya se han autorizado 620.000 prestaciones a trabajadores incluidos en estos expedientes, lo que eleva esa cifra de marzo, pero sigue sin reflejar todos los trabajadores que se van a ver afectados por un ERTE, que podrían alcanzar los 2,4 millones según algunas previsiones.

Tampoco han podido facilitar con precisión el número total de expedientes gestionados hasta ahora y que dependen, en su mayoría de las autoridades laborales de las Comunidades Autónomas.

La ministra ha detallado que las autoridades laborales de algunas comunidades autónomas (País Vasco, Cantabria, Baleares, Castilla-La Mancha, Madrid, Valencia, Aragón, Castilla y León, Cataluña, la Rioja, Navarra y Asturias) han gestionado 246.235 ERTE pero faltarían los del resto.

De vuelta a los datos de empleo de marzo, el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social ha detallado que en los primeros once días del mes, cuando el empleo aún evolucionaba con normalidad, la ocupación aumentó en 64.843, mientras que entre los días 12 a 31 de marzo, se desplomó en 898.822.

El mes se cerró con 833.979 afiliados menos, de los que dos de cada tres, más de 600.000, eran empleos temporales.

Por sectores, la mayor caída durante marzo la experimentó el régimen general, especialmente en el sector servicios tras el cierre al que obligó el estado de alarma, seguido por el de autónomos, que perdió 40.877 inscritos.

La media mensual, el dato que habitualmente se usa para comparar, es 243.469 afiliados menos que en febrero pero, según ha señalado el propio Gobierno, esto no refleja lo ocurrido, ya que el impacto de la pandemia del coronavirus se empieza apreciar de forma notoria a partir del día 12 cuando se decretó el estado de alarma.

Escrivá ha ejemplificado que ese empleo destruido en catorce días de marzo es prácticamente el mismo que se destruyó entre octubre de 2008 y febrero de 2009 (101 días) tras la quiebra de Lehman Brothers.

El ministro ha señalado además que "el grueso del ajuste laboral se ha producido en marzo" y que la recuperación del empleo cuando pase el COVID-19 será "rápida e intensa" pero no se ha atrevido a poner plazos ni ritmos.

En cuanto al paro, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha sumado 302.265 nuevos demandantes en marzo, lo que deja el total de parados en 3,54 millones en la mayor subida del desempleo mensual de la historia pero lejos el máximo de paro en España con 5,04 millones de parados en febrero de 2013.

Por sectores, el mayor alza fue para servicios con 206.016 parados más.

Desde los sindicatos han señalado que se trata de datos que reflejan una situación excepcional pero que también ponen de relieve la fragilidad del mercado laboral y han instado a ir pensando en la segunda fase, la de reconstrucción económica, con buenas bases.

Desde CEOE han pedido nuevas medidas para evitar el cierre de empresas tras la escalada del desempleo y flexibilizar más el uso de ERTE eliminado el límite de duración fijado ahora en el período de alarma. EFE.