ÚNETE

¿Por qué se pierden 833.979 empleos y el paro solo sube en 302.265 personas?

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante la rueda de prensa ofrecida este jueves junto al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, para informar sobre los datos de desempleo y afiliación a la Seguridad Social, en el Complejo de La Moncloa en Madrid. EFE/Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante la rueda de prensa ofrecida este jueves junto al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, para informar sobre los datos de desempleo y afiliación a la Seguridad Social, en el Complejo de La Moncloa en Madrid. EFE/Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa

El parón de actividad causado por las medidas para hacer frente a la expansión del coronavirus ha provocado la destrucción de 833.979 empleos en marzo, mientras que el número de parados registrados en los servicios públicos de empleo solo ha aumentado en 302.265 personas.

La falta de correspondencia entre ambas cifras se explica en cuatro claves:

1. La primera razón la ha dado en rueda de prensa la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y es que hay un plazo de diez días para apuntarse al desempleo, con lo que muchas personas lo podrían hacer en los próximos días teniendo en cuenta que la mayor destrucción de empleo se ha producido en las jornadas posteriores a la declaración del estado de alarma el 14 de marzo.

2. La principal razón para registrase como desempleado es el cobro del paro, una gestión que posiblemente no han hecho quienes pensaban que no tenían ese derecho, algo que les ocurre a los trabajadores temporales si ha finalizado su contrato o, en caso de despido, si no han cotizado lo suficiente.

No obstante, desde ayer está en vigor un subsidio extraordinario de 440 euros para empleados temporales que hayan tenido un contrato de al menos dos meses y que se hayan quedado sin empleo por la crisis del COVID-19. Teniendo en cuenta que dos de cada tres empleos destruidos en marzo corresponden a trabajadores temporales, en abril cabe esperar un aumento del número de parados inscritos.

3. La anterior razón se aplica también al colectivo de empleadas del hogar, que hasta ahora no tenían derecho a paro, pero que desde ayer pueden acceder a un subsidio extraordinario temporal, equivalente al 70 % de la base reguladora. No obstante, se trata de un sistema especial con menos cotizantes, en el que ha sido menor la pérdida de empleo, con poco más de 12.000 bajas achacables al COVID-19.

4. Los trabajadores incluidos en expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) no contabilizan como parados, aunque estén cobrando la prestación por desempleo. Hasta el momento son 620.000 las personas procedentes de ERTE que ya tienen reconocida la prestación por desempleo, según ha avanzado Díaz.

Estos trabajadores cuya situación de paro es temporal siguen dados de alta como afiliados a la Seguridad Social, en tanto que el servicio público estatal de empleo (SEPE) les incluye en la estadística de demandantes de empleo ocupados. EFE.