ÚNETE

Respiradores, mascarillas y cesión de vehículos, la reconversión del motor

La industria del motor en España, que tiene paralizada su actividad por la Covid-19, ha dedicado sus instalaciones y medios a la producción de los mecanismos de protección que más necesitan los sanitarios, como mascarillas y pantallas protectoras, y a fabricar respiradores artificiales.

Otras marcas que no tienen plantas en España, como son Hyundai, Kia, Toyota, Land Rover o Fiat Chrysler Automobiles (FCA), han puesto a disposición de los facultativos sus flotas para que éstos puedan desplazarse con total seguridad a los domicilios de los pacientes o para trasladar el material que requieran.

Esta iniciativa también la han secundado Nissan (ha cedido vehículos a Cruz Roja en Madrid y Barcelona) y el Grupo PSA (a Cruz Roja y a los servicios aragonés y gallego de Salud), así como las empresas de renting ALD Automotive o Northgate, o la cadena de talleres Euromaster.

En el caso de las fábricas españolas, Seat está empleando la línea 1 de Martorell (Barcelona), en la que hasta ahora montaba la nueva generación del León, para producir respiradores, que están pendientes de ser homologados por la Agencia Española del Medicamento.

Más de 100 empleados, a los que tienen previsto sumarse otros que están pendientes de formación, ya han producido las primeras unidades preserie. El objetivo es que de Martorell salgan al día 300 respiradores.

En Landaben (Navarra), la otra planta que el Grupo Vokswagen tiene en España, Volkswagen está fabricando desde hace una semana pantallas faciales de protección. Ya ha entregado 1.000 a la Policía Municipal de Pamplona, que es la encargada de repartirlas en hospitales, ambulatorios y residencia.

El objetivo es hacer unas 132 diarias, han explicado a Efe fuentes de la empresa. "Renault al rescate" es una iniciativa de los trabajadores de la marca gala que consiste en fabricar máscaras de protección (han diseñado una pieza con la que se pueden acoplar al uniforme de la Policía Municipal de Valladolid).

Ya han producción más de 6.000 unidades que se han distribuido en hospitales y residencias de ancianos de Valladolid, Palencia, Sevilla, Málaga y Jerez.

Además, Renault España ha donado material sanitario y trabaja con "Resistencia team", un grupo a nivel nacional que trabaja en la fabricación de respiradores a través de impresoras 3D, que están pendientes del visto bueno del Ministerio de Sanidad. La central del Grupo Renault han pedido a su filial española que les mande los planos de las máscaras para poder hacerlas desde otros países.

Desde la industria de componentes, la multinacional Grupo Antolín fabrica en Valladolid 4.000 batas protectoras al día, para lo que emplea revestimentos utilizados en la producción de los techos; y con sus 350 impresoras de 3D componentes para pantallas protectoras.

Fuera de nuestras fronteras, en Italia FCA, y su marca Ferrari, trabajan en la producción de electroválvulas para los respiradores; mientras que Lamborghini se ha decantado por mascarillas y viseras de protección.

En el Reino Unido y Alemania se estudia cómo las principales marcas pueden producir respiradores. Entretanto, los grupos germanos Volkswagen, Daimler y BMW han donado centenares de miles de mascarillas.

También FCA, al igual que General Motors (GM) y el Grupo Ford, están colaborando en Estados Unidos con fabricantes de equipos médicos, después de que el Gobierno de Donald Trump haya activado la ley de Producción de Defensa que obliga a las empresas a producir material de primera necesidad como respiradores. EFE.