Quantcast
ÚNETE

La crisis del coronavirus triplica el riesgo medio de insolvencia empresarial

La crisis del coronavirus triplica el riesgo medio de insolvencia empresarial / EFE. La crisis del coronavirus triplica el riesgo medio de insolvencia empresarial / EFE.

El impacto de la crisis del covid-19 podría triplicar el riesgo medio de insolvencia de las empresas españolas, que se multiplicaría hasta por ocho veces en los sectores más afectados, como la hostelería o el comercio.

Esta es una de las conclusiones de un informe publicado hoy por la consultora McKinsey, que analiza las implicaciones de la pandemia en la economía y considera que la aplicación continuada de los ERTE por fuerza mayor, en línea con la caída de la demanda, podría reducir dicho riesgo de insolvencia entre un 25 y un 30 %.

El impacto de la crisis será "significativo y duradero" en el empleo y la economía española en general, que podría no recuperar los niveles anteriores a la pandemia hasta finales del 2023, aunque ese plazo se podría acortar con una adecuada colaboración público-privada, explica el informe.

De hecho, considera que el PIB de España puede caer, en términos reales, entre un 5,7 % y un 13,5 % este año, aunque han utilizado el peor escenario base para hacer cálculos debido a la fuerte dependencia del turismo, al reducido tamaño medio de las empresas españolas y al elevado nivel de endeudamiento, tanto público como privado.

Las empresas deben aprovechar lo máximo posible algunos cambios que se han acelerado por el confinamiento debido a la pandemia, como la digitalización, el trabajo remoto o el replanteamiento de las cadenas de suministro, entre otros.

Las fusiones y otras operaciones en España se hunden más del 60 % hasta mayo

La crisis del coronavirus también se deja notar en las fusiones y adquisiciones en España, así como en otras operaciones entre empresas, lo que ha hecho que el importe se hunda más del 60 % hasta mayo y quede en unos 13.800 millones de euros, según el informe mensual de TTR publicado este viernes.

El mercado transaccional español registró en los cinco primeros meses del año 699 operaciones, un 31 % menos que en el mismo periodo de 2019, sin embargo el capital movilizado se redujo un 61,55 % en tasa interanual, hasta exactamente 13.802 millones, de los que 1.233,52 millones corresponden a mayo, con 81 operaciones.

En el acumulado del año ha habido 286 fusiones y adquisiciones, por un importe de 7.982 millones de euros, 225 compras de activos, que sumaban 3.474 millones de euros, y el resto hasta llegar a las 699 son 188 inversiones de capital riesgo por 2.346 millones.

TTR desglosa además las operaciones de capital riesgo para señalar que 144, por un importe conjunto de 343 millones, han sido de lo que se conoce en el argot como "venture capital", fondos principalmente para empresas emergentes o en fase de desarrollo.

En términos sectoriales, el sector inmobiliario ha sido el más activo del año, con un total de 164 transacciones, seguido por el de tecnología, con 125.

Por lo que respecta al mercado transfronterizo, las empresas españolas han elegido hasta mayo como principales destinos de inversión a Portugal y Francia, con 15 y 7 operaciones. En términos de importe, Portugal es el país en el que España ha realizado un mayor desembolso, aproximadamente 1.237 millones.

Por otro lado, Reino Unido y Estados Unidos, con 44 y 40 operaciones respectivamente, son los países que mayor número de inversiones han realizado en España, aunque por importe destaca Francia, con 1.838,44 millones. EFE.