Quantcast
ÚNETE

Erradicar la obsolescencia programada, el camino para una economía sostenible

  • Escrito por Elena Sánchez Laso
  • Publicado en Economía
Erradicar la obsolescencia programada, el camino para una economía sostenible/EFE/Shepherd Zhou Erradicar la obsolescencia programada, el camino para una economía sostenible/EFE/Shepherd Zhou

Erradicar la obsolescencia programada, por la que los fabricantes limitan la vida útil de sus productos para propiciar el consumo, es el único camino sostenible en un planeta de recursos limitados como la Tierra, en donde el crecimiento infinito es imposible incluso con criterios estrictos de economía circular.

Apenas un mes después de que el Gobierno aprobara el anteproyecto de la Ley de Residuos, Juan José Coble, profesor de Eficiencia Energética de la Universidad de Nebrija de Madrid, señala en una entrevista con Efe que acortar la vida útil de los productos para incrementar del consumo podría derivar en una situación insólita: "buscar los recursos necesarios en los vertederos".

En uno de los apartados del reciente avalado anteproyecto de residuos, el Ejecutivo propone "fomentar el diseño, la fabricación y el uso de productos que sean eficientes en el uso de recursos, duraderos (en términos de vida útil y ausencia de obsolescencia programada), reparables, reutilizables y actualizables.

Aunque el profesor califica esta propuesta gubernamental de "tímida", sin embargo, resalta que es un avance que, en la actualidad, se aborde "sin tapujos" en un documento público, cuando hace años en España aún existían sectores que la negaban.

Pregunta: ¿La obsolescencia programada está presente en todos los aparatos electrónicos comprados en España?

Respuesta: Sí, prácticamente en todos los sectores y ámbitos se busca acortar la vida útil de los productos para aumentar su consumo. Pero no sería justo decir que todos siguen ese camino, hay empresas de vanguardia en cuanto a sostenibilidad y de distintos sectores (incluido el servicios) que ya han obtenido el sello ISSOP (Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada).

P.- ¿Qué opina que se acepte como un derecho tirar objetos que no funcionan?

R.- En el marco legal en el que los ciudadanos desarrollan sus actividades, difícilmente puede considerarse tener derecho a tirar cualquier cosa sin la obligación de hacerlo de manera responsable.

Sin duda que todos tenemos derecho a deshacernos de productos que ya no nos sirven o están rotos, pero este derecho va ligado a la obligación de aplicar la máxima responsabilidad en el proceso de ciclo de vida del producto que compramos -desde su compra hasta la forma en la que nos deshacemos de él-.

Así pues, se deberían reforzar tanto la Ley de Garantías (con medidas objetivas para limitar o evitar la obsolescencia programada y no sólo los 2 años de garantía en productos) como la Ley de Residuos, haciendo corresponsables del proceso de gestión a fabricantes y clientes favoreciendo la reparación y reutilización a precios razonables.

P.- Si se instauraran medidas más restrictivas en obsolescencia programada se ralentizaría el crecimiento, lo que implicaría un coste político?

R.- Es cierto que eliminar la obsolescencia podría ralentizar el crecimiento, pero hay soluciones para esto: una de ellas es etiquetar todos los productos a la venta, en la que el fabricante indique información variada como tiempo de vida estimado del producto en condiciones normales de funcionamiento (a especificar para cada producto y fabricante), hasta qué año habrá disponibles piezas de recambio para este modelo, web servicio técnico, etc, para que los potenciales compradores decidieran, qué producto satisface mejor sus necesidades.

Ahí está la clave, en hacer que las empresas compitan por ver quién hace mejor las cosas. Siempre está el riesgo de que cárteles organizados decidan -para todos los fabricantes- una media de valores más o menos iguales en todas las etiquetas de sus productos, para no perjudicarse demasiado, pero ya será labor de las autoridades vigilar para que esto no se produzca.

Otro elemento importante es introducir criterios de economía circular en todos los aspectos del sistema productivo del país. Con criterios así los residuos no tendrían razón de ser, ya que se convertirían en nuevas materias primas a aprovechar por los actores del sistema.

P.- La UE quiere adoptar en 2021 normas para alargar la vida de los electrodomésticos, ¿pierde España compás frente a Europa?

R.- Vamos con retraso en casi todo: autoconsumo y balance neto, vehículo eléctrico, economía circular, etc. Pero una vez que entramos, lo hacemos a fondo, y si no, sólo hay que ver el despegue espectacular del autoconsumo en España debido a las medidas introducidas por el Gobierno.

Europa ha tomado un camino que debemos seguir. Espero que las políticas vayan en la dirección adecuada respecto a la reducción al máximo o limitación de la obsolescencia y que tengan que ver con medidas de economía circular implicando a los sectores económicos y sociales.

P.- Organizaciones de consumidores critican que piezas de repuesto solo estén disponibles para reparadores profesionales y no para particulares ¿Qué opina ante esta situación?

R.- Debería haber disponibilidad tanto para profesionales como para particulares. Las restricciones al acceso en las piezas volverían a pervertir el funcionamiento del sistema en un futuro no muy lejano. Hay sitio para todos en el mercado de las reparaciones, tanto particulares, que prefieran hacerlo ellos mismos, como profesionales o empresas de reparación.

Si se potencia la reparación frente a tirar el producto va a haber muchos productos que arreglar en el mercado. Se trata de cambiar el paradigma actual haciendo que intervengan el mayor número de actores posibles. EFE.