TV

El comité de huelga de Trablisa denunciará a la empresa ante la Inspección de Trabajo

BARCELONA, 09/08/2019.- Vista general de la zona de embarque del aeropuerto barcelonés Barcelona-El Prat.- Los trabajadores de Trablisa, la compañía encargada de los controles de seguridad del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, han iniciado este viernes una huelga indefinida para reclamar mejoras laborales y salariales, los empleados, unos 500, decidieron este jueves en asamblea ir a la huelga indefinida para exigir mejoras laborales, como un euro más por hora trabajada, después de que fracasaran las reuniones de mediación entre empresa y sindicatos.- EFE/Enric Fontcuberta BARCELONA, 09/08/2019.- Vista general de la zona de embarque del aeropuerto barcelonés Barcelona-El Prat.- Los trabajadores de Trablisa, la compañía encargada de los controles de seguridad del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, han iniciado este viernes una huelga indefinida para reclamar mejoras laborales y salariales, los empleados, unos 500, decidieron este jueves en asamblea ir a la huelga indefinida para exigir mejoras laborales, como un euro más por hora trabajada, después de que fracasaran las reuniones de mediación entre empresa y sindicatos.- EFE/Enric Fontcuberta

El comité de huelga de los vigilantes de seguridad del aeropuerto de El Prat, que el pasado viernes iniciaron paros indefinidos para reclamar mejoras laborales, denunciarán a Trablisa ante la Inspección de Trabajo por el "incumplimiento" del contrato de licitación que le concedió AENA en 2018.

Fuentes del comité de huelga han asegurado en declaraciones a Efe que la empresa mantiene a cinco empleados en cada filtro de seguridad, uno menos de lo que establece el contrato de licitación en temporada alta, y han criticado que AENA "lo está permitiendo con el objetivo de favorecer a una empresa privada".

Este lunes se cumple la cuarta jornada de huelga del personal de seguridad en el aeropuerto barcelonés, que por el momento se desarrolla con la misma normalidad que las anteriores jornadas por los servicios mínimos del 90 % decretados por el Gobierno y la antelación con la que los viajeros llegan al aeropuerto.

Según han confirmado las mismas fuentes del comité de huelga, los trabajadores de Trablisa mantendrán los paros de forma indefinida sin previsión de reunirse con la empresa, y han vuelto a lamentar que hasta ahora nadie atiende sus reclamaciones.

Han reiterado que los trabajadores de los filtros de seguridad están soportando "presiones usureras y acoso" por parte de la empresa y han criticado que desde el inicio de los paros se está intentando hacer creer que los huelguistas son "los malos".

Aunque el comité de huelga apuntó el pasado sábado en un comunicado la posibilidad de una huelga de celo, hoy ha matizado esas declaraciones, ha dicho que descarta por el momento tal posibilidad y ha asegurado que la mención a la huelga de celo se planteó como "algo que parece que esté buscando la empresa".

De hecho, el comité de huelga ha reconocido que llevar a cabo una huelga de celo implicaría cometer una ilegalidad que abriría las puertas a la empresa a realizar despidos.

Ha advertido, no obstante, de que "si nadie hace nada, los trabajadores acabarán cabreados".