HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Marcelo López o el oficio de Gutenberg


(Tiempo de lectura: 6 - 11 minutos)

SAFEKAT es una empresa de artes gráficas activa desde enero de 1988, cuatro jóvenes emprendieron un camino empresarial destinado a satisfacer sus inquietudes de modernización en los procesos productivos y a la vez conservar los estándares de calidad que siempre han caracterizado este oficio.

Desde una humilde fotocomposición en los ochenta pasaron a un taller de impresión digital a finales de los noventa, acompañado de una línea importante de realización y diseño de páginas web (mediados de los noventa). A principios de este siglo la apuesta por la impresión y encuadernación fue direccionada al segmento de impresión bajo demanda POD, pero a un nivel que ellos (Marcelo) denominan “puro”: elaborar un ejemplar con una tirada media. El año pasado fue de 92 ejemplares por título.

Con modernos sistemas de gestión consiguieron tener salidas de impresión en América Latina: México, Colombia y Argentina, para internacionalizar los servicios y a la vez ayudar a sus editores a gestionar sus negocios en otras tierras.

Pero hablar de SAFEKAT no es sólo impresión… a nivel de preimpresión trabajan para las editoriales más prestigiosas (los que hacen tiradas monstruosas). “Tenemos el honor de realizar los prototipos más significativos como por ejemplo las últimas ediciones del diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Igualmente, una importante línea en la digitalización de fondos e implementación de bases de datos.” Afirma Marcelo López, un conocedor del oficio como nadie al frente de un equipazo desde hace muchos muchos años. Un librepensador que siempre ha tenido sus propias ideas, luchador y guerrero a la antigua usanza con idealismos muy claros que siempre ha defendido. Se ha ganado el respeto en la profesión y se confía en él y en su poderosa unidad de profesionales (hechos desde abajo) que siguen al pie del cañón pase lo que pase.

El Obrero.- Desde la imprenta se producen libros, periódicos y tarjetas de visita, carteles o anuncios, utilizando diversos procesos de impresión: offset, flexografía, huecograbado, etc. Tras la fase de composición, el trabajo del impresor consiste en poner en marcha, realizar ajustes y manejar una máquina de impresión… ¿cuántos equipos tienes en marcha?

Marcelo López.- Tenemos tres líneas básicas de negocio.

Preimpresión: diseño, maquetación, realización libros electrónicos y tratamiento de imágenes.

Impresión digital y encuadernación: Equipos de impresión en plano (hoja cortada), 8 máquinas en plano que imprimen con tóner e impresión en rotativa (bobinas) con su rotativa digital de tinta. La encuadernación con cubridoras, plastificadoras, plegadoras, cosedora, trilaterales. Una sección de encuadernación tapa dura direccionada al mercado bajo demanda.

La tercera línea de negocio es digitalización de fondos y archivos con implementación de su base de datos. En el segmento de clientes editoriales también ofrecemos la digitalización de libros que no tienen ya soporte informático con su entrega en versión, electrónica (epub) o si se precisa en PDF para su reedición en papel.

El Obrero.- ¿Cómo ser un buen impresor?

Marcelo López.- Un buen impresor es un profesional que reproduce fielmente un máster con unas características determinadas por un editor y lo dota de una calidad para su difusión en la sociedad. Así mismo también es un consultor que debe intentar buscar el mejor rendimiento del producto de su cliente en el mercado.

El Obrero.- ¿Cómo funciona una imprenta? la impresión realmente es una innovación técnica?

Marcelo López.- Nosotros en SAFEKAT tenemos una fórmula creo que muy sencilla: buenos profesionales que llevan mucho tiempo en el oficio o se han formado desde las prácticas en este taller, buena tecnología en maquinaria para las fabricaciones que satisfagan los cánones de tiempos y calidades y por último unas buenas herramientas que nos ayuden a gestionar bien y ofrecer los precios óptimos a nuestros clientes a la vez que poder amortizar adecuadamente nuestras inversiones.

El Obrero.- ¿Quién trabaja en una imprenta?

Marcelo López.- En SAFEKAT impresión digital tenemos sección impresión y sección encuadernación para más de 50 ejemplares, al mismo tiempo convive sección POD (impresión y sección encuadernación para menos de 50 ejemplares). Hacemos muchos pedidos de 1 sólo ejemplar. Todas esas secciones tienen responsables con importante presencia femenina y un dirigente global de toda la fabricación (trabajan en equipo para no desaprovechar recursos).

El Obrero.- ¿De qué personal de la imprenta no se podría prescindir?

Marcelo López.- En SAFEKAT todo el mundo que trabaja es básico y su función es determinante.

No es el sector más rentable evidentemente por el nivel de inversión y de riesgo en la difusión de contenidos

El Obrero.- ¿Por qué la imprenta es una industria? Es la industria del libro. Muy pronto, los talleres de impresión, que antes eran itinerantes, se instalaron en grandes laboratorios para poder poseer más equipos, para un trabajo más variado y preciso. Es una industria que, desde el principio, ¿necesita cantidades grandes de capital?

Marcelo López.- Indudablemente la imprenta es una industria donde se transforman bobinas y resmas de papel en libros. Actualmente los departamentos de logística de dichos talleres se encargan también de enviar dichos libros al consumidor final en muchos casos.

Las inversiones actualmente al respecto son muy considerables tanto para la implementación como para la cadencia anual.

El Obrero.- ¿Cómo es a grandes rasgos el mundo de los impresores/editores? La mayoría de la gente cree que es un mercado que funciona muy bien. ¿Piensas lo mismo?

Marcelo López.- En cuanto a resultados económicos no es el sector más rentable evidentemente por el nivel de inversión y de riesgo en la difusión de contenidos. Pero la perspectiva del sector es positiva porque tanto editores como impresores son dos profesiones que normalmente aman su oficio y tienen siempre un importante componente de dignificación del mismo.

El Obrero.- ¿Qué opinas de la edición digital? ¿Realmente ha cambiado el mundo del libro impreso o solo ha sido una moda temporal? Parece imposible que no haya generado pérdidas a muchos como vosotros, impresores a la antigua usanza. Es obvio que la manera en la que en la actualidad se gestionan los libros ha evolucionado, con pruebas pequeñas de mercado y con tiempo y seguridad para lanzar grandes tiradas.

Marcelo López.- Empiezo por el final. Nosotros tenemos un área de negocio en preimpresión que lleva facturando muchos años en la realización de libros electrónicos, somos pioneros desde el año 2007 en el sector. También hacemos muchas realizaciones en maquetación sólo para web. Dichos contenidos conviven perfectamente con el papel y se complementan. Tenemos fenómenos curiosos: primero hacemos una realización electrónica y cuando pasan unos meses el mercado nos demanda papel.

¡También hemos hecho algún desarrollo hace años para algún colegio a nivel de tabletas y con el paso de los años nos han pedido el LIBRO porque los alumnos lo demandaban!

En cuanto al área de impresión y encuadernación nuestra tirada media en el año 2021 fue de 92 ejemplares por título… Trabajamos bajo demanda y nuestros clientes que son básicamente editores de una manera muy sencilla pueden gestionar sus presupuestos y tener información instantánea de cómo están sus libros. Esa facilidad nos permite tener trabajo continuamente.

El Obrero.- ¿Crees que los libros son caros y por eso no se venden?

Marcelo López.- Yo pienso que sí se vende. Nosotros tenemos un termómetro infalible: hacemos POD y tenemos una cartera de más de 800 editores en Europa y Latinoamérica. Tenemos integraciones desde páginas web que venden directamente, así como reposiciones a librerías. Se vende, lo que no tengo tan claro es que se lea tanto.

En cuanto al precio de los libros sólo una reflexión: el precio medio está en unos 20€. Tienes un contenido que vas a disfrutar durante… ¿15 horas? ¿cuánto dinero la hora?

Posteriormente ese mismo libro que te has comprado ¿cuántos familiares, amigas lo van a leer?

El Obrero.- ¿Qué se augura a los pequeños libreros o editores con pequeños sellos editoriales?

Marcelo López.- En cuanto a los pequeños libreros creo en su especialización y lo veo como un sector imprescindible como hogar físico de la cultura, también he de decir que se deben ampliar los servicios de dichos negocios poniendo como ejemplo las librerías de México donde vas a leer, tertulias temáticas, almuerzas o simplemente te tomas un café.

En cuanto a los pequeños sellos editoriales también son imprescindibles como difusores en un siglo con tanta demanda de contenidos.

El Obrero.- ¿La calidad del libro con impresión digital es la misma? ¿Es más cara o da libertad al editor para imprimir a demanda y hacer experimentos de mercado?

Marcelo López.- En nuestro caso nuestro producto “estrella” es el libro con tripas en negro o color y cubierta a cuatro colores. Sólo los impresores notamos la diferencia. Pues la impresión bajo demanda permite básicamente al editor primero vender y luego fabricar haciendo de sus compras de impresión un variable según las ventas que se vayan produciendo. Eso es el caso práctico de los editores que trabajan con SAFEKAT.

El Obrero.- De estos veinte últimos años, qué novedades habéis incorporado a vuestra imprenta.

Marcelo López.- Pues he de decirte que nuestra maquinaria en impresión y encuadernación menos una máquina (cosedora) son todas nuevas, la más antigua tendrá 10 años. En el área de maquetación y de digitalización sólo tenemos de hace 20 años un escáner cilíndrico. Independientemente de la maquinaria, nuestra implementación más importante ha sido el ERP (sistema de gestión) y herramientas como el CRM para el equipo comercial, programas de almacenaje, etc.

El Obrero.- ¿Tenéis conflicto con los intrusos en la profesión al igual que en otros sectores?

Marcelo López.- En impresión no me consta intrusismo. Puedo hablar que en otros países, nosotros tenemos salida de impresión también en México, Argentina y Colombia sí que existe un problema serio de “fusilar” contenidos y ponerlos a la venta. Por eso nuestros editores en España sólo confían en talleres como el nuestro para manejar sus contenidos y difundirlos por otros países.

El Obrero.- Para tener más posibilidades de ser publicados, cada vez más autores se registran en plataformas de publicación en línea. ¿Cuál es su opinión sobre este fenómeno de la autopublicación?

Marcelo López.- Me parece una línea ilusionante y el perfil de los autores que publican no sólo son personas ávidas de escribir y hacerse autores digamos famosos y contrastados… existe mucho mercado de autores que cuentan sus vivencias, historias particulares y el ámbito de difusión es de amistades y familiares básicamente.

También se producen fenómenos de éxito de autores que comienzan en estas plataformas y seguidamente empiezan a publicar con editoriales tradicionales prestigiosas. Para estas entidades supone un “granero” importante de nuevos autores.

En resumen: es muy positivo que la gente tenga una manera económica de expresarse a través de libros en papel o electrónico.

El Obrero.- ¿Qué opina del trabajo de los editores en estas plataformas online?

Marcelo López.- Los editores son agentes básicos en la orientación y guía de todos los contenidos. En estas plataformas son editores tradicionales en muchos casos que también tienen que tener un componente comercial y el seguimiento y acompañamiento a sus autores debe ser como siempre muy exhaustivo.

El Obrero.- ¿En época de crisis, de qué manera os afecta? ¿tal vez en la materia prima? Papel….

Marcelo López.- Empiezo con un ejemplo. A principios de 2021 había una tipología de papel muy usado en edición que pagábamos a 895€ tonelada, la última fabricación que nos ha llegado (nos cierran el precio cuando está el camión de camino) estaba a 1640€ tonelada…eso es un 83,94% más.

Otro dato: estamos pagando en los talleres casi 7000€ más de energía eléctrica mensual que hace justo un año.

La inflación ha subido un 10% interanual, esto va a repercutir evidentemente en los salarios.

Evidentemente el efecto inmediato es una subida de precios en los productos que fabricamos que ya estamos aplicando desde el último cuatrimestre del año 2021, desde nuestro programa y de manera automática se deben actualizar los precios de las materias primas, así como recursos humanos y evidentemente la energía. No se puede caer en el error de trabajar a contramargen porque significa la caída de un negocio con la desgracia laboral que conlleva, porque estas actividades deben de ser los vehículos que nos permitan vivir dignamente a los profesionales que nos dedicamos a ello.

 

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider