Quantcast
EL PERIÓDICO
Edición: ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
Apóyanos ⮕

El precio del gas “estrangula” al azulejo, que teme caídas dramáticas en 2022


  • Escrito por Rosabel Tavera
  • Publicado en Capital

Los altos costes energéticos que sufre el sector del azulejo, sobre todo del gas, "estrangulan" ya las cuentas de resultados de sus empresas y no solo hacen temer un 2022 con caídas "dramáticas" de la rentabilidad, sino que hace que algunas se planteen ya paradas de producción en los próximos meses.

El sector de azulejos y pavimentos cerámicos empleaba en España en 2019 a más de 60.000 personas de las que casi 43.000 estaban en la Comunidad Valenciana -concretamente en Castellón, donde se ubica la sede de la patronal azulejera, ASCER-, y su impacto sobre la economía española ascendió a más de 3.800 millones de euros, lo que equivale al 2,7 % del PIB industrial de España y a la mitad de la aportación directa del sector de la construcción de la Comunitat.

Estas cifras revelan el peso de un sector que, según señala a EFE el secretario general de la patronal, Alberto Echeverría, se siente perjudicado respecto a otros a la hora de compensar esos altos precios energéticos y evitar así su repercusión directa tanto en las plantillas de las empresas como en el precio final de sus productos.

UN HORIZONTE NADA HALAGÜEÑO

Echevarría recuerda que para un sector que "debe cocer cerámica", los costes del gas suponen "un problema muy grave" que se cifra ya en 700 millones de euros en sobrecostes en una industria que factura en torno a los 3.800 millones de euros.

La situación, además, empeorará en los próximos meses porque se ha llegado al invierno "ya con los precios muy altos" y tradicionalmente estos "se disparan en los periodos más fríos". "Estamos asustados por lo que puede venir a partir de diciembre", apostilla.

Todas las empresas advierten de que llevan una temporada produciendo a pérdidas, y es una situación que "se puede mantener durante un tiempo si comercialmente es interesante, pero no se puede mantener indefinidamente"; y el problema, ha agregado el secretario general, "es que no sabemos cuándo bajarán los precios del gas".

"Afortunadamente", según sostiene, "hay demanda para seguir produciendo" pero "las empresas tendrán que ver si les interesa más producir, vender y perder o no producir, no perder, pero tampoco ganar".

Estos altos costes "deberían repercutir" en el precio final, pero "lo complicado es que lo acepten los clientes", porque "cada empresa tiene su estructura de costes y su política comercial y valora cómo trasladar esos costes al mercado".

LAS DESVENTAJAS COMPETITIVAS DEL SECTOR ESPAÑOL

Hay mercados fuera de España, agrega Echevarría, "que no sufren estos incrementos de costes y trasladar a sus distribuidores saudíes o estadounidenses que van a subir los precios por las subidas en el gas y el CO2, cuando ellos no tienen esa subida, es muy difícil de argumentar".

Esto sitúa al sector azulejero español en una desventaja competitiva y una "auténtica amenaza de quedarte fuera del mercado" porque en Estados Unidos o Arabia Saudí pueden acudir a los propios productores locales o de países circundantes ante una escalada de precios.

En cuanto a la posibilidad de que las empresas se vean abocadas a parar la producción, Echevarría señala que "no será una parada masiva", pero avisa: "Iremos viendo paradas de diferentes tipos en función de cada empresa". Así, agrega, "habrá quien lo intente manejar soportando los costes laborales, por no incurrir en ERTE, y habrá las que prefieran parar más tiempo o paulatinamente reduciendo producción de hornos, por ejemplo".

Es evidente, según Echevarría, que "la producción caerá en los próximos meses" porque hasta ahora las empresas han mantenido unas condiciones comerciales con sus suministradores de gas "relativamente asequibles".

Sin embargo, ahora llega el momento de renegociar los contratos de suministro que están venciendo y la componente fija de los mismos "se va a poner al precio de mercado, o más alto, y nadie va a aguantar eso".

Así, desde ASCER se vaticina un 2022 como "muy crudo" porque "los costes serán demasiado altos para sacar rentabilidad a las producciones".

EL BALANCE TRAS LA PANDEMIA

Sobre las cifras de resultados de 2021, Echeverría indica que en 2020, pese a la pandemia, se consiguió crecer dos puntos en facturación (un 5 % menos de lo previsto) y este año "las previsiones eran excelentes durante el primer semestre, con mucha demanda, pero desde finales del primer semestre, verano y otoño la situación ha sido un drama de costes".

Con todo, se espera que la facturación al cierre del año sea mucho mayor que la de 2020 y la de 2019, pero en 2022, "analizando las rentabilidades, vamos a tener una caída dramática", augura.

La patronal reclama medidas urgentes desde hace años para paliar esta escalada de costes pero consideran que los gobiernos españoles "en general son poco sensibles a la industria y muy sensibles al turismo, la restauración y el ocio".

España no es un país industrial, recuerda Echevarría, quien compara la situación con el clúster cerámico italiano, un país donde su primer ministro, Mario Draghi, "está muy relacionado con las políticas europeas y muy cercano a la industria cerámica del país", y "lo mismo ocurre en Alemania o Polonia, que reciben compensaciones y no les tiembla la mano para quemar carbón cuando es necesario".

En España, "a pesar de tener las herramientas", no se han tomado medidas como las que propone el sector y que pasan por reducir el IVA de la energía del 21 al 10 %, reducir o eliminar temporalmente el impuesto de hidrocarburo, flexibilizar la QD (término fijo en las facturas) o por ejemplo parar temporalmente los cargos o avanzar en la consolidación de un estatuto de consumidores de gas intensivos.

"Parece que los consumidores de gas seamos de segunda", lamenta Echevarría, quien añade: "Se han aprobado medidas para los consumidores intensivos de electricidad" pero desde hace un mes "no hemos oído nada más" desde el Ministerio y el precio del gas "sigue subiendo y está dañando muchísimo nuestros resultados".

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider