HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Emilio Alonso Sarmiento

Nacido en 1942 en Palma. Licenciado en Historia. Aficionado a la Filosofía y a la Física cuántica. Político, socialista y montañero.

Nostalgia del absoluto. I

(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Hace ya días, un internauta respondió a un post de un amigo en facebook escribiendo: “Dios es lo Absoluto” o algo así. Pensé por unos segundos responder con la anécdota, ya citada algunas veces, que cuenta Norberto Bobbio, de lo sucedido en el metro de Nueva York: Alguien escribió en una de sus paredes: “Dios es la respuesta”. Y al día siguiente apareció, también escrito y a modo de contestación: ¿Cuál era la pregunta? Igualmente, no hace mucho, con motivo de haber subido a mi Blog, la gran controversia sobre el marxismo entre Kautsky y Bernstein, recibí dos correos particulares (uno sin firma) atacándome duramente, por no haber defendido en mi texto, la interpretación más ortodoxa del marxismo. Ambos correos, me pareció, despedían un tufillo casi religioso, y una especie de nostalgia, por un pensamiento de lo absoluto al que continuar agarrándose. Y finalmente, hace ya unas semanas, leí los comentarios de John Carlin en El País sobre el libro “Animales de partido”, del antiguo comunista, hoy columnista del Times en Londres, David Aaronovitch.

Mecánica cuántica. Los Cuantos. IX

(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

La entropía, según lo que acabaría siendo conocido como “principio de Boltzmann”, es una medida de la probabilidad de encontrar un sistema, en un determinado estado. Un mazo de cartas bien barajadas, por ejemplo, es un sistema desordenado de alta entropía. Pero una baraja nueva, en la que las cartas de hallan divididas en palos y, ordenadas partiendo del as, es un sistema muy ordenado y de baja entropía. Pero siempre es posible, que un sistema pase de un estado desordenado, a otro más ordenado, del mismo modo que un mazo de cartas barajado, también puede, si vuelve a barajarse, acabar ordenado. Pero la probabilidad, no obstante, de que tal cosa ocurra, es tan astronómicamente baja, que su ocurrencia requeriría un tiempo. Muchas veces superior, a la edad del universo.

Presidentes de los EE.UU.

(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Los EE.UU. han tenido, desde su constitución, Presidentes mejores y peores. Entre los mejores, al decir de muchos historiadores, se hallan el fundador de la nación George Washington y cinco más: el segundo John Adams, Abraham Lincoln, y los dos que libraron a Europa, de las ambiciones desproporcionadas de Alemania, en la Primera Gurra Mundial Woodrow Wilson, y en la Segunda Franklin D. Roosvelt.

La Constitución de los EE.UU. III

(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

En la Constitución, al poder ejecutivo se le daban enormes poderes. El Presidente era el jefe de las Fuerzas Armadas, tenía derecho de veto, podía firmar tratados internacionales, con el consentimiento de los 2/3 del Senado, podía nombrar diplomáticos y jueces del Tribunal Supremo – aunque estos tenían que ser ratificados por el Senado y ejercían de forma vitalicia – y tenía su propia Administración. El Presidente era elegido cada cuatro años, con poder de reelección, mediante el procedimiento – un tanto elitista e indirecto – del Colegio Electoral, formado por un número de electores, igual al número de representantes y senadores de cada Estado. Las Legislaturas de los Estados, decidirían si estos electores serían designados directamente por ellas, o elegidos por el voto popular, procedimiento, este último, que adoptarían con rapidez la mayoría de las Legislaturas.

La Constitución de los EE.UU. II

(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

El 21 de febrero de 1787, el Congreso continental apoyó la celebración de la Convención Constitucional de Filadelfia, siempre que ésta se limitara a la revisión de los Artículos de la Confederación. Sin embargo, el trabajo preparatorio que James Madison realizó durante el invierno y la primavera – comparando las distintas formas de gobierno y analizando los vicios del sistema político norteamericano – era más bien un cambio radical respecto a 1776, para establecer un gobierno nacional, basado en la división de poderes, que eliminara “la tiranía de las Asambleas”.

La Constitución de los EE.UU. I

(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Aunque ya antes de la Declaración de Independencia, se había constituido un Comité para elaborar un borrador de Constitución nacional – el Informe Dickinson, que proponía asignar al Congreso las funciones de gobierno central – hasta noviembre de 1777, el Congreso no aprobó los artículos de la Confederación, que tardarían cuatro años más en ser ratificados por los Estados.

Economía de pensamiento. II

(Tiempo de lectura: 1 - 2 minutos)

A los interrogantes plantados en el anterior escrito, probablemente Ernst Mach respondería diciendo que “la frase ‘existe realmente la pelota’, no contiene más que la afirmación de unas impresiones sensoriales, fácilmente reducibles”, pero ahí Mach se equivoca.

La relatividad y las “meninas”

(Tiempo de lectura: 1 - 2 minutos)

Solemos entender que arte y ciencia, son dos conceptos opuestos, pero eso se debe únicamente, a la penosa incapacidad de nuestro sistema educativo y académico, para romper fronteras y estimular proyectos interdisciplinares.

Mecánica cuántica. Los Cuantos. VIII

(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Durante las semanas siguientes que, según Max Planck, fueron “las más agotadoras de mi vida, la niebla se disipó y, ante mí, se desplegó un paisaje completamente inesperado”.

Oler lo fundamental

(Tiempo de lectura: 1 minuto)

Hoy va de un gran científico, pero también se podría aplicar a algunos políticos.

La realidad es el único dictador

(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Nos recordaba Javier Sampedro, que si el planteamiento “nudo y desenlace”, es el tema de la narración clásica, “análisis y síntesis”, es el del pensamiento científico. Como sabemos, fue el mismismo Newton quien primero formulo esa receta, aunque lo hizo inspirándose en algunos, de los que hoy llamaríamos “radicales antisistema”, de la generación anterior, como Copérnico, Galileo y Kepler.

Elogio de la ociosidad

(Tiempo de lectura: 1 - 2 minutos)

Mi estimado y admirable Bertrand Russell, publicó en su día un espléndido tratado sobre la ociosidad. Y no hace mucho, releyendo “La invención de una nación” del gran escritor estadounidense Gore Vidal, me topé con un bonito diálogo, en el que también se hace referencia, a la importancia de disponer de tiempo para pensar y reflexionar. Algo de lo que disfruto a tope desde que me jubilé.

Economía de pensamiento. I

(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Werner Heisenberg necesita refuerzos y, decide acudir a un viejo aliado de Einstein: el filósofo Ernst Mach. “Al parecer, la idea de que una teoría no es en realidad, más que el resumen de las observaciones, bajo el principio de la economía del pensamiento, la formuló el físico y filósofo Mach. Y he oído, una y otra vez, que Einstein usó la idea de Mach de forma decisiva, para la teoría de la relatividad.

“Capacidad de soportar la incertidumbre”

(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

De mi estimado Ortega, aprendí lo de la perspectiva y el perspectivismo. Se dice que todo es cuestión de perspectiva y que, por eso, es mejor no perderla en momento alguno. Por ejemplo: hay un mundo fuera de Madrid. Lo demuestra el hecho – decía Mariám Martínez-Bascuñán – de que lo más relevantes que pasó, durante las elecciones en Madrid fue, por supuesto, el bombazo del apoyo de EE.UU. a la liberación temporal, de las vacunas contra el coronavirus.

Publio y “el federalista”

(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

El 17 de septiembre de 1787, la Constitución (de los EE.UU.) fue enviada los trece estados, para que la ratificasen. En Nueva York se celebró una convención especial en Poughkeepsie. Alexander Hamilton asistió para garantizar su ratificación, a pesar de la facción republicana, encabezada por el poderoso gobernador del estado, George Clinton. Como era muy propio de él, Hamilton se lanzó enseguida al ataque. Pero George Washington le disuadió. Necesitaban al poderoso Clinton para su república.

La opinión y la educación

(Tiempo de lectura: 1 minuto)

Nos recordaba David Hume, una profunda verdad, en el cuarto de sus “Ensayos”, titulado “Sobre los primeros principios de gobierno”: “La fuerza pertenece al final a los gobernados”. Recordemos que Hume escribió sus “Ensayos” entre 1741 y 1742. Mucho antes de las revoluciones americana y francesa, que con el tiempo darían luz, a lo que hoy entendemos por democracia.

Mecánica cuántica. Los Cuantos. VII

(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Max Planck vivió durante casi 50 años em una gran mansión. Con un jardín inmenso, entre las elegantes villas de abogados y otros profesores, en la zona residencial de Grunewald, ubicada al oeste de Berlín. El domingo 7 de octubre, Heinrich Rubens y su esposa había sido invitados a almorzar. Rubens le explicó que sus últimas medidas, no albergaban la menor duda: la ley de Wien no se cumplía, en las longitudes de ondas más largas, ni en las temperaturas más elevadas. Los datos de ese experimento demostraban, según descubrió entonces Planck que, en tales longitudes de onda, la intensidad de la radiación del cuerpo negro, era proporcional a la temperatura.

El Nuevo Mundo y los “Don”

(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Como es de sobra sabido, el descubridor oficial del llamado Nuevo Mundo, fue el genovés Cristóbal Colón. Puesto que actuaba en nombre de España, las Américas fueron, en principio, un asunto primordialmente español. Pero cuando España conquistó reinos antiguos y ricos, como el azteca y el maya, e inundo Europa de oro y plata americanos, quedó establecida en el continente, la base financiera de lo que habría de llamarse el Renacimiento, el resurgir de de la civilización grecorromana.

La política es conversación

(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Nos recuerda la gran politóloga Cristina Monge, que la comunicación es consustancial a la política. Que no es posible entender la política sin comunicación. Y que en toda comunicación subyace un anhelo político, es decir, una pretensión de seducir, de convencer, de atraer al otro hacía las posiciones propias.

Hannah Arendt y el perdón

(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Los españoles deberíamos saber bien, por las enseñanzas de nuestra convulsa historia, que hay veces en las que los desencuentros graves, la quiebra de la convivencia y las incomprensiones mutuas, dificultan mucho la continuidad de nuestra vida en común. Y lo que se nos plantea siempre en esos casos, es como dar con alguna fórmula, para conseguir la reversibilidad, de los actos que la provocaron. Sin un acto que tenga la capacidad, de romper con los agravios pasados, estos seguirán pesando como una losa, sobre cualquier entendimiento recíproco. La clave política para salir de ese atolladero, deberíamos recordarlo, ha sido tradicionalmente, el recurso a las medidas de gracia, la amnistía, los indultos.

Principio de correspondencia

(Tiempo de lectura: 1 - 2 minutos)

En la coyuntura tal difícil y violenta que atravesaba Alemania en la década de 1920, Einstein, al menos tuvo la oportunidad, de leer la obre de Niel Bohr, que lo dejó maravillado: “Es una verdadera muestra de musicalidad en el campo del pensamiento”.

Mecánica cuántica. Los Cuantos. VI

(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Mientras Wilhelm Wien y Otto Lummer, desarrollaban durante el día, su nievo cuerpo negro, por las tardes Wien buscaba la ecuación de Kirchhoff, para la distribución de la radiación del cuerpo negro. En 1896, Wien estableció una fórmula que Friedrich Paschen, de la Universidad de Hanover, no tardó en confirmar, que coincidía con los datos que había recogido, sobre la distribución de la energía, entre las longitudes de onda corta, de la radiación del cuerpo negro.

Creer lo que ven los ojos

(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Algunos recordamos como tras los episodios del 11M y la conexión con ETA, que los del PP insistieron en mantener contra toda evidencia, Rafael del Águila (catedrático y politólogo ya fallecido) escribió: “Hubo un tiempo en que la fe, consistió en creer lo que no podíamos ver; pero nuevas derivas en las mentiras políticas, nos inclinan a pensar que, hoy en día, la fe consiste en ver algo e igualmente no creerlo”. Luego, como bien sabemos, vendrían las realidades alternativas, como cuando los votantes de Trump, con las fotografías delante de sus narices, negaban que la investidura de Obama, hubiese sido más concurrida que la de “su presidente”.

Libertad de pensamiento

(Tiempo de lectura: 1 minuto)

El senador republicano por Ohio, Robert A. Taft escribió en su día: “El liberalismo implica particularmente, libertad de pensamiento, libertad frente a dogmas ortodoxos, el derecho de los demás a pensar de forma distinta a la nuestra. Implica una mente libre, abierta a ideas nuevas, y dispuesta a prestar atenta consideración, a las ideas de los otros.