LA ZURDA

El presidente Ñasingbé gana las elecciones en Togo y sus rivales denuncian un fraude

Lomé (Togo), 23/02 / 2020.- Los simpatizantes del presidente Faure Gnassingbe de Togo celebran en las calles de Lomé después de ganar las elecciones presidenciales en Lome, Togo, el 24 de febrero de 2020. El actual presidente, Faure Gnassingbe, reclamó un cuarto mandato en el poder extendiendo su mandato. gobierno familiar de más de 50 años de la nación de África occidental. Togo es uno de los países más pobres de África con el 70 por ciento de la población rural que vive por debajo del umbral de pobreza global. (Elecciones) EFE / EPA / NOEL TADEGNON Lomé (Togo), 23/02 / 2020.- Los simpatizantes del presidente Faure Gnassingbe de Togo celebran en las calles de Lomé después de ganar las elecciones presidenciales en Lome, Togo, el 24 de febrero de 2020. El actual presidente, Faure Gnassingbe, reclamó un cuarto mandato en el poder extendiendo su mandato. gobierno familiar de más de 50 años de la nación de África occidental. Togo es uno de los países más pobres de África con el 70 por ciento de la población rural que vive por debajo del umbral de pobreza global. (Elecciones) EFE / EPA / NOEL TADEGNON

El actual presidente de Togo, Faure Ñasingbé, cuya familia lleva gobernando el país desde 1967, se proclamó vencedor de las elecciones presidenciales celebradas el pasado sábado con un 72,3 % de los votos, unos resultados que la oposición tacha de fraudulentos.

Según los datos anunciados de madrugada por la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI), que aún deben ser validados por el Tribunal Constitucional, su rival más cercano, el ex primer ministro Agbéyomé Kodjo, se quedó en un 18,3 % del apoyo.

Más lejos aún terminó el otro gran líder opositor de la carrera, Jean-Pierre Fabre, con solo un 4,3 % de los votos. "Gracias por la confianza renovada. ¡Vamos!", agradeció Ñasingbé, líder de la Unión por la República (UNIR), en su cuenta de Twitter tras el anuncio.

Ñasingbé, de 53 años, accede así a un cuarto mandato de 5 años y consolida el poder de su familia, que lleva gobernando este pequeño país de casi 8 millones de habitantes desde 1967. Varios aspirantes opositores, sin embargo, han denunciado fraude electoral, entre ellos Agbéyomé Kodjo, quien incluso se ha autoproclamado públicamente ganador de los comicios.

En una declaración a la prensa, Kodjo explicó que los datos que manejan ellos apuntan a un triunfo suyo con cerca del 60 % de los votos y que, por tanto, como "presidente elegido democráticamente", invitaba a Ñasingbé a realizar una transferencia pacífica del poder.

El actual presidente sucedió en el poder a su padre, Ñasingbé Eyadéma, quien gobernó el país desde un golpe de Estado cometido en 1967 hasta su fallecimiento en 2005. Unas elecciones ese mismo 2005 -convocadas en medio de fuertes protestas populares por la sucesión directa y con una gran presión internacional- refrendaron el poder del hijo, con un 60,15 % de apoyo, aunque no sin denuncias opositoras de fraude.

Ñasingbé sería después reelegido en 2010 y 2015, aunque los comicios tampoco estuvieron exentos de acusaciones similares.

De hecho, en las últimas presidenciales, Jean-Pierre Fabre denunció "fraude masivo" y se produjeron disturbios con medio millar de muertos y miles de desplazados a los países vecinos.

El año pasado, pese a las quejas opositoras y a las manifestaciones multitudinarias en las calles, el Parlamento togolés aprobó una reforma constitucional que limitaba a dos mandatos de cinco años el tiempo máximo que un presidente podía permanecer en la jefatura del Estado.

Pero ese cambio no se aplicaba de forma retroactiva, con lo que a Ñasingbé le quedaba el camino abierto para poder, hipotéticamente, continuar en el poder hasta 2030. Según datos del Banco Mundial, esta pequeña nación del África Occidental, que se independizó de Francia en 1960, vio declinar la pobreza un 6 % entre 2006 y 2015.

Durante el último mandato de Ñasingbé, sin embargo, la inestabilidad política perjudicó la economía y sólo en 2018 el crecimiento recuperó el ritmo y marcó un 4,9 %. Esos resultados se han visto, no obstante, lastrados por la alta inflación.

En ese contexto, la pobreza sigue muy extendida en Togo, especialmente en las áreas rurales, y casi la mitad de la población vive con menos de dos dólares al día. EFE.