ÚNETE

Modi pide perdón por restricciones mientras miles de migrantes huyen de Delhi

El primer ministro de la India, Narendra Modi, pidió este domingo perdón a la nación por las medidas restrictivas que, aseguró, son "absolutamente necesarias" para frenar el avance del coronavirus, mientras miles de migrantes internos tratan de huir de la capital a sus estados por la falta de trabajo.

"Permítanme buscar el perdón de todos los compatriotas (...) ya que tuve que tomar ciertas decisiones que os han puesto en muchas dificultades, especialmente a mis hermanos y hermanas pobres. Siento que deben estar pensando: ¿qué tipo de primer ministro es este que nos ha colocado en estas dificultades?", dijo Modi en su programa de radio mensual "Maan ki baat".

"Seguramente, -continuó- muchos estarán enfadados conmigo por estar encerrados en sus casas, pero no había otra forma de librar una guerra contra el coronavirus para un país como la India, con una población de 1.300 millones".

"Es una batalla a vida o muerte y tenemos que ganarla, por eso, las medidas tan fuertes eran absolutamente necesarias", se excusó, en referencia al confinamiento completo de todo el país durante tres semanas que comenzó el pasado miércoles.

MILES DE TRABAJADORES TRATAN DE SALIR DE DELHI

La palabras del mandatario llegan tras varios días en los que miles de migrantes tratan de salir de Nueva Delhi, y otras grandes ciudades, en dirección a los estados de los que son oriundos, ante la falta de trabajo derivada del parón de la actividad económica.

Las televisiones locales mostraron este sábado imágenes de concentraciones de miles de personas en las estaciones de autobús de la capital ya que, pese a que todos los transportes interurbanos permanecen suspendidos, el Gobierno del estado vecino de Uttar Pradesh anunció el flete de un millar de autobuses para devolver a los migrantes del área metropolitana de Delhi a sus lugares de origen.

A su regreso serán puestos en cuarentena, apuntó el Gobierno regional. Por su parte, el jefe del Gobierno de Delhi, Arvind Kejrival, que el sábado también fletó un centenar de autobuses para transportar a aquellos migrantes que huían a pie por las carreteras, instó al resto a quedarse en la capital ya que su departamento les proveerá de alimentos y refugio. "Hago un llamamiento a todos para que se queden donde están.

Hemos hecho arreglos para su estadía y alimentación. Por favor, quédate en casa. No vuelvas a tu pueblo, de lo contrario, el objetivo del confinamiento fallará", dijo Kejrival en una rueda de prensa.

En el mismo sentido se pronunció este domingo el Gobierno del estado occidental de Maharashtra, que alberga el centro financiero del país en Bombay, y pidió en un comunicado a los trabajadores que no dejen el estado y les aseguró que las autoridades garantizarán su manutención.

Sin mencionar directamente esa situación, Modi afirmó que aquellos que no están respetando el confinamiento "todavía no han comprendido la gravedad de la situación". "Para esas personas, mi único llamamiento es que será difícil que se salven del coronavirus si continúan ignorando el confinamiento", advirtió.

RESPETO A LOS INFECTADOS

"He sabido de algunos incidentes en los que algunas personas se comportan mal con aquellos que están en cuarentena domiciliaria o los que se someten a las pruebas del Covid-19", relató Modi. "Tales personas no son delincuentes, son solo posibles afectados o infectados (...) comportarse mal con ellas no está justificado", criticó.

Hasta este domingo, la India ha registrado 867 casos positivos de Covid-19 y 25 fallecimientos relacionados con la enfermedad, según los últimos datos del Ministerio de Salud.

"Nos encontraremos para 'Mann ki baat' una vez más el mes que viene y para entonces ya habremos ganado esta guerra", auguró el primer ministro al final de su alocución radiada. EFE.