ÚNETE

Muere a los 98 años Manolis Glezos, símbolo de la resistencia griega

EPA/BODO MARKS/Archivo EPA/BODO MARKS/Archivo

Manolis Glezos, símbolo de la resistencia contra los nazis por retirar la bandera de las fuerzas de ocupación de la Acrópolis tan sólo un mes después de la entrada del Ejército alemán en la capital griega, falleció este lunes en Atenas a los 98 años por una insuficiencia cardíaca.

Glezos, que padecía de problemas cardíacos crónicos, estaba hospitalizado desde el 17 de marzo en un hospital ateniense.

El fallecimiento de este hombre, que marcó la historia contemporánea griega, ha entristecido a todo el espectro político.

"La humanidad ha perdido al primer hombre que resistió frente a los nazis. Todos en la izquierda nos sentimos huérfanos hoy, pero también afortunados de haberlo conocido", destacó el líder del partido izquierdista Syriza, Alexis Tsipras.

La presidenta de la República, Ekaterini Sakelaropulu, calificó a Glezos de "hombre valiente, símbolo de la resistencia contra los nazis, un militante por la justicia social incansable".

"Manolis Glezos, a quien tuve la suerte de conocer y ser recibido en su hogar, fue una personalidad muy importante de la resistencia nacional contra la ocupación nazi. Su actitud nos ha inspirado a todos, más allá de ideologías y partidos", destacó el ministro de Exteriores, Nikos Dendias.

El exministro de Finanzas y líder de MeRA25, Yanis Varufakis, hizo hincapié en que durante su vida Glezos inspiró a los revolucionarios de su tiempo y que a partir de ahora inspirará a las generaciones futuras.

La militancia izquierdista durante toda su vida costó a Glezos varios años de cárcel tras la guerra civil griega y hasta la caída de la Dictadura de los Coroneles.

Con el regreso de la democracia, Glezos fue elegido varias veces diputado por el partido socialista Pasok y, más recientemente, Syriza, del que se distanció tras la firma del tercer programa de rescate internacional, en verano de 2015.

Además, fue protagonista en la lucha para que Alemania pague reparaciones a Grecia por la destrucción del país durante la ocupación nazi.

"Sigo vivo para que haya justicia para los que perecieron", solía comentar sobre su longevidad.

A pesar de su ideología, Glezos quería un entierro religioso, ya que era cristiano ortodoxo.

Sin embargo, a causa de la cuarentena causada por la epidemia de coronavirus, los honores funerarios no podrán ser los que se hubieran otorgado a una figura tan importante para Grecia. EFE.