ÚNETE

Suecia: el único país que no se queda en casa por COVID-19

En Suecia han decidido probar una estrategia “diferente” al resto de países ante la pandemia de COVID-19. Allí siguen abiertos colegios, guarderías, restaurantes, comercios, y a los únicos que no permiten salir de casa es a los mayores de 70 años.

Tienen más de 4.000 positivos, han fallecido ya 180 personas. Pero su objetivo es que el número de casos graves se estabilice, y después, observar cómo desciende la curva, gracias a las decisiones voluntarias de la población.

¿Qué significa esto? En un país con 10,2 millones de habitantes, han decidido hacer las cosas “a su manera”. Y esto significa que los suecos confían en sí mismos: su población tiene un 20% de mayores de 65 años y unas 5,8 camas de UCI por cada 100.000 habitantes (España tiene 10 y alemania tiene 29).

En Suecia son las personas las que deciden si se ponen o no en cuarentena. El gobierno no ha determinado medidas para confinar territorios. Eso sí, para los mayores de 70 se han establecido medidas rígidas. Por ejemplo: a partir de hoy, no se les puede visitar en las residencias de mayores.

En los restaurantes y bares no se puede ir a la barra a pedir, para evitar encontrarte con gente. Tiene que ir el camarero a servirte en la mesa. Consideran allí los expertos que aplicar medidas duras podría tener efectos muy negativos en la economía, y que prefieren plantearlo así. Es Anders Tegnell el epidemiólogo del Estado que está recomendando estas medidas, no sin discusiones.

A pesar de que haya científicos que estén reclamando al gobierno que actúe con mayor contundencia, la mayoría de la sociedad sueca, un 52% dice confiar en las decisiones que está tomando su Gobierno.