Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

EE.UU. suma 4,66 millones de contagios y más de 154.800 muertes por pandemia

Dos mujeres fueron registradas este domingo con tapabocas al pasear por Miami Beach (Florida, EEUU.). EFE/Giorgio Viera Dos mujeres fueron registradas este domingo con tapabocas al pasear por Miami Beach (Florida, EEUU.). EFE/Giorgio Viera

Estados Unidos contabilizó este domingo 4.662.860 casos confirmados de COVID-19 y 154.834 fallecidos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins. Este balance, a las 20.00 hora local (00.00 GMT del lunes), supone 51.343 contagios más que el sábado y 515 nuevas muertes.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 32.710, más que los contabilizados en Francia o España.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23.541 personas. Al estado de Nueva York le siguen en número de fallecidos los de Nueva Jersey con 15.836, California con 9.396 y Massachusetts con 8.638.

Otros estados con un gran número de muertos son Illinois con 7.714, Pensilvania con 7.223, Florida con 7.084, Texas con 6.865, o Michigan, con 6.457 (sin variación respecto de la jornada anterior).

En cuanto a contagios, California suma 511.869, le sigue Florida con 487.132, tercero es Texas con 447.222, y Nueva York cuarto con 416.298. El balance provisional de fallecidos -154.834- ha superado ya con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y los 60.000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre Estados Unidos habrá superado los 230.000 fallecidos.

EE.UU., en "una nueva fase" de la pandemia con contagios en áreas urbanas y rurales 

Estados Unidos afronta una "nueva fase" de la pandemia, que se ha extendido tanto a zonas urbanas como rurales, y ha llevado a las autoridades a recomendar que se redoblen las medidas de precaución.

La advertencia la hizo la coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra la COVID-19, Deborah Birx, quien admitió que lo que están viendo en el país "hoy es diferente de marzo y abril".

"Esta epidemia ahora mismo es diferente y es amplia, está más extendida. Y es tanto rural como urbana", declaró la experta al programa "State of the Union", de la cadena CNN.

Después de que estados como Nueva York y Nueva Jersey, ubicados en la costa este, fueran azotados por la pandemia en los meses posteriores a la llegada de la enfermedad al país, los casos se han trasladado a zonas como California, Florida y Texas.

A USAR MÁSCARAS

Este domingo, Estados Unidos sumaba 4,65 millones de casos del coronavirus SARS-CoV-2, que ha causado 154.779 muertes en el país. Birx puntualizó que el virus, del que Estados Unidos reportó el primer contagio en enero pasado, "está extraordinariamente extendido".

De allí que pidió seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, al puntualizar que quienes viven en zonas rurales no son "inmunes" ni están "protegidos contra el virus".

"No importa dónde vivas en Estados Unidos, tienes que usar una máscara", afirmó. "Si tiene un brote en su área rural o en su ciudad -complementó-, debe considerar usar una máscara en casa, asumiendo que es positivo, si tiene personas en su hogar con comorbilidades".

También la experta se inclinó por la educación a distancia, en los lugares donde "hay una gran cantidad de casos y una propagación activa". "Al igual que pedimos a la gente que no vaya a bares, que no celebre fiestas en el hogar, que no cree eventos de gran difusión, pedimos a la gente que aprenda a distancia en este momento para poder controlar esta epidemia", sostuvo.

CONTAGIOS EN FLORIDA EMPIEZAN A CEDER

Este domingo, Florida contabilizaba 7.104 casos nuevos de la COVID-19 y 62 fallecimientos por la enfermedad en las últimas 24 horas.

Esto representa un total de 487.132 personas contagiadas y 7.084 fallecidas en ese estado.

Hace justamente una semana se reportaban 9.344 nuevos casos en 24 horas en el "estado del sol", que cuenta con 21 millones de habitantes.

California, cuya población bordea los 40 millones de habitantes, es el estado con más contagios en el país (508.447), seguido por Texas (444.738), lo que ha obligado a sus autoridades a pausar los planes de reapertura.

Nueva York se mantiene como el más golpeado, ya que acumula 32.710 fallecidos por la enfermedad, de la que suma 416.298 positivos.

UN "LARGO CAMINO"

Y mientras la pandemia avanza, sus efectos continúan afectando a millones de estadounidenses que han perdido el empleo debido al confinamiento y a la lenta reactivación de las actividades no esenciales.

Como un paliativo a la situación, líderes demócratas y representantes del presidente de EE.UU., Donald Trump, negocian un nuevo paquete de ayuda, aunque de momento no vislumbran un acuerdo.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, anticipó este domingo que tienen por delante un "largo camino por recorrer". "No soy optimista de que habrá una solución a muy corto plazo", afirmó el funcionario en el programa "Face the Nation", de la cadena CBS News.

Las conversaciones en las que participan la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, así como el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y Meadows han cobrado especial interés después de que el viernes venciera la vigencia de la ayuda al desempleo incluida en el plan de rescate fiscal de finales de marzo.

El Departamento de Trabajo estima que más de 17 millones de estadounidenses reciben asistencia por desempleo en medio de la debacle económica provocada por la pandemia, que disparó la tasa de desocupación a 11,1 % en junio, después de haber arrancado el año en el 3,5 %. EFE.