Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Apelan la sentencia que beneficiaba a las víctimas de la "lluvia negra" en Hiroshima

La autoridades niponas anunciaron hoy la decisión de apelar una sentencia judicial que el 29 de julio reconoció como supervivientes de la bomba atómica a las víctimas de la "lluvia negra" radiactiva que cayó tras el ataque de Hiroshima.  /DAI KUROKAWA La autoridades niponas anunciaron hoy la decisión de apelar una sentencia judicial que el 29 de julio reconoció como supervivientes de la bomba atómica a las víctimas de la "lluvia negra" radiactiva que cayó tras el ataque de Hiroshima. /DAI KUROKAWA

La autoridades niponas anunciaron hoy la decisión de apelar una sentencia judicial que el 29 de julio reconoció como supervivientes de la bomba atómica a las víctimas de la "lluvia negra" radiactiva que cayó tras el ataque de Hiroshima.

Esta sentencia, de ser ratificada por la Justicia tras la apelación, permitiría a estas personas ser reconocidas como "hibakusha" o víctimas del ataque nuclear y acogerse a las ayudas estatales a raíz del bombardeo atómico que sufrió la ciudad hace 75 años.

Según declaró este miércoles a los periodistas el ministro de Salud, Katsunobu Kato, la decisión de apelar fue adoptada tanto por el Gobierno de Shinzo Abe como por las autoridades de la prefectura y de la municipalidad de de Hiroshima.

El fallo judicial fue emitido por un tribunal del distrito de Hiroshima a favor de 84 demandantes y apoyó su derecho a ser reconocidos como "hibakusha" para poder acogerse al sistema estatal que garantiza la gratuidad de gastos médicos a quienes desarrollaron enfermedades y discapacidades por la exposición a la radiación.

Sin embargo, Kato afirmó que la decisión del tribunal de primera instancia "no estaba basada en suficientes conocimientos científicos", y se mostró a favor de una revisión del área donde cayó la "lluvia negra" con la "última tecnología científica".

El alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, confirmó también la decisión de apelar, que fue adoptada por razones políticas, aunque pareció mostrarse apenado por ello. "Me siento como Sócrates cuando le dijeron que bebiera una copa con veneno.

Entiendo de qué estoy hablando", afirmó Matsui. La "lluvia negra" surgió por precipitaciones que siguieron a la detonación de la bomba nuclear que fue arrojada sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945 y que terminaron esparciendo elementos radiactivos.

Durante el juicio se cuestionaba si los demandantes podían ser reconocidos como supervivientes del bombardeo al vivir fuera de la designada como "área especial" (de unos 19 kilómetros de largo y 11 kilómetros de ancho al noroeste del hipocentro de la explosión) y si habían estado expuestos a un cierto grado de daño para su salud.

Quienes no estaban en el área en el momento del bombardeo pueden someterse a un examen médico gratuito y si desarrollan alguna de las 11 enfermedades o discapacidades vinculadas a la exposición a la radiación pueden obtener un certificado de "hikabusha" y optar, en principio, a la gratuidad de los gastos médicos.

Los demandantes, de entre 75 y 96 años, alegaron haberse visto expuestos a la "lluvia negra" y haber ingerido agua y cultivos contaminados, desarrollando enfermedades como cáncer o cataratas. Entre 2015 y 2018 solicitaron progresivamente el certificado de "hibakusha", pero les fue denegado.

Desde 2015 venían presentando una serie de demandas sucesivas, pero la sentencia anunciada el 29 de julio fue la primera que reconoció a víctimas de la "lluvia negra" como supervivientes "hibakusha". EFE.