Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Libia, un lugar poco seguro para las personas refugiadas

“Los datos muestran que Libia no es un lugar seguro al que retornar a la gente”.

Bram Flouws, Jefe del Centro de Migración Mixta.

Djokal, de 19 años, es solicitante de asilo senegalés. “Fui prisionero varias veces desde que salí de mi país. He estado encerrado en una habitación durante días, sin comida ni agua; nadie te dice por qué estás detenido. Nos detuvieron en el desierto y su intención era matarnos. Puedes morir en el desierto, puedes morir en Libia, puedes morir en el mar". Djokal fue rescatado por un barco pesquero español junto con 11 personas a finales de 2018 después de partir de Libia; luego desembarcó en España.

Las personas refugiadas dentro de Libia corren un riesgo mayor de sufrir abusos. El conflicto aún activo y la falta de orden y ley permite a los tratantes, traficantes y milicias actuar con impunidad. Ante esta situación, las autoridades libias están trabajando para frenar la actividad de estos grupos armados y han aumentado las redadas y el control sobre las redes de trata y los traficantes.

Muchas personas que intentaron cruzar por mar hacia Europa fueron interceptadas por los guardacostas libios y retornadas a las costas de Libia. Estas personas a menudo son recluidas de forma arbitraria en centros de detención oficiales, donde se enfrentan a abusos diarios y a condiciones deplorables.

En los últimos años, se han dado pasos para abordar la situación en Libia. Algunos criminales responsables de los abusos y de las muertes han sido sancionados o arrestados. Además, el número de personas mantenidas en los centros de detención ha disminuido.

ACNUR defiende que se ponga fin a la detención arbitraria de refugiados y solicitantes de asilo y ofrece su apoyo a las autoridades libias en la identificación y puesta en marcha de alternativas a la detención. ACNUR