Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Borrell: "La rivalidad geopolítica frena la vuelta de la democracia a Birmania"


El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en una imagen de archivo. El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en una imagen de archivo.

El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró este domingo que la rivalidad geopolítica entre potencias como China o Rusia dificulta la vuelta de la democracia a Birmania (Myanmar).

"Estamos llevando a cabo una sólida iniciativa diplomática en estrecha coordinación con socios de ideas afines. Sin embargo, la rivalidad geopolítica en Myanmar dificulta encontrar un terreno común, detener la violencia y garantizar el retorno a la democracia", afirma un artículo publicado en su blog.

El exministro español recalcó que incluso ante la "brutalidad" del ejército birmano contra los manifestantes que piden la restauración de la democracia, la geopolítica "divide a la comunidad internacional y obstaculiza una respuesta coordinada".

En ese sentido, recordó que Birmania tiene fronteras con China e India y que su ubicación lo convierte en un "punto estratégico" para la denominada Nueva Ruta de la Seda, un proyecto de infraestructuras impulsado por Pekín para fomentar sus relaciones económicas y comerciales con el resto de Asia, Europa y África. De hecho, Borrell precisó que Birmania ofrece acceso al océano Índico.

Además, es relevante para el corredor de India hacia el mar del Sur de China.

El jefe de la diplomacia comunitaria agregó que Japón, Corea del Sur y Singapur "también tienen fuertes intereses económicos en Myanmar", mientras que Rusia es "el segundo proveedor de armas del país, tras China".

"Por tanto, no es una sorpresa que Rusia y China estén bloqueando los intentos del Consejo de Seguridad de la ONU, por ejemplo, de imponer un embargo de armas. China está interesada en proteger sus intereses estratégicos en el país y ha calificado el golpe de 'una gran reorganización del gobierno', mientras que Rusia insiste en que es un asunto puramente interno", dijo.

Admitió que la presencia económica de los Veintisiete en Myanmar es "limitada", pero constató que se están convirtiendo en "un importante mercado de exportación de prendas".

No obstante, el alto representante consideró que la UE "puede y debe intentar desempeñar un papel activo".

"No podemos aceptar que un gobierno elegido democráticamente sea derrocado y reemplazado por un gobierno militar", aseveró.

Apuntó que Bruselas también podría "reforzar" la vía diplomática al ofrecer más vínculos económicos con Birmania si el país vuelve a la democracia.

Subrayó que el 22 de marzo la UE adoptó una primera tanda de sanciones contra once individuos responsables del golpe de Estado.

"Estamos trabajando ahora en un segundo paquete sobre personas adicionales y contra empresas propiedad de los militares. Queremos señalar a la junta que sus acciones tienen consecuencias", comentó.

En cualquier caso, señaló que el club comunitario solo sanciona a los responsables del levantamiento y sus intereses empresariales, al tiempo que "se evita un impacto negativo en la población en general".

"En paralelo, hemos estado persiguiendo una iniciativa diplomática robusta, contactando con todas las partes interesadas clave (ASEAN, China, Japón, India), en estrecha coordinación con nuestros socios de ideas afines, en particular, Estados Unidos y el Reino Unido", expuso.

Igualmente, abogó por una solución nacional, "respaldada por la región y la comunidad internacional en general".

"Esto debería comenzar con la desescalada y la liberación de los detenidos", destacó, y declaró que las sanciones en sí mismas "no son una política" y que se necesita "crear una plataforma diplomática compartida para poner en marcha un proceso de diálogo destinado a restaurar la democracia en Myanmar".

Al menos 82 personas perdieron la vida a raíz de la brutal represión ejercida por las fuerzas de seguridad de Birmania contra los manifestantes en la ciudad de Bago, informó este domingo una ONG local.

Pese a la violencia de las fuerzas de seguridad, miles de manifestantes continúan expresando en las calles su rechazo al mando castrense, que tomó el poder el 1 de febrero mediante un golpe de Estado.