HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

«No es parte de una dictadura», dice el Gobierno sobre Télam y anuncia un plan de empresa


  • Escrito por Augusto Morel
  • Publicado en Global
(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Los trabajadores de la agencia estatal de noticias Télam organizaron un ‘abrazo’ simbólico en la sede del medio, después de que el presidente argentino, Javier Milei, anunciara su cierre, una medida que podría dejar a 700 empleados en la calle.

Tras el anuncio de Milei en su discurso de apertura de sesiones ante la Asamblea Legislativa del pasado viernes, la agencia amaneció este lunes con su sitio web caído bajo la leyenda «página en reconstrucción», el ingreso a su sede vallado y con custodia policial, mientras que toda su plantilla fue notificada para no acudir al puesto de trabajo durante una semana, aunque con goce de sueldo.

Rápidamente, sus trabajadores y los sindicatos de prensa organizaron un acto que contó con la participación de los principales líderes sindicales de Argentina, entre ellos, Pablo Moyano, de la Confederación General del Trabajo (CGT) -el más grande del país-, quien anunció la posibilidad de «repensar» una huelga general -como la vivida el 24 de enero- en conjunto con todos los gremios del territorio.

“Como dijo Pablo Moyano de la CGT, el cierre de Télam acelera los tiempos para convocar a un paro general. El movimiento obrero le puso un freno al decreto, la ‘ley ómnibus’ y le pondrá un freno al cierre de la agencia nacional de noticias», afirmó el secretario general de SiPreBa, Agustín Lecchi.

A su turno, la periodista de Télam y delegada sindical de la Federación argentina de trabajadores de prensa (Fatpren), Carla Gaudensi, afirmó que el cierre de la agencia es un «show montado» por el Gobierno.

«Esta agencia tiene más de 78 años de pie y va a seguir de pie. Aquellos que quieran seguir montando un show: acá hay trabajadores que defienden la soberanía informativa, su fuente de trabajo y esta agencia pública de noticias», expresó en medio del mitin.

Según datos oficiales, la empresa cuenta con 28 corresponsalías en todo el territorio y cuatro en el extranjero, que brindan servicios informativos a periodistas, a medios privados, así como a la ciudadanía, por medio de su sitio web, además de gestionar la publicidad oficial del Estado.

Ya en 2018, el Gobierno del centroderechista Mauricio Macri (2015-2019) despidió a 357 trabajadores de la agencia, pero la resistencia de su plantilla refutó el caso cuando fue llevado ante la Justicia y se debió reincorporar a los periodistas.

El líder gremial de la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA) y diputado peronista, Hugo Yasky, hizo referencia a esta situación: «Télam intentó ser cerrada por Macri y se revertió esa decisión. Esto huele a revancha, a querer terminar con la libertad de expresión y la única agencia que estuvo siempre cuando hubo conflictos, hambre o violación a los derechos humanos».

«Como central de trabajadores nos comprometemos a bancar la lucha de Télam hasta su reincorporación. Es necesario que todas las centrales sindicales definamos las medidas de acción, que empiecen a ponerle límites al ataque contra los trabajadores», agregó Yasky.

En declaraciones a EFE, Lecchi explicó que, junto a la plantilla de Télam, llevarán adelante una acampada a las puertas del medio y montarán un servicio informativo paralelo para garantizar la información pública «porque es una obligación con la sociedad».

«Un Gobierno autoritario como el de Javier Milei no nos va a impedir seguir desarrollando nuestra profesión. Para la democracia, para el sistema informativo, es un tiro en el corazón. Nosotros no lo vamos a permitir, vamos a defender la libertad de expresión frente a un Gobierno nacional, cada vez más autoritario», dijo.

En su discurso del viernes, en el Congreso de la Nación, Milei anunció el cierre de Télam «porque ha sido utilizada en las últimas décadas como agencia de propaganda kirchnerista» y también se refirió a la «inmoralidad» que supone «gastar dinero en comprar la voluntad de periodistas», mediante la publicidad oficial en los medios de comunicación, que su Ejecutivo ha suspendido por un año.