Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Las sin sombrero: ¿Por qué España olvida a sus mujeres?


María Zambrano, en la imagen tras su regreso del exilio a España. María Zambrano, en la imagen tras su regreso del exilio a España.

Bajo la Generación de la República (renombrada más tarde por Dámaso Alonso como “del 27” durante la dictadura de Franco) vienen inmediatamente a nuestra menoría nombres como: Vicente Aleixandre, Federico García Lorca, Rafal Alberti, Manuel Altolaguirre o Pedro Salinas en el ámbito literario; Luis Buñuel en el cine, o Salvador Dalí y Manuel Ángeles Ortiz en las artes plásticas. Olvidándonos siempre de que también hubo un buen número de mujeres pintoras, escultoras, poetas, filósofas, juristas, feministas, actrices, escritoras, músicas que no pidieron permiso para ocupar el espacio público, lo tomaron por derecho.

Actualmente se las conoce con la denominación de “las Sinsombrero”, este nombre surge a raíz de una anécdota sucedida en la Puerta del Sol (Madrid) donde Maruja Mallo, Margarita Manso, Salvador Dalí y Federico García Lorca, se quitaron el sombrero, como gesto de rebeldía ante la sociedad encorsetada del momento. Este nombre sería acuñado por unos productores de cine interesados en narrar el talento de estas artistas en el año 2015.

Cuando nos referimos a este grupo de mujeres también pertenecientes a la generación del 27, estamos hablando de nombres como María Zambrano, Rosa Chacel, Josefina de la Torre, Ernestina de Charpourcín, María Blanchard, Remedios Varo, Ángeles Santos, Rosa García Ascot, Zenobia Campubrí, Concha Méndez, Carmen Conde, Marga Gil-Roësset o María Teresa León, entre otras.

Ellas no están al margen de la calidad artística, ni ahora, ni entonces, pero en aquella España la igualdad de género era algo inexistente. Por eso sus nombres fueron borrados de los libros de texto y posiblemente olvidados por un país que siempre dio y en algunos momentos sigue dando más relevancia a lo masculino. Por eso es posible que nunca hayáis escuchado sus nombres o que no os suenen ni lo más mínimo los títulos de sus obras. 

Concha Méndez (Madrid 1898 – Ciudad de México 1986)

Especialmente conocida por sus obras poéticas, también fue autora de teatro y guionista. Su estilo poético se caracterizaba por ser directo y sincero, rozando lo intimista con un carácter inusual y mucho menos en mujeres que en su época estaban sometidas a una gran represión. 

Ernestina de Champourcin (Vitoria 1905 – Madrid 1999)

Sus versos hacían referencia al  progreso social, la modernidad y el jazz, entre otros temas. Impidió que sus artículos se publicaran en la sección femenina ya que consideraba que debían estar junto al apartado de poesía donde escribían los hombres. Organizó diversas conferencias y concursos donde la mujer era la protagonista.

Josefina de la Torre (Gran Canaria, 1907 – Madrid, 2002)

Fue actriz, poeta y escritora y, con solo 13 años, comenzó a escribir en algunas revistas de poesía populares de la época. En 1940 ejerció como primera actriz del Teatro Nacional María Guerrero y, fruto de su éxito, abrió en 1946 su propia compañía teatral. En el año 2000 fue nombrada Miembro de honor de la Academia Canaria de la Lengua y en 2002 le otorgaron la Cruz de la Orden Islas Canarias.  

Margarita Gil Roësset (Madrid, 1908 – 1932)

Su creatividad se plasmó en sus poesías, ilustraciones y esculturas. Trabajó junto a su hermana en obras muy expresivas; Consuelo escribía y ella ilustraba. En 1930 dio a conocer su conjunto de esculturas ‘Adán y Eva’ en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid.

Margarita Manso (Valladolid 1908 – Madrid 1960)

La historia de esta joven estuvo marcada por ser una de las máximas exponentes de la pintura y de la literatura (gracias a sus poemas) de su generación. A pesar de que su nombre es reconocido, en cierto modo, por el poema ‘muerto de amor’ que le dedicó García Lorca, Manso tuvo un gran papel en la representación de la mujer en el arte. 

María Teresa León (Logroño 1903 – Madrid 1988)

Poeta, dramaturga, ensayista, intelectual y activista de la Generación del 27. Durante la Guerra Civil formó parte de la Junta de Incautación y Protección del Patrimonio Artístico, trasladando los fondos del Museo del Prado de Madrid y del Monasterio del Escorial. Salvaguardó hasta 64 obras, entre ellas, Las Meninas de Velazquez. 

María Zambrano (Málaga, 1904 – Madrid, 1991)

Pensadora, filósofa y ensayista reivindicó de forma activa el rol de la mujer emancipada y su desarrollo intelectual. Fue una de las pocas mujeres plenamente reconocidas por la intelectualidad española después de la dictadura, siendo la primera mujer en recibir los premios Príncipe de Asturias (1981) y Cervantes (1989), además de otras numerosas distinciones de instituciones nacionales y extranjeras. 

Maruja Mallo (Lugo, 1902 – Madrid, 1995)

Fue la máxima expresión femenina del surrealismo figurativo español; una pintora e ilustradora que, en ocasiones, aparecía vestida con atuendos de caballero. Cultivó dos etapas diferenciadas del surrealismo: una colorista (años 20) y otra sombría y apagada (años 30). 

Rosa Chacel (Valladolid, 1898 – Madrid 1994)

Comenzó a cultivarse con la escultura, pero posteriormente se sumergió en el mundo literario. Su prosa se centraba en la reflexión, la introspección y a la memoria. En 1987 recibió el Premio Nacional de las Letras.

Así pues podemos y debemos decir que fueron mujeres rompedoras, transgresoras, valientes y luchadoras que entraron sin complejos en el mundo artístico de la época, enfrentándose a las normas sociales y reivindicando un papel intelectual en un espacio tradicionalmente de hombres. Tuvieron un papel igual de importante que sus compañeros varones en la difusión de ideas, cultura y arte, aunque sus creaciones se vieron limitadas por ser mujeres.

En mi opinión ellas fueron y son “La generación de oro” en cuanto a literatura escrita por mujeres se refiere, y nuestro país tiene una gran deuda con ellas. Por ello debemos rescatar a las Sinsombrero para reconciliarnos con nuestra historia, con nuestra literatura, con nuestra cultura. Y debemos preguntarnos aún hoy ¿Por qué España olvida a sus mujeres?

Inma J. Ferrero (Madrid, 01/01/1977) Poeta, libretista, crítico literario, directora y fundadora de la revista cultural Proverso.

Ha publicado los poemarios El leve suspiro de un poema (Ed. Bubok. 2012) Égloga del pétalo dormido (Ed. Bubok 2013) Poemario Nocturno (Ed. Seleer 2013) El amanecer en este sombrío (MRV Editor Independiente 2014) Geografía Inversa (MRV Editor Independiente 2015) Óxido (MRV Editor Independiente 2016), Adagio ma non troppo (MRV Editor Independiente 2016), El acorde perturbado (Ediciones Vitruvio 2017), Azul Primero (Proverso Ediciones 2017), Allí donde las luciérnagas duermen junto al poeta Nicola Foti (Proverso Ediciones 2019). El Horizonte Purpúreo duermen junto al poeta Nicola Foti (Proverso Ediciones 2019). La quiete dell’uragano junto al poeta Nicola Foti (Proverso Ediciones 2019). Ianuarius junto al poeta Nicola Foti (Proverso Ediciones 2019). Ikigai (Proverso Ediciones 2020).

Ha ofrecido recitales en Madrid, León, Valladolid, Gijón, Salamanca, Úbeda, Baeza, Roma, Bruselas, Granada, Candás (Asturias), Guadix (Granada), Rosario (Argentina), Montesarchio (Benevento), Florencia.