Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Poesía de todos


Poesía y yo, de Raquel Lanseros y Ana Merino, la voz de Poetas en español del siglo XX (1886-1960), es una Antología con nombre de mujer. Más allá de la polémica, leer a mujeres supone para mí, siempre, un acto de hermandad. La literatura no incluye las categorías de raza ni de sexo, lo que transmite es pura vocación comunicativa de emoción y deseo.

Qué duda cabe que las mujeres hemos tenido poco tiempo, recursos e instrucción para tener una habitación propia y concentrarnos en nosotras para transmitir lo que sentimos. Las tareas de la casa, el cuidado de los mayores, de los enfermos, de los hijos y la incorporación a la vida profesional…lo que se llama la mujer perchero…los desengaños amorosos, la educación femenina, el hecho cultural y los sucesivos lastres que vamos afrontando nos paralizan, devoran y sujetan al día a día.

Recientemente he visto a una mujer joven atendiendo al teléfono de su trabajo, dando de mamar a demanda a una niña, cocinando y qué más …le queda poco tiempo, ciertamente… para volverse loca. Me contaron hace poco: Una profesional brillante se ha suicidado, no ha podido con la maternidad perfecta.

Esta Antología demuestra que las mujeres escriben bien y muy bien, y que el camino está abierto y dará muchos frutos. Atravesamos un momento de esperanza: confiamos con ganas en una ley de igualdad, que no llega; los últimos premios literarios ya no distinguen, han recaído en mujeres.

La literatura oral ha estado siempre de nuestra mano, ha sido nuestra gran reserva. Las canciones y nanas halan de ello. Las narraciones de mi abuela, extraordinarias, me acercaron a García Márquez; desde entonces presto oídos a cualquier conversación al alcance de mi atención.

Muchas son las escritoras seleccionadas con gran acierto, incluir a las escritoras que más allá de los mares lo hacen en español es ciertamente el ensanche que nos incluye. El castellano se mueve por el mundo gracias a nuestros hermanos hispanos que lo mejoran y conservan. Si recorres Argentina de Norte a Sur y llegas a Valparaíso lo comprendes perfectamente; no digamos si pasas unos días en el Hotel Caribe de Cartagena de Indias, donde Gabo escribió sus mejores páginas. Por lo tanto, hablar de literatura española es darle la mano a quienes la representan brillantemente y pertenecen a nuestra casa común.

Ochenta y dos autoras que, oscurecidas por el canon, son poco conocidas. Desde Gabriela Mistral, Alfonsina Storni, Juana de Ibarbourou, Concha Méndez, Dulce María Loynaz, Ernestina de Champourcín, Gloria Fuertes, Ida Vitale, Ana Rosetti… a… Alejandra Pizarnik, Ana María Rodas, Diana Bellesi Clara Janés, Cristina Peri Rosi, Gioconda Belli, Blanca Andreu, Ana Istarú, por citar algunas de las seleccionadas.

Alguien mide sollozando

la extensión del alba.

(Alejandra PizarniK)

Te amo y te lo grito esté donde estés

sordo como estás

a la única palabra que puede sacarte del infierno

que estás labrando como ciego destructor

de tu íntima y reprimida ternura que yo conozco

y de cuyo conocimiento

ya nunca podrás escapar.

(Gioconda Belli)

 

Como un volcán dormido de mentira

-parezco al parecer tan descansada-.

Un ocio agotador que así me enciende,

brotan de mi costado las palabras.

(Gloria Fuertes)

Limpiaste la esperma

Y te metiste en la ducha.

Diste el manotazo al testimonio

pero no al recuerdo.

(Ana María Rodas)

Sigo a Raquel Lanseros desde hace tiempo, la considero una gran poeta y algunos de sus versos me producen el temblor de la emoción, el escalofrío; su poesía transmite y nos aproxima al sentimiento, al conocimiento y a la autenticidad. Estos versos son suyos:

¿A qué esperáis? Encended los caminos,

que empapen bien los ojos. Recorredlos

mientras haya una lumbre en los pulmones,

mientras un niño aguarde su ocasión

de convertirse en hombre, mientras verbos

de orígenes distantes desemboquen

en una voz unida, mientras reinen

las noches que nos prenden, abrazad

el destello arcilloso de la tierra

que es nuestro hogar común,

el verdadero.

María C. Galera fue ayudante de Don Enrique Tierno Galván. Es Doctora en Filología Hispánica y profesora de Lengua y Literatura Castellana.