Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Ángeles Caso: El feminismo ha pasado a ser una “corriente de masas transversal”


  • Escrito por María Fueyo
  • Publicado en La Zurda
Ángeles Caso en una imagen de archivo. Ángeles Caso en una imagen de archivo.

“Antes las feministas éramos feas y bolleras”, ironiza la escritora, periodista e historiadora Ángeles Caso, que celebra cómo este movimiento ha pasado del menosprecio, “no solo por los conservadores, sino por mucha gente de izquierda”, a una corriente “de masas transversal”.

En una entrevista con Efe, Caso (Gijón, 1959) manifiesta que, a pesar de la existencia de “grandes señales de alerta”, como las violaciones grupales o el control que hace algunos jóvenes sobre los teléfonos de sus parejas, algo que le “espanta”, las nuevas generaciones están “muy implicadas, convencidas, seguras y firmes” con el movimiento feminista.

Cuestión muy diferente a lo que ella vivió cuando era más joven, dado que por ser feminista “te consideraban un bicho raro”, algo que no sucede en la actualidad con las chicas de la misma edad, según cuenta.

La novelista también recuerda cómo “no hace mucho”, aproximadamente una década, en las entrevistas los periodistas le preguntaban “con miedo” si se calificada de esta manera.

Más referentes femeninos y menos violencia machista

No obstante, como “todos los grandes cambios sociales”, restan muchas cosas por combatir, como los “residuos de machismo” que se evidencian, entre otras cosas, en que “muchos hombres se ponen a la defensiva” cuando salen de este tipo de cuestiones encima de la mesa.

“Los libros de texto en España apenas contienen referentes femeninos y no han incorporado la igualdad como un asunto transversal”, advierte la escritora sobre un sistema educativo que “va un paso por detrás” y en el que todavía “queda mucho trabajo por hacer” en materia de perspectiva de género.

Caso también expresa la necesidad de realizar aún una labor “inmensa” en un ámbito de la enseñanza, puesto que son los docentes los que “desde lo personal” trabajan estos aspectos.

“Hay tantísimas cosas por hacer…Pero lo que más me preocupa es la violencia machista, que llevamos años denunciando y peleando contra ella y no acabamos de extinguirla. Es la punta del iceberg”, advierte.

“Inferioridad absoluta”

La ganadora del Premio Planeta por su obra “Contra el viento” ha sentido en primera persona las presiones sociales por ser escritora de una generación en la que a estas profesionales les ha costado “muchísimo ganar el respeto del mundo académico y de la crítica” y se encontraban en una situación de “inferioridad absoluta”.

“No ha sido fácil llegar hasta aquí. Yo he leído críticas mías que jamás se hubiesen dicho si hubiese sido un hombre. Entraban en el ataque personal”, apunta la periodista asturiana.

Caso también lamenta que aún haya personas que vean a las escritoras como un “apartado menor” frente a la literatura “con mayúsculas”, que es la que llevan firma de hombre.

“Cuando empecé a publicar, en 1993 o 1994, dos amigos hombres me reconocieron que no leían a mujeres. Me descolocó por completo, porque yo sí leía a hombres. Esto ha ido diluyéndose”, asevera.

Para Caso, estar en el año 2021 y tener que reivindicar la importancia del 8M es un “triunfo” a la vez que un “fracaso”, porque “lo lógico es que no hiciera falta, pero la igualdad total no existe”.