Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

“Papillons. La palabra no dicha” revive en la cárcel de Segovia el dolor de las presas del Franquismo


  • Escrito por Laura López
  • Publicado en La Zurda

La cárcel vieja de Segovia fue entre 1946 y 1956 la Prisión Central de Mujeres, uno de los peores destinos donde podían acabar las mujeres republicanas represaliadas por el Franquismo debido a las bajas temperaturas, el hambre, la violencia y el silenciamiento. En la actualidad, la prisión ha renacido como instalación artística y, bajo el nombre Cárcel_Segovia Centro de Creación, acoge exposiciones como “Papillons. La palabra no dicha”.

Esta muestra, disponible hasta el 11 de abril, ocupa uno de los patios interiores de la cárcel y sus celdas a través de telas bordadas, objetos de la época, fotografías y un documental, elementos que tratan de recoger una parte del sufrimiento de las mujeres represaliadas por la dictadura en esta y otras cárceles de España.

Una cinta de tela con una frase escrita sobre la puerta de entrada sitúa al espectador en el horror la época:

“A la mujer se le atrofia la inteligencia como las alas a las mariposas de la isla de Kerguelen, ya que su misión en el mundo no es la de luchar en la vida, sino acunar la descendencia de quien tiene que luchar por ella”.

La comisaria de la exposición, Lidia Martín, explica en una entrevista con Efe que esta frase “lapidaria” da nombre a la instalación (“papillons” significa “mariposas” en fránces) y corresponde a Antonio Vallejo-Nájera, psiquiatra eugenesista del franquismo, considerado “el Mengele español”.

Rincón de “deshomenaje”

“Él hablaba del gen rojo, fue quien empezó a decir que los hijos de las mujeres republicanas tenían un gen rojo y había que extirparlo, y ese fue el comienzo de los robos de niños“, relata la directora de la muestra, que comparte la autoría de esta exposición con la diseñadora Eugenia Navajo.

Para honrar la memoria de sus víctimas y condenar lo perverso de sus teorías, al militar está dedicado un rincón de “deshomenaje” en esta muestra, donde se puede ver un escritorio con un cuaderno que emula los registros de los test psicológicos a los que sometía a las mujeres mientras esperaban a ser fusiladas.

El patio principal de la prisión muestra un gran número de telas de diferentes tamaños con diversas palabras bordadas como “Guerra de España” o “Mujer”, en recuerdo a esta labor de costura de las mujeres en las cárceles.

“En estas palabras se condensan las sensaciones y sentimientos que el cuerpo de una mujer puede sufrir dentro de la cárcel, porque hambre y miseria también lo sentían los hombres, pero menstruación, menopausia, pérdida de un hijo, violación… son dolores básicamente femeninos”, ilustra la autora.

Presas “guapas y limpias”

Colgada en el centro de una de las celdas se puede ver una foto de un centenar de mujeres reunidas en el patio de la prisión con elegantes vestidos y lustrosos peinados, muchas de las cuales están mirando para otro lado, tienen la cara distorsionada por el movimiento, o el rostro tapado por su mano.

Según relata Martín, con este documento el régimen buscaba mostrar en la prensa una imagen de mujeres “guapas y limpias” y por ello escogió un día de misa para ocultar las malas condiciones a las que estaban sometidas.

“Entonces todas dijeron ‘¿Cómo boicoteamos la foto?’… Y por eso esta ha movido la cabeza, esta mira para abajo, esta mira para arriba…”, narra Martín, quien destaca este y otros gestos de rebeldía que protagonizaron las presas durante su condena a través de, por ejemplo, huelgas de hambre.

Nada justifica una violación

La exposición continúa por diferentes celdas de la cárcel, cada una de las cuales está dedicada a una palabra que representa un trocito del sufrimiento de aquellas mujeres, como “menstruación”, “hambre”, “trabajo”, “cultura” o “violación”.

En el caso de esta última, el habitáculo acoge una sola silla iluminada en el centro, a los pies de la cual hay unos zapatos desordenados, unas medias rotas colgadas del respaldo y algo de ropa en el suelo, escenografía que evoca con eficacia la crudeza de lo que no enseña.

Precisamente en el documental exhibido en otra de las salas, que reúne sobrecogedores testimonios de supervivientes de estas cárceles, se puede oír las palabras de otro reconocido militar franquista, Queipo de Llano, en las que invita a “legionarios y regulares” a agredir sexualmente a las capturadas durante uno de sus famosos discursos en Unión Radio Sevilla.

“Esto es totalmente justificado porque estas comunistas y anarquistas predican el amor libre. Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricones. No se van a librar por mucho que berreen y pataleen” son las palabras que resuenan ahora en una de las celdas.