Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Ellas denuncian los discursos sexistas en redes, ellos los normalizan


  • Escrito por Raquel de Blas
  • Publicado en La Zurda

Los jóvenes de entre 15 y 29 años quitan hierro a los comentarios sexistas en redes sociales, mientras las chicas de esas mismas edades los rechazan. Además, los discursos de odio son más frecuentes en redes sociales y son los hombres los que más utilizan (79 %) términos como “feminismo”, “machismo”, “feminista”, “patriarcado”, o “feminazi”.

Son algunas de las conclusiones del informe ‘Discursos de odio sexistas en redes sociales y entornos digitales’ hecho público por la Fundación de Ayuda contra la Drogradición (FAD) y elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación con las respuestas de una treintena de jóvenes y monitorizado palabras relacionadas con el sexismo en redes sociales durante veintiséis semanas.

Reacciones masculinas mayoritariamente pasivas

En cuanto a las impresiones de los usuarios (cuántas veces ha podido ser visto el término), el 83 % de los mensajes fueron mostrados a hombres y el 73 % de las reacciones fueron de hombres, según el estudio que ha hecho público la Fad, que detalla que la mayor cantidad de publicaciones e impresiones se da en Twitter.

Las reacciones, mayoritariamente masculinas, son fundamentalmente pasivas en forma de “Me gusta” o “retuits”. Estos últimos suponen un 63 %, lo que indica que no se genera una conversación original, sino a través de cadenas de viralización, que aumentan a medida que adquieren más volumen, “en un clásico efecto de red”

Estas conversaciones se dan sobre todo entre usuarios de 18 a 24 años, aunque, precisa la Fad, determinar la edad de los usuarios de redes sociales es complejo.

Discursos de odio alrededor de estereotipos

La investigación subraya que los discursos de odio en redes sociales se construyen alrededor de estereotipos o ideas preformadas y cuentan con un alto contenido de violencia verbal, mucho más frecuentes y más virulentos en las redes sociales.

Para los jóvenes son varias las razones de esta furia online: el anonimato y la distancia con el objeto de odio, una regulación “difusa” en las redes acerca de este tipo de discursos y una sensación de impunidad percibida por el usuario.

Manifiestan que el discurso de odio sexista no se activa por una única temática, sino por motivos diversos como puede ser el aspecto o el género. Otra de las conclusiones es que es mucho más sencillo identificar a las víctimas de los discursos de odio que a “los odiadores” que los ponen en circulación, ya que la mayoría de las veces lo hacen desde el anonimato.

Algunos hombres participantes en el estudio reconocieron que usan las redes para desfogarse. Así como que disfrutan creando polémica o participando en debates acalorados en las redes sociales, concluye la Fad.