Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Ellas lo compran pero ellos lo diseñan: Así es la desigualdad de género en el mundo de la moda


  • Escrito por Carmen Martín
  • Publicado en La Zurda

Coco Chanel puso los pantalones a las mujeres, Mary Quant escandalizó a la sociedad más conservadora con la minifalda y, en la actualidad, Anna Wintour es una autoridad en el vestir. La moda es un negocio en el que prima la ropa y la imagen femenina. Pero, sin embargo, las riendas del sector las llevan ellos.

Las mujeres únicamente tienen voto en el consumo textil, “pero son los hombres los que llevan la voz cantante de la industria“, reivindica la profesora en el Centro Superior de Diseño de Moda de Madrid (CSDMM) y diseñadora con firma homónima, Maya Hansen.

“Hay una desigualdad palpable, necesitamos un cambio”, cuenta a Efe Hansen, quien recuerda que esa brecha puede que empiece en el lenguaje. “Aún se habla de chef y cocinera; de diseñador y modista…”, enumera.

Cuando el público en general habla de diseñadores de moda suele recordar más varones que mujeres. “La moda es un espejo de lo que ocurre en otros ámbitos de la sociedad, la desigualdad de género en la cima de la pirámide es un hecho”, asegura la experta en comunicación de moda y ex modelo Pepa Fernández.

“El rol de la mujer en el sector textil es consumir y producir. La toma de decisiones corresponde a los hombres“, añade Fernández, que cuenta con más de treinta años de experiencia y ha visto cómo las mujeres en la moda “son patronistas, bordadoras, costureras, estilistas y, por su puesto, las modelos”.

Maternidad y conciliación en el sector textil

“Otro dato que confirma que en la moda mandan los hombres es que más del 80 % del estudiantado de moda son mujeres“, añade Hasen, profesora del CSDMM donde también se licenció hace veinte años y, en la que, de 25 alumnos en su clase, solo 2 o 3 eran hombres.

Una vez terminada la carrera y ya en el mundo laboral, “tan solo dos, tres o cuatro mujeres de mi promoción seguimos en el sector, el resto se ha diluido, mientras que dos de esos chicos han tenido éxito profesional”.

Un porcentaje hoy en día es casi idéntico. “En mis clases me encuentro con un porcentaje de 23 ó 24 mujeres y de 2 ó 3 chicos”, dice Hansen, quien por experiencia conoce que las mujeres comienzan sus carreras de moda con grandes expectativas y con miras altas, pero a lo largo de camino son muchas las dificultades que se encuentran, entre ellas la maternidad, “tener un hijo recorta las aspiraciones profesionales”.

Hasta ahora, el sector textil, “exigía sacar dos colecciones al año, cuando no más, un ritmo incompatible con tener hijos y la conciliación familiar”, explica.

Feminismo y moda

La moda ha sido fundamental en la historia del feminismo, “ha servido de herramienta para luchar por la igualdad“, asegura Fernández quien considera que “es momento de pasar de los símbolos a los hechos”.

Y, en esa línea, muchas empresas se han comprometido a aumentar la diversidad de género, “en la que existe una diferencia enorme”, asegura la exmodelo.

El progreso hacia la solución está siendo lento, pero se van dando pasitos. Por ejemplo, en la pasarela madrileña, la más importante del país, de los 35 diseñadores que suelen desfilar, no más de 10 son mujeres, “esa cifra ahora se tiene más en cuenta, ha mejorado mucho”, señala Hansen.

Las mujeres claman más visibilidad, reconocimiento y también respeto. Si el hombre muestra su ambición se le aplaude, es algo positivo, cuando se trata de una mujer no se ve igual, incluso se utilizan términos peyorativos”, concluye Fernández, quien reconoce que, poco a poco, “la cosa va mejorando”.

En 2015, “la casa Chanel sorprendía con un desfile a modo de manifestación en el que las modelos portaban pancartas con mensajes feministas“, recuerda Fernández, quien dice que últimamente “los mensajes feministas han ocupado un lugar especial durante las semanas de la moda, incluso en la Alta Costura”.

Y, en esa mejora, paradojas de la vida, aún llama la atención que Maria Grazia Chiuri hiciera historia siendo la primera mujer al frente de la casa Dior, después de 69 años y seis directores creativos.

Una diseñadora que a través de todas sus colecciones empodera a la mujer y lanza mensajes como “We should all be feminists” (todos deberíamos ser feministas).