Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Julie Manoukian ensalza la labor de los veterinarios rurales en su debut


  • Escrito por Magdalena Tsanis
  • Publicado en Cine
Noemi Schmidt en un fotograma de la película facilitado por la distribuidora Caramel Films. Noemi Schmidt en un fotograma de la película facilitado por la distribuidora Caramel Films.

La nostalgia del campo y el reconocimiento de un oficio que a muchos hizo soñar de niños están en el origen de "Una veterinaria en la Borgoña", una comedia rural de Julie Manoukian (París, 1982) que llega el próximo viernes a los cines españoles tras haber seducido a más de medio millón de franceses.

Hija del compositor francés André Manoukian, Julie admite que no sabía casi nada de este mundo cuando el productor, Yves Marmion, le propuso escribir y dirigir su primera película con este tema.

"Empecé a investigar y descubrí todas las dificultades a las que se enfrentan actualmente los veterinarios rurales", dice a Efe la cineasta, de visita promocional en Madrid.

"Mucha gente sigue con el cliché del veterinario burgués que vive genial, pero en el campo se ha puesto muy difícil", subraya.

Rodada en una zona no muy conocida de la Borgoña llamada Morvan, la película habla de dos mundos en colisión: el de Nico (Clovis Cornillac), veterinario rural que empieza a verse superado tras la jubilación de su compañero, y el de Alexandra (Noémi Schmidt), recién licenciada, brillante, misántropa y sin ningún deseo de regresar al pueblo de su infancia.

"Tenemos ganas de reconectar con la naturaleza, para mí ha sido una de las razones por las que quise escribir esta película y después me he dado cuenta de que mucha gente siente lo mismo, hay una especie de nostalgia del campo y con todo lo que ha pasado en el último año aún más", señala Manoukian, en referencia a la pandemia.

La directora tenía claro que quería hacer una comedia que hiciera que el espectador se sintiera un poco mejor al salir del cine. "No es un filme naturalista, ni sombrío", subraya. Pero tampoco se trataba de ofrecer una visión demasiado romántica de la vida rural que no se corresponde con la realidad. "Había que encontrar el punto intermedio", asegura.

La actriz Noémi Schmidt, hija de bióloga y que creció en las montañas suizas, resultó la candidata ideal para un personaje que además de tener que llevar un ratón encima en varias escenas y atender un parto (real) de una vaca, tiene un carácter difícil de encajar a la primera de cambio.

"Todo el mundo me dice eso, pero yo no la encuentro tan difícil, me gusta mucho ese personaje, quizá porque cuando era adolescente era fan de la serie de dibujos animados 'Daria', es ese tipo de chica", explica en referencia al personaje sacado de "Beavis and Butt-Head" y que luego tuvo su serie propia en MTV, una chica inteligente, cínica e inadaptada.

"Alex tiene sus defectos pero no es tan dura... creo que la gente la vería de otro modo si fuera un chico, pero lo importante es que he podido crear este personaje libremente, cosa que no siempre ha sido así, en mi etapa guionista más de una vez tuve dificultades con los productores", reconoce.

Sobre la brecha de género en la dirección de cine, Manoukian subraya la labor de iniciativas como 50x50/2020 que llevan unos años haciendo campaña en Francia pero cree que la evolución hacia la paridad vendrá de la mano de las plataformas.

"Son las plataformas las que más demandan realizadoras, no ocurre lo mismo en la televisión. En mi caso no he tenido grandes dificultades para hacer mi primera película, he tenido mucha suerte por la confianza total del productor para que la escribiera y dirigiera, pero creo que mi caso es excepcional".

"Una veterinaria en la Borgoña" se estrenó en Francia el 1 de enero de 2020 y fue vista por más de 640.000 espectadores antes de que la pandemia precipitara el cierre de las salas de cine dos meses después.