Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

El universo moderno y feminista de Emilia Pardo Bazán brilla en la Biblioteca Nacional


  • Escrito por Pilar Martín
  • Publicado en La Zurda

Doña Emilia fue una mujer “controvertidamente moderna” a la vez que conservadora, progresista y feminista “radical”. Una escritora llena de matices que la Biblioteca Nacional de España (BNE) recuerda con motivo del centenario de su muerte en la exposición ‘Emilia Pardo Bazán. El reto de la modernidad”.

“Una parte de ella es muy moderna, como los grandes, pero es moderna y antimoderna a la vez porque el estilo de los modernos, aquellos que no creen que haya una modernidad lineal, la modernidad es un desafío, y por eso se llama así esta exposición”, ha explicado la comisaria de esta muestra, la historiadora Isabel Burdiel, que ya ha abierto al público estará hasta el 26 de septiembre en la BNE.

Una forma de vivir que no encaja en su época

Dividida en cinco secciones, Burdiel ha recreado el universo de Emilia, como así se refiere a ella, a través de piezas como manuscritos, fotografías de la intimidad de su casa, óleos como el retrato que su madre le hizo en 1875, o cartas en las que podemos ver las consecuencias que su libre manera de vivir le provocó.

En concreto, y como documento inédito, se muestra la misiva propiedad de la Fundación Lázaro Galdiano en la que su confesor, Fray Manuel Castellanos, le escribe para anunciarle la muerte de su padre, al que Pardo Bazán “adoraba”.

“En esa carta -cuenta Burdiel- la acusa de ser la causa de la muerte de su padre por el tipo de vida que lleva en Madrid, por haberse separado de su marido, es una carta de un chantaje brutal y absoluto”.

Pero también hay otras dirigidas, por ejemplo, a la escritora y amiga Blanca de los Ríos, en las que le cuenta “cómo quería hacer el Pazo de Meirás“.

“Ella lo hizo como una casa de escritora al estilo de la de Víctor Hugo, Zola o Walter Scott, y habla de que ahí está grabado su sentido estético, pero explícitamente no hay ninguna carta en la que escriba sobre lo que quiere en que se convierta. Lo diseña así porque tiene mucha conciencia de lo que necesita estéticamente, porque es un personaje público y una escritora con proyección”, matiza la comisaria.

Visibilizar su potente voz

Documentos que están desplegados en vitrinas sobre las que cuelgan lienzos, imágenes o cartelería en la que Emilia es total y absoluta protagonista, y en lo que, con toda la intención, se ha querido dejar en un tercer plano casi imperceptible sus relaciones amorosas con escritores como Benito Pérez Galdós.

“No hemos querido entrar en la cosa rijosa, escandalosa de hablar de esa relación del espectáculo”, puntualiza la historiadora sobre este episodio de la vida de esta gallega y madrileña a partes iguales que la exposición destaca en un lienzo propiedad del Ateneo de Madrid en la que aparece un Galdós que mira de reojo a Pardo Bazán.

Pero en la muestra no solo se activará el sentido de la vista porque en ‘Emilia Pardo Bazán. El reto de la modernidad’ el visitante también tendrá que afinar el oído, ya que los organizadores de la exposición (Biblioteca Nacional, Acción Cultural Española, así como la Xunta de Galicia y la Comunidad de Madrid) han querido expresar, “sin escatimar nada”, todo lo que significó la escritora en todos los sentidos para hacer que su voz se oiga “más potente”.

Emilia, “feminista radical”

Según cuenta también la comisaria, cuando comenzó a investigar sobre Pardo Bazán lo que le “paró” fue una pregunta: “¿podía ser conservadora y progresista a la vez?”.

“Y cuando fui capaz de pensar que eso era posible en su época y ahora lo entendí mejor -prosigue Burdiel- Yo intentaba hacer lo que hacemos siempre, y mas en un país tan fraccionado y polarizado como éste, y que también lo era en el siglo XIX, encasillarla en una cultura política y no es encasillable, como feminista es absolutamente radical”.