Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

La periodista Txell Feixas pone altavoz a las "mujeres valientes" de Oriente Medio


Trece mujeres que luchan por sus derechos desde sus respectivos países de Oriente Medio son las protagonistas de "Mujeres valientes", un libro en el que la periodista Txell Feixas pone a las mujeres "en el centro del relato, en una región donde la historia siempre la han contado los hombres".

Feixas vive en Beirut (Líbano) y durante su etapa de corresponsal en Oriente Próximo ha cubierto informativamente la guerra contra Estado Islámico, la caída del Califato y los bombardeos de Gaza, pero lo que más le ha "sacudido" han sido las historias que le han contado "las mujeres sobre el terreno", ha confesado a Efe la periodista.

Una de estas historias es la de Hiyam, una mujer que fue secuestrada por Estado Islámico cuando tenía 16 años, vendida tres veces como esclava sexual, violada y golpeada sistemáticamente y liberada cuatro años después, junto a su hijo fruto de las violaciones.

"Lo que más le dolía a esta mujer es que, después de este sufrimiento inimaginable, su comunidad le dijera que ella podía volver, aunque estigmatizada, pero su hijo no", rememora la periodista catalana.

"Hiyam no es una víctima, es una superviviente y una luchadora, porque podía haber elegido, como hicieron muchas, suicidarse con un cóctel de pastillas, pero ha decidido seguir viva para narrar el genocidio yazidí", sentencia Feixas, que reconoce que cuando esta mujer le contó su historia no pudo contener las lágrimas.

"Pocas veces me permito llorar en mi trabajo, pero esta vez lo hice y, a pesar de la vergüenza que da llorar ante alguien que tiene muchos más motivos que tú para hacerlo, ella vio que su mensaje nos impregnaba y no éramos de piedra", añade.

En su opinión, "el periodismo humano no tiene por qué estar reñido con el rigor informativo", y por eso ha decidido sumergirse en la realidad de la conflictiva región en la que vive a través de las historias de mujeres anónimas.

"En un momento de sobreexposición informativa, en la que estamos anestesiados ante la violencia, la mejor manera de empatizar son las pequeñas historias de personas normales", afirma.

Pero el libro "no es sólo una suma de relatos de mujeres, sino que también tiene un contenido político, porque denuncia el patriarcado machista que impera en la zona".

En Oriente Medio "está teniendo lugar una revolución feminista - defiende-. No es una revolución explosiva, pero está ahí cada día, con acciones aparentemente sencillas, como romper el silencio o los tabúes, que en realidad no lo son tanto".

"Hay muchas mujeres valientes y empoderadas que denuncian las injusticias y que son feministas, aunque muchas veces ni si quiera saben qué significa la palabra feminista", agrega.

"Ellas no se consideran heroínas porque a menudo actúan movidas sencillamente por el instinto de supervivencia, pero lo son", asegura Feixas.

"Mujeres valientes" es un libro que "rompe estereotipos de género, de religión y de región", porque "ni todas las mujeres árabes llevan velo, ni todas son sumisas, ni todas son incultas, de la misma manera que Occidente no es sinónimo de civilización y Oriente de barbarie".

"El problema de muchos de los países de la zona es que la religión está en el centro y eso es difícil que cambie, por eso la única esperanza para las mujeres es el feminismo", considera la periodista.

"Los gobiernos autoritarios de la región ya se han dado cuenta de que el feminismo es un enemigo peligroso e intentan aplastarlo como pueden -relata-.

Cada vez que las feministas dan un paso adelante, los autoritarismos se ponen rabiosos". Por eso, Feixas ha puesto a las protagonistas de esta revolución en primer plano, pero aclara: "Yo no doy voz a estas 13 mujeres del libro, porque ellas ya tienen voz, yo sólo hago de altavoz".

"Las mujeres de Oriente se quejan muchas veces, no sin razón, de que las feministas de Occidente las intentan aleccionar, cuando todavía no han podido solucionar sus propios problemas, y gritan aquello de 'nuestro velo es vuestra talla 36'", recuerda.

En esta línea, Txell Feixas cree que "cada uno tiene que llevar a cabo la lucha en su entorno inmediato. Esa lucha cotidiana y el escucharnos los unos a otros nos conecta a todos en una lucha compartida".