Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

El Parlamento Europeo insta a reconocer a las familias LGTBIQ en todos los países de la UE


El Parlamento Europeo (PE) insta a los Estados miembros a reconocer plenamente los matrimonios o uniones LGTBIQ (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales, intersexuales y queer) registrados en otros países de la Unión Europea.

En una resolución aprobada ayer martes con 387 votos a favor, 161 en contra y 123 abstenciones, la Eurocámara aboga por un "enfoque común" en toda la UE para el reconocimiento de las uniones de personas LGTBIQ, al tiempo que exige a los Estados miembros asegurar la libre movilidad de las "familias arcoíris" y su derecho a la vida privada y familiar.

Asimismo, reclama a la Comisión Europea (CE) "medidas concretas" para garantizar la libre circulación de las familias LGTBIQ en el territorio de la UE y pide legislar para obligar a los países de la UE a reconocer como padres de un menor a aquellos adultos que aparezcan en un certificado de nacimiento expedido por cualquier país del bloque comunitario "independientemente del sexo legal o del estado civil de los citados adultos", así como a reconocer las uniones registradas en otros Estados miembros.

POLONIA Y HUNGRÍA EN EL CENTRO DEL DEBATE

Los eurodiputados pusieron el foco en el deterioro de la situación de las personas LGTBIQ en Polonia y Hungría, reclamando que se reanuden los debates sobre el proceso legal del Artículo 7 contra Polonia y Hungría sobre los derechos del colectivo, y pidieron a la CE que haga frente al "claro riesgo de grave vulneración" por parte de ambos países de los "valores en los que se fundamenta" la UE.

La resolución recuerda también que el Derecho de la Unión "prevalece sobre cualquier tipo de legislación nacional", por lo que los Estados miembros no pueden invocar ninguna prohibición "constitucional" del matrimonio entre personas del mismo género, ni invocar la protección constitucional de la "moral" o el "orden público" para impedir la libre circulación de las personas LGTBIQ dentro de la UE.

Aunque no se menciona expresamente el caso de Hungría, el país liderado por el ultranacionalista Viktor Orbán incluyó en la Constitución adoptada en 2011 que el matrimonio solo puede ser la unión de un hombre y una mujer, mientras que el pasado mes de diciembre el parlamento nacional aprobó una enmienda constitucional por la que se excluye a toda pareja homosexual del derecho a adoptar.

No es la primera vez que el Parlamento Europeo reprende a Hungría y Polonia por las medidas adoptadas a nivel nacional que socavan los derechos del colectivo.

La institución europea declaró recientemente a la UE como zona de libertad para las personas LGTBIQ en un gesto simbólico frente a los ataques de los gobiernos polaco y húngaro contra ellos.

Sin embargo, la Eurocámara no solo hizo referencia a estos dos países y subrayó que, pese al estancamiento generalizado en la UE de los derechos humanos de las personas LGBTIQ que se ha producido durante este año según la asociación ILGA-Europe, no se ha materializado ningún cambio jurídico o político que afecte "positivamente" al colectivo.