Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

"Un voto, una mujer", un homenaje en viñetas al "silenciado" sufragio femenino


Que la mujer vote es un hito por el que muchas mujeres lucharon en esa España de 1931, año en el que se aprobó el voto femenino gracias a Clara Campoamor, la principal voz de este movimiento sufragista "silenciado" que secundaron muchas mujeres a las que quiere homenajear el cómic "Una mujer, un voto".

La guionista Alicia Palmer y la ilustradora Montse Mazorriaga son las autoras de esta obra necesaria (Garbuix Books) que llega el año en el que se celebra el 90 aniversario de una de las fechas claves para la historia de España: el de la consecución del derecho a voto de la mujer el 1 de octubre de 1931.

"Cuando leí a Campoamor hace 20 años no entendía cómo una mujer que había defendido el voto femenino había sido silenciada. Nos han escamoteado la mitad de la Historia", se lamenta a Efe Palmer en una entrevista junto a Mazorriaga, quien también se queja de que ese pasaje de la historia reciente de nuestro país, el de la lucha feminista por el voto, es algo "desconocido".

Y para sacarlas del olvido, no solo a Campoamor, sino también a las cigarreras que inauguraron el movimiento obrero femenino, han creado este cómic en el que la protagonista es Mari Luz, una joven de provincias que llega a Madrid para trabajar en la Real Fábrica de Tabacos.

Un lugar donde conocerá a Justi y a otras cigarreras que la introducirán en la lucha por sus derechos, entre ellos, el de voto para la mujer. Una peripecia vital en la que llegará a ser una líder.

"A muchas personas les suena Victoria Kent o Emilia Pardo Bazán, pero cuando me propuse hacer el trabajo con Alicia vi que Campoamor había sido como Ulíses y no se la reconoce, nadie habla de ella", dice la artífice de estas viñetas en blanco y negro llenas de detalles, silencios y proclamas.

Por eso para Palmer ahondar en la figura de Campoamor ha sido un "subidón", porque esta abogada madrileña fue una mujer que quiso estar "en la calle" junto a sus compañeras, pero también una mujer que tuvo relación con los principales movimientos feministas del mundo.

"Quería hacer un paralelismo entre la lucha sindicalista de las cigarreras y su sororidad y la lucha por el voto, dos movimientos que se unieron", destaca la guionista.

Porque en este cómic se ve claro cómo mujeres cultas y formadas como Campoamor se unieron a esas otras trabajadoras que lucharon por sus derechos básicos laborales; pero también muestran cómo estas mujeres fueron criticadas tanto por la izquierda como la derecha de la época, una visión que lucha contra la "versión machista" de la historia de nuestro país.

Así, "Una mujer un voto" se presenta como un ejercicio de recuperación de la memoria histórica que llega para intentar calar en las nuevas generaciones de mujeres, ésas que no saben aún que antes de 1931 la mujer no podía votar; y que fue a partir de entonces cuando pudieron hacerlo las mayores de 23 años.

En concreto el 19 de noviembre de 1933, día en el que por primera vez las mujeres fueron a las urnas, y lo hicieron en masa porque de un censo de más de 15 millones de votantes, 7.208.888 fueron hombres y 7.955.461 fueron mujeres.

Unos comicios en los que ganó el bloque de la derecha, por lo que ninguna de las mujeres que se presentaron por las listas republicanas fueron elegidas.

"La figura de Mari Luz va muy acorde con dar a conocer el sufragismo en la actualidad, o al menos que las chicas jóvenes se vean un poco reflejadas", desea la ilustradora.

Un derecho que se volvió a perder tras el estallido de la guerra civil en julio de 1936, cuando todos los ciudadanos dejaron de poder ir a las urnas hasta junio de 1977.

Pero eso es parte de otra historia, aunque fue con el comienzo de la contienda cuando Campoamor fue abocada al exilio y se fue a vivir con su amiga Antoinette Quinche en Lausana, donde volvió a alojarse en 1955 a su vuelta de Buenos Aires hasta su muerte en 1972.