Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Pilar Quintana: "En mis libros hago un retrato de la sociedad en la que vivo y esta es machista"


  • Escrito por Carmen Sigüenza
  • Publicado en La Zurda

La escritora colombiana Pilar Quintana cree que la literatura “es un lugar de reflexión” y que lo que ella intenta hacer con sus libros, más allá de si es o no “activismo feminista”, es un “retrato de la sociedad” en la que le tocó vivir. “Y este es el retrato de una sociedad que es patriarcal y machista y en ese sentido funciona como denuncia”, afirma en una entrevista con Efeminista durante la 80 edición de la Feria del Libro de Madrid.

Quintana, quien al comienzo de este año recibió el Premio Alfaguara de novela 2021 por “Los abismos”, también hace una crítica al Gobierno de su país tras la polémica que surgió con la exclusión de destacados escritores, que no fueron invitados a estar en la Feria en la que Colombia es país invitado.

“Lastimosamente no me extraña. Es un gobierno que se ha autosaboteado todo el tiempo y creo que esta es otra muestra de ineptitud que han hecho”, recalca la autora.

La polémica con la delegación de Colombia

“Creo que no supieron organizar la delegación y no solo eso sino que las declaraciones del embajador de Colombia en España fueron absolutamente lamentables, diciendo que los escritores que habían invitado eran los escritores neutros. Eso generó la polémica porque muchos escritores renunciaron a venir”, relata Quintana, quien asegura que tampoco recibió una invitación del Gobierno.

“A mí no me invitaron en ningún momento a formar parte de la delegación, por lo que no tuve que decir que no. Si me hubieran invitado habría dicho que no”, enfatiza.

Al igual que ella, otros escritores representativos como Laura Restrepo, Piedad Bonnett, Héctor Abad Faciolince, Juan Gabriel Vásquez y Pablo Montoya tampoco formaron parte de la delegación que llegaría a la Feria de Madrid.

La escritora (Cali, 1972) recuerda que hace unos meses, la Cancillería la invitó a hacer una gira por Europa para promocionar su libro “La perra” (Literatura Random House) y que, aunque al principio le entusiasmó la idea, se negó. “Luego de ver cómo se comportaba el Gobierno durante el estallido social y las protestas dije: ‘yo no puedo viajar por cuenta de ese Gobierno que quizás quería usar un poco la cara de los escritores para lavarse la cara‘”, admite.

La maternidad desde la mirada de Pilar Quintana

En sus últimos libros, como “Los abismos” y “La perra”, que recientemente ha ganado en Alemania el premio “LiBeratur”, Pilar Quintana se ha dedicado a hacer una reflexión sobre la maternidad. “Pero no sobre la reflexión típica que conocemos sobre la maternidad que es el discurso sobre lo maravillosa que es la maternidad sino el lado b, las cosas que quizás no están bien vistas que las mujeres digamos sobre la maternidad”, agrega.

Y aunque admite que su próximo libro no tendrá que ver con este tema, sí deja la puerta abierta a seguir tratando este tema más adelante. “Sí creo que no he terminado de reflexionar sobre ella”, adelanta.

“Para mí el lenguaje es evidentemente la herramienta más importante del escritor y creo que me gusta desaparecer en el lenguaje. Que el lenguaje no me narre a mí sino que narre la historia. Me gusta poner el lenguaje al servicio de la historia. Muchas veces es un lenguaje que está muy desnudo y creo que trato de trabajarlo mucho para que narre con precisión la idea que tengo en la cabeza”, explica la autora latinoamericana, quien asegura sentirse emocionada por el contacto que está teniendo con sus lectores durante la Feria.

“Es absolutamente emocionante el contacto con los lectores después de dos años y además después de incontables eventos y sesiones por zoom que ya en este momento estamos todos cansados de la no presencialidad, de no poder vernos ni tocarnos ni olernos entonces estoy muy contenta”.

“En mis libros retrato la sociedad en la que me tocó vivir”

Durante la entrevista, Pilar Quintana también reflexiona sobre la igualdad en el mundo de la literatura y asegura que las escritoras siguen luchando para alcanzar ese objetivo. “Especialmente en Colombia no hay equidad en ese aspecto”.

“La gran mayoría de los libros que salen al año en Colombia son escritos por hombres, la mayoría de los premios los siguen ganando los hombres, las ventas sobre todo también son sobre libros de hombres. Entonces creo que en Colombia todavía no hemos alcanzado (la igualdad)”.

Sin embargo, cree que cada vez hay más espacios para mujeres. “Hay más mujeres en espacios de poder en el mundo editorial y cada vez se valora en su justa medida la literatura hecha por las mujeres“.

Además de la maternidad, las escritoras latinoamericanas han empezado a reflexionar sobre otros temas importantes como la violencia machista que se sufre en países como México o sobre los cuidados, situaciones que se han agravado, afirma Quintana, con la llegada de la COVID-19.

“Creo que las mujeres fuimos de las más afectadas durante la pandemia porque tuvimos que asumir toda la carga del hogar más las cargas laborales que ya teníamos. En ese sentido, creo que la literatura es un lugar para la reflexión y lo que yo intento hacer con mis libros, no sé si activismo feminista, pero sí hacer un retrato de la sociedad en la que a mi me tocó vivir y este es el retrato de una sociedad que es patriarcal y machista“, enfatiza.

El machismo en la literatura

Como ejemplo de la sociedad machista en la que le ha tocado vivir, la autora recuerda que cuando empezó a publicar sus primeros libros se decía que la maternidad no era compatible con la escritura y que si una mujer quería convertirse en escritora debía sacrificar la maternidad. “Y de esto se hablaba con la mayor naturalidad”.

“No creo que a ningún escritor le hayan dicho que tenía que haber sacrificado tener hijos para ser escritor, se asumía que había una mujer llevándole la casa y los hijos. Y creo que también había cierto desprecio por los temas que eran considerados femeninos”.

” Y creo que esos dos aspectos están cambiando. Para mí la maternidad no solo que no ha sido incompatible sino que ha sido un gran fuente de creación y de escritura“, concluye.