Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Masonería y Mujer


El pasado 1 de octubre se cumplieron noventa años de la aprobación del voto de la mujer.

La diputada masona Clara Campoamor entabló entonces un encendido debate contra la también diputada Victoria Kent, agria disputa en cuyo fondo latía la consideración o no de la mujer como ciudadana, tal y como la propia Campoamor destacaría. Pues la participación política a través del voto parece ser hoy día un consenso universal que no tiene discusión y es la base del ser ciudadano.

Hoy, tras 90 años desde su aprobación en España, quedan aún muchos países en los que la mujer sigue siendo poco menos que un ser sin identidad y sin posibilidad no ya de votar sino de vivir una vida plena como ciudadana o como ser humano de pleno derecho, capaz de decidir en cualquier asunto de la vida social o política. Afganistán, Siria, Irak, Yemen… son tan solo algunos ejemplos. Pero, incluso en aquellos países en los que tanto se ha avanzado por el reconocimiento de los derechos de la mujer, queda aún un largo camino que recorrer hasta llegar a la plena igualdad. Los países más avanzados, especialmente en el mundo occidental, siguen sufriendo desigualdades estructurales de hondo calado. La violencia de género, la desigualdad económica, el techo de cristal que impide a las mujeres llegar en igualdad de oportunidades a los cargos más relevantes de la vida académica o empresarial son tan solo algunos ejemplos.

En estos días de tan honda significación para la Mujer la Orden Masónica Mixta Internacional el Derecho Humano (OMMIDH) no puede dejar de recordar a estas mujeres, hermanas, que ven sus existencias tan duramente limitadas por el mero hecho de ser mujeres.

Esta Orden, nacida allá por el 1893 de la mano de Marie Deraisme, enconada feminista y luchadora por la Igualdad, plenamente inscrita en lo que hoy entendemos como primera ola del movimiento feminista, y George Martin, jurista y declarado defensor de la igualdad, fue pionera en la inclusión de la mujer en pie de igualdad con el hombre. Hasta entonces, las mujeres o bien eran excluidas de la masonería o debían trabajar en las denominadas logias de adopción. Así, el fundamental objetivo que mueve la creación de esta organización ha sido el de conseguir la igualdad de género en todo el mundo, como así lo garantiza y atestigua su carácter internacionalista.

Marie Deraisme morirá antes de ver cumplido su objetivo, que será felizmente llevado a cabo por su compañero George Martin. En 1894 se crearía el primer Gran Consejo, órgano coordinador de la masonería mixta en el mundo, bajo la presidencia de María Martín. Hoy, esta orden está implantada en más de 60 países de los cinco continentes y cuenta con más de 35.000 miembros activos. Inglaterra, Francia, Holanda, Bélgica, Italia, España, Portugal, Canadá, EEUU, Sudamérica, India… La Orden Masónica Mixta Internacional El Derecho Humano está presente en prácticamente todo el mundo. En España, su creación tendrá lugar el 30 de marzo de 1923 de la mano de Manuel Treviño, fusilado en 1939 por Franco por su pertenencia a la masonería. Tras la Guerra Civil hubo de interrumpir sus trabajos por la inclemente persecución del régimen franquista a la masonería. Tras la aprobación, en 1978, de la Constitución española volvió a abrir sus puertas y desde entonces ha seguido trabajando por el Progreso de la Humanidad bajo el auspicio de la laicidad, tercer principio fundacional de esta Orden.

Con la creación e implantación de esta organización la igualdad de hombres y mujeres en la masonería se hizo irreversible. Poco a poco, e inspirada por ella, las demás organizaciones masónicas fueron dando entrada a las mujeres en sus respectivas logias. El ejemplo había cundido y cual espigas extendidas por el viento, hoy la presencia de las mujeres en las filas masónicas es indiscutible.

Conscientes de que la plena igualdad no será real mientras quede en cualquier rincón del mundo una sola mujer que vea sus derechos limitados, el mensaje y los principios fundacionales siguen plenamente vigentes y la OMMIDH, organización filosófica y filantrópica sigue trabajando dentro de sus logias por la consecución de un mundo más justo, más libre, igualitario y fraternal.

Luz Modroño es doctora en psicóloga y profesora de Historia en Secundaria. Pero es, sobre todo, feminista y activista social. Desde la presidencia del Centro Unesco Madrid y antes miembro de diversas organizaciones feministas, de Derechos Humanos y ecologistas (Amigos de la Tierras, Greenpeace) se ha posicionado siempre al lado de los y las que sufren, son perseguidos o víctimas de un mundo tremendamente injusto que no logra universalizar los derechos humanos. Y considera que mientras esto no sea así, no dejarán de ser privilegios. Es ésta una máxima que, tanto desde su actividad profesional como vital, ha marcado su manera de estar en el mundo.

Actualmente en Grecia, recorre los campos de refugiados de este país, llevando ayuda humanitaria y conviviendo con los y las desheredadas de la tierra, con los huidos de la guerra, del hambre o la enfermedad. Con las perseguidas. En definitiva, con las víctimas de esta pequeña parte de la humanidad que conformamos el mundo occidental y que sobrevive a base de machacar al resto. Grecia es hoy un polvorín que puede estallar en cualquier momento. Las tensiones provocadas por la exclusión de los que se comprometió a acoger y las medidas puestas en marcha para ello están incrementando las tensiones derivadas de la ocupación tres o cuatro veces más de unos campos en los que el hacinamiento y todos los problemas derivados de ello están provocando.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider