Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Domínguez: “La Izquierda abertzale debe asumir la ilegitimidad de ETA”


Después de diez años del cese del terrorismo de ETA "sigue quedando como gran asignatura pendiente que aquellos que practicaron el terrorismo o que lo apoyaron hagan un reconocimiento explícito de su ilegitimidad".

Así lo entiende el director del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez, en una entrevista con EFE con motivo del décimo aniversario desde que el 20 de octubre de 2011 ETA anunciara el cese definitivo de su actividad armada.

Domínguez valora que el terrorismo "ha desaparecido pero no las consecuencias que ha provocado durante décadas y, por lo tanto, siguen muchas heridas abiertas que solo el tiempo podrá curar".

Insiste en que el mundo de la izquierda abertzale mantiene una "línea roja que, hoy por hoy, no quiere traspasar" de manifestar una "condena expresa" de la violencia que se ejerció y de los episodios que se dan ahora, porque ello supondría una "revisión crítica de su pasado".

"La principal dificultad para que reconozcan la ilegitimidad del terrorismo es que hacerlo cuestionaría décadas de la historia de ese mundo político y, actualmente, no están dispuestos", explica.

A Florencio Domínguez no le sorprendió que los presos de ETA de la prisión de Pamplona no acudieran a la proyección de "Maixabel", basada en la historia de la viuda del ex gobernador civil de Gipuzkoa, Juan María Jáuregui, porque es una película que refleja el proceso de "desvinculación del terrorismo y de autocrítica del pasado".

"El arrepentimiento es una palabra maldita para los presos que siguen dentro del colectivo" y es otra de las líneas rojas que se marcaron expresamente los miembros de ETA.

El director del Memorial considera que ETA y su mundo ideológico "renunciaron" al terrorismo porque "se lo impuso el Estado, pero no porque evolucionaran ideológicamente y comprendieran que no tenía sentido ni justificación alguna".

"Tenemos que conseguir que en la sociedad no quede ninguna justificación retrospectiva del terrorismo porque si no se hace nos arriesgamos a que alguien en el futuro eche mano de ella para volver a reactivar la violencia alguna vez", añade.

Domínguez recuerda que recientemente una joven agredió presuntamente a un militante del PP en Vitoria entre 'goras' a ETA, una mujer que cuando la banda terrorista cesó en su actividad solo tenía diez años.

"Esa es una de las secuelas que no ha desaparecido, un sustrato, más o menos extenso, mucho menos que en el pasado, de apoyo a la violencia", reflexiona Domínguez, quien recuerda que uno de los objetivos del Centro Memorial que dirige, ubicado en Vitoria, es que los jóvenes sean conscientes de adónde conducen los discursos de odio.

Es muy crítico con la celebración de los "ongi etorri", unos actos que a su juicio "no son iniciativas autónomas que nacen de los amigos de los presos, como a veces se pretende trasladar", sino actos "institucionales en los que se trata de homenajear a alguien cuyo único mérito es haber sido miembro de ETA y haber intervenido o apoyado actividades violentas".

El director del centro encargado de recordar la memoria de las víctimas del terrorismo considera que el mundo ideológico de EH Bildu "podría tener el detalle de suprimir los 'ongi etorri" en respuesta al cambio en la política penitenciaria que está facilitando el acercamiento de presos a sus lugares de origen.

Se muestra convencido de que las víctimas del terrorismo van a mirar con lupa cómo afecta a los presos de ETA la reciente asunción de la competencia de prisiones por parte del Gobierno Vasco.

"Para la inmensa mayoría de las víctimas su única pretensión es que las condenas impuestas por los tribunales se cumplan dentro de la legalidad" y "se sentirían incómodas si se diesen atajos que desvirtuaran el contenido de la sentencia", algo que, reconoce Domínguez, "no tiene por qué pasar".

Sobre la experiencia de los casi cinco meses de vida del Memorial, Domínguez cita como "principal satisfacción" saber que la "inmensa mayoría de las víctimas que lo han visitado han salido satisfechas de lo que han visto, que se las reconocía y que se mantenía vivo su recuerdo".

De cara a los próximos diez años, el director del Centro Memorial cree que en lo que se debe avanzar es en conseguir que en la sociedad, y entre los jóvenes, en particular, debe imponerse la idea de que los derechos humanos "no pueden ser sacrificados por los intereses políticos de un grupo determinado".

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider