Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Cuando el PSOE criticó al republicanismo federal en 1894


El acusado sentido obrerista o proletario del PSOE tuvo una dimensión concreta en relación con el republicanismo más avanzado, el federal, en clara competición por conseguir el apoyo de los trabajadores. La tesis fundamental socialista partía del hecho de que la emancipación de los obreros era tarea de los mismos, encauzada por un partido obrero y no por uno definido por burgués avanzado o progresista. El republicanismo fuera, el que fuera, siempre era de signo burgués y no podía ser instrumento para la emancipación. El IV Congreso del PSOE, celebrado en agosto de 1894 en Madrid, aprobó un largo e intenso manifiesto donde, entre otras cuestiones fundamentales para los socialistas, se hacía una crítica a los federales, partiendo de lo que hemos expresado.

Para los socialistas el ascendiente del socialismo español, haciendo balance propio de su progreso desde la fundación del Partido, había sido acusado por dos hechos, es decir, había tenido, dos consecuencias. Por un lado, estaba la creación de los centros católicos y, por otro, la ampliación o reforma del programa del Partido Republicano Federal, es decir que tanto la Iglesia como el republicanismo federal había reaccionado con esos dos medios ante la presencia del socialismo en la vida española.

Para los socialistas los dirigentes del Partido Federal, además de criticarles por su supuesta falta de “talento y sagacidad”, ya fuera solos o acompañados por otras “fracciones” republicanas, para derribar a la Monarquía, habrían observado que el progreso del Partido Socialista desangraba sus fuerzas y podían poner en peligro hasta su propia existencia. Por eso, para conjurar el supuesto mal se habían propuesto ampliar su programa, “dándole tonos de color algo más subido” que el que antes tenía. Pero eso, precisamente, demostraba a ojos de aquellos que si no hubiera progresado el socialismo en España el programa del republicanismo no habría sido modificado. En este sentido, debemos recordar que los republicanos federales habían ido introduciendo un programa social al político, aunque ya se habían planteado medidas en el de 1872, como estudiamos en El Obrero, en su momento.

Pero esos cambios no permitirían, siempre a juicio de los socialistas del IV Congreso, que los federales consiguiesen su objetivo, porque plantearían soluciones consideradas equívocas o medidas incompletas. Los tiempos exigían soluciones claras y reformas verdaderamente provechosas para el proletariado.

El manifiesto criticaba el hecho de que los federales no entendían que el “principio individualista”, que inspiraba la organización social en vigor se oponía a la mejora y emancipación de la clase obrera. Si querían de verdad cambios debían declararse partidarios de la lucha de clases, admitir la conquista del poder político por la clase trabajadora, la socialización de los medios de producción y todas las reformas de carácter inmediato, base del programa de los “trabajadores organizados”. En conclusión, debían admitir la abolición de las clases, y nosotros, concluiríamos, el marxismo.

Los socialistas criticaban duramente lo que consideraban la doble cara de los republicanos federales españoles, una para los obreros y otra para burguesía. Después el manifiesto insistía en que fuera del socialismo revolucionario, del partido obrero, no había posibilidad de mejorar ni de emancipación por parte de los trabajadores.

El manifiesto puede consultarse en el número del tres de septiembre de 1894 en El Socialista.

Modificado por última vez el16 Octubre 2021
Eduardo Montagut

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider