Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Dolores Vázquez rompe su silencio: Una vida truncada por errores no reparados


Tras casi dos décadas sin hablar en los medios intentando llevar una vida normal, Dolores Vázquez, la falsa acusada del "Caso Wanninkhof”, ha roto su silencio en una serie documental para HBO Max que reúne los testimonios de varios implicados en un caso que fue el paradigma de los errores judiciales y de los “circos mediáticos” en torno a los sucesos.

“Dolores: La verdad sobre el caso Wanninkhof", que se estrena el próximo 26 de octubre en la plataforma, contiene el testimonio de Vázquez, quien no ha podido rehacer su vida desde el crimen de Rocío Wanninkhof y que nunca ha recibido disculpa oficial, ni indemnización, por los 519 días en prisión que pasó por un crimen que no cometió.

“Yo siempre he pedido un perdón por parte de la Guardia Civil, del Ministerio de Interior, por parte del fiscal, que admitan que se han equivocado conmigo. Y con ese perdón, una palabra tan sencilla y tan grande para mí, ¿Qué les cuesta decírmelo?”, apunta Vázquez en el documental, producido por Unicorn en España para HBO Max, que consta de seis episodios de 50 minutos.

Después de unos años malviviendo en Inglaterra, a donde huyó después de ser exculpada en busca de anonimato y para escapar de las calumnias y señalamientos (era uno de los rostros más populares de la época), regresó a España y sobrevive en Betanzos (Galicia) donde nació, con una pensión de 415,22 euros por haber cuidado de su madre durante años y una carga que todavía no ha podido soltar.

“Para Dolores se paró su vida el 9 de octubre del año 1999 cuando se muere Rocío y luego cuando un año después la detienen. Y se ha parado de verdad. Ha vivido como en un bucle. Cuando yo la llamo y me siento con ella veo que no ha cambiado nada”, cuenta a Efe la periodista Toñi Moreno, productora ejecutiva del documental, quien cubrió el suceso en sus primeros años de profesión para un canal local de Andalucía.

El caso se remonta a 1999, cuando la joven Rocío Wanninkhof de 19 años desapareció en Mijas (Málaga) y, tras varias semanas de búsqueda y con los medios de comunicación volcados en el caso, apareció su cadáver.

Sin sospechosos claros y ante una gran presión social, Dolores Vázquez, expareja de su madre, fue detenida sin pruebas claras y, después de un juicio plagado de irregularidades, un jurado popular la declaró culpable de un "crimen pasional". Pasó 519 días en la cárcel hasta que se ordenó la repetición del juicio.

Entre tanto, en 2003 apareció en Coín (Málaga) el cuerpo sin vida de otra adolescente, Sonia Carabantes. La policía encontró a su asesino, el británico Tony Alexander King, y al cotejar las muestras con el caso Wanninkhof se descubrió que era el mismo culpable y Vázquez quedó exculpada.

“Pienso que toda mi vida se la debo a Sonia Carabantes y no hay noche que no piense en ello”, apunta Vázquez en el documental que en el que ha participado porque necesita “que la gente sepa más del caso y que esto no vuelva a ocurrir”.

“Este documental se hace para que aprendan los que vienen nuevos. Ella, una cosa que me decía es que la gente que está estudiando derecho no conoce su caso. Ni la gente que estudia periodismo. Que no vuelva a pasar, esto es lo que pretendemos”, apunta Moreno sobre este documental, que “destapa las desvergüenzas de nuestro país”.

“Nadie hizo bien su trabajo, ni yo misma. Yo también la juzgué como periodista. Ni los periodistas, ni los jueces, ni los investigadores hicieron bien su trabajo”, apunta la comunicadora, haciendo alusión al “circo mediático” que se organizó en torno al caso, impulsado en gran parte por las frecuentes apariciones televisivas de la madre de Rocío, Alicia Hornos, quien hoy todavía sigue acusando a Vázquez de estar implicada.

Hornos también aparece en el documental, defendiendo su versión. “Alicia para mí fue otra víctima. A ella le contaron que esta mujer había matado a su hija. Y ella utilizó todos los instrumentos que pudo como madre porque se creyó la versión de la Guardia Civil. Yo creo que Alicia sabe perfectamente la verdad, que las dos se han querido mucho y que son víctimas de todo lo que pasó”, apunta Moreno.

En “Dolores: la verdad sobre el caso Wanninkhof" se hace además alusión a los vagos motivos que la llevaron a prisión, entre ellos su sexualidad, en una época en la que la homosexualidad estaba fuera de toda normalidad.

“A esta señora se la detuvo porque tuvo muy mala suerte, hubo un cúmulo de errores, como el proceso de Kafka, que encajaban todos, por lesbiana, porque era dura en su gesto? Pero ya está. No había ni una sola prueba. Nadie logró ponerla en el lugar de los hechos”, señala Moreno.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider